Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El papel

El juego en la calle. El sonido de la voz. Compartir miradas y atisbar gestos. El roce de la piel. El tacto del papel... El ruido de las hojas al pasar, releer el titular y revisar una y otra vez las fotografías mientras interpretas el artículo. Antigua, rancia, vetusta... como quieran llamarlo, pero cuando compro un libro, lo primero que hago es acercarlo a mi nariz y deslizar las hojas rápidamente entre los dedos. Anhelo su olor. Seguiré dando paseos, el teléfono fijo, el móvil para uso básico y el ordenador como ventana al mundo. Seguiré leyendo libros de papel y disfrutaré de las enormes páginas del periódico mientras pueda.— Pilar Benito López. Fuenlabrada (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.