Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niezhmetdínov, genio desconocido (I)

Muy pocos ajedrecistas en la historia han creado tantas obras de arte como este tártaro tan poco famoso

BLANCAS: Ta1, Ac1, Dd1, Tf1, Rg1, Ae2, Cd3, Cf3; peones en a2, b3, c2, f2, g2 y h2.

NEGRAS: Td8, Te8, Rg8, Dc7, Aa6, Ad6, Cf6, Ca5; peones en a7, c6, f7, g7 y h6.

Hay varios jugadores geniales, muy venerados por los aficionados, que nunca fueron campeones del mundo, aunque muchos consideran que debieron serlo; Rubinstein, Keres, Bronstein y Korchnói son los casos más claros. Pero hay otros apenas conocidos por los amantes del ajedrez, a pesar de que su genialidad es evidente para quien analice sus partidas. Rashid Niezhmetdínov (1912-1974) es probablemente el ejemplo más llamativo, y por eso merece una serie de varias semanas en esta colección.

La partida de este primer vídeo sobre el portentoso tártaro, frente a Belov en el Campeonato de Rusia (Omsk, 1961), deja muy claro que la mente de Niezhmetdínov era un volcán de creatividad en permanente erupción. La riqueza y profundidad de sus recursos lo convierten, sin duda, en uno de los tácticos más brillantes de la historia.