Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump y la interferencia rusa

El deterioro de la enseñanza cívica y el cierre de diarios locales favorece la injerencia de Rusia

Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Donald Trump, presidente de Estados Unidos EFE

 Cuando en Estados Unidos se cumple un año de la elección del presidente Donald Trump, muchos todavía se preguntan cómo obtuvo la victoria, y el papel de Rusia en ello adquiere cada vez más relevancia. Cada revelación nueva que surge de la investigación de la interferencia rusa en la campaña de 2016 arroja más luz sobre la vulnerabilidad del proceso democrático estadounidense.

La semana pasada, el Congreso anunció una legislación para obligar a Facebook, Google y otros gigantes de las redes sociales a revelar la identidad de quienes les compren publicidad, cerrando un vacío legal explotado por Rusia durante la elección. Los agentes de inteligencia del presidente ruso Vladimir Putin eligieron muy bien cómo montar el ciberataque. Por Facebook pasa casi el 80% del tráfico móvil de las redes sociales, y Google equivale a cerca del 90% de toda la publicidad relacionada con búsquedas en Internet. Inundando ambas plataformas con mensajes automatizados procedentes de millares de cuentas de usuario falsas, Rusia logró atizar el descontento económico, racial y político.

Además, les salió barato. Según un análisis, con relativamente pocas compras de anuncios en Facebook, los agentes rusos obtuvieron acceso a una mina de oro en datos para publicidad virtual (por ejemplo, el software de segmentación de usuarios de Facebook), lo que permitió que las noticias falsas emitidas por Rusia se “compartieran” cientos de millones de veces. Se calcula que en cierto punto de este asalto clandestino, unos 400.000 bots (aplicaciones de software que ejecutan guiones automatizados) llegaron a enviar millones de mensajes políticos ficticios, que a su vez generaron un 20% de todo el tráfico en Twitter durante el último mes de la campaña.

El manual de gestión de un fondo de inversión que posee tres diarios y 42 semanarios no se anda con pelos en la lengua: “Nuestro cliente es el publicista”. Los lectores son "clientes de nuestro cliente"

Los titanes de las redes sociales quieren reemplazar a los medios tradicionales como plataformas informativas del mundo, pero no parecen interesarles los valores, los procesos y los objetivos fundamentales del periodismo. A esta irresponsabilidad apuntan los promotores del reciente proyecto de ley sobre transparencia publicitaria.

Pero el ataque de Rusia con noticias falsas a los votantes estadounidenses hubiera fracasado si no fuera por el segundo problema: un electorado mal preparado y susceptible de manipulación. El debilitamiento de la educación cívica en las escuelas y el cierre de periódicos locales (con la consiguiente menor comprensión pública de los temas y del proceso político) conspiran para crear un terreno fértil para la siembra de desinformación.

En 2005, el 50% de los estadounidenses que respondieron una encuesta de la Asociación de Abogados Estadounidenses no pudieron identificar correctamente los tres poderes en que se divide el gobierno del país. En 2015 el Centro Annenberg de Políticas Públicas hizo la misma pregunta y la proporción había llegado a dos de cada tres; un asombroso 32% fue incapaz de nombrar siquiera uno de los poderes.

Conforme las grandes empresas de Internet van quitando ingresos publicitarios a los medios tradicionales, las redes sociales se han vuelto la principal fuente de noticias de mucha gente. Las organizaciones periodísticas tradicionales, especialmente los periódicos locales, van desapareciendo, y se reduce el acceso de los votantes a información esencial para tomar decisiones políticas informadas.

En cuanto a la responsabilidad cívica de los medios, eso también parece haberse deteriorado. El manual de gestión de un fondo de inversión que posee tres diarios y 42 semanarios no se anda con pelos en la lengua: “Nuestro cliente es el publicista”, dice el documento. “Los lectores son los clientes de nuestros clientes”, así que “trabajamos con una redacción reducida”.

La intervención rusa en la elección presidencial estadounidense de 2016 fue un hecho histórico, pero también sintomático de retos más grandes a los que se enfrentan los estadounidenses. Una población que no entiende plenamente su propia democracia debe ser motivo de preocupación no sólo para los profesores de educación cívica, sino también para los expertos en seguridad nacional. Pero no hacía falta que viniera Putin a recordárnoslo. Ya lo advirtió Thomas Jefferson: “Una nación que espera ser ignorante y libre a la vez espera lo que nunca ha sido ni será”.

Kent Harrington fue analista superior y director de asuntos públicos de la CIA, director nacional de inteligencia para Extremo Oriente y jefe de destacamento en Asia de la CIA.

Traducción de Esteban Flamini.

© Project Syndicate, 2017.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.