Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demagogia con los ‘Jordis’

Al nacionalismo catalán le encanta el victimismo, pero lo de los pacíficos Jordis supera lo visto hasta ahora. Jalear a la gente encima de coches destrozados de la Guardia Civil no parece una actitud muy pacifista. Si yo me pongo a saltar encima de un coche de la policía, rompo los vidrios, lo pinto, lo abollo y echo basura dentro, dudo mucho que en ningún país del mundo pueda alegar que me detienen por mis ideas políticas. Si los Jordis y todos aquellos que se reunieron con ellos hubieran expresado sus opiniones de forma pacífica, sin retener por la fuerza a funcionarios durante horas en un edificio ni destruir coches de policía, ahora estarían en libertad. Organizaciones tan poco sospechosas como Amnistía Internacional ya han dejado claro que no son en absoluto “presos políticos”. Es lamentable cómo el nacionalismo catalán se dedica a retorcer la realidad, tocar la fibra sensible y manipular los sentimientos de la gente con demagogia infantiloide, haciendo creer que en este país se persigue a la gente por sus ideas cuando se les persigue por sus actos, en este caso violentos.— María Palacios. Lérida.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.