Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así jugó al despiste Anna Kournikova con su embarazo

La extenista y Enrique Iglesias se convirtieron en padres de mellizos el sábado, una noticia que la pareja mantuvo en completo secreto y que omitió incluso en sus fotos en la Red

Anna Kournikova, en un concierto en San Antonio, Texas.
Anna Kournikova, en un concierto en San Antonio, Texas.

Enrique Iglesias y Anna Kournikova han llevado su reciente paternidad en completo secreto. La pareja, que durante sus 16 años de relación siempre ha intentado mantener su historia fuera del foco, logró que no se filtrara ni un solo detalle del embarazo de la extenista rusa. Los mellizos Nicholas y Lucy nacieron, según confirmó TMZ, el pasado sábado en Miami (Florida) y aunque la pareja aún no ha hecho un comunicado oficial algunos de sus amigos más cercanos han hablado con People. Todos coinciden en que el cantante, de 42 años, y la deportista, de 36, quisieron mantenerlo en completo secreto. “Básicamente solo lo sabía la familia y los amigos más cercanos. Mantuvieron la noticia para ellos nada más”, asegura a la revista una fuente cercana que no ha querido desvelar su identidad.

Y basta bucear un poco en la cuenta de Instagram de Kournikova para ver cómo ha jugado al despiste con su embarazo en las últimas publicaciones en la red social.

La última vez que publicó una imagen de ella de cuerpo completo fue el pasado agosto, cuando ahora se sabe que estaba en el quinto o sexto mes de su embarazo. En el vídeo, se le ve con una camiseta bastante holgada practicando deporte. Y desde esa publicación, la mayoría de sus publicaciones son selfies o primeros planos de su rostro.

La ausencia de fotografías de cuerpo completo no llamó la atención a sus 532.000 seguidores, pues la extenista no suele ser muy asidua a las redes y al contrario a otras famosas tampoco comparte muchos momentos íntimos personales ni de su vida junto al cantante. Los padres primerizos son una de las parejas más estables de la industria. Iglesias y Kournikova se conocieron en 2001 durante la grabación del vídeo de la canción Escape y desde el inicio de la relación han sido centro de rumores y especulaciones sobre su inminente boda o ruptura, según el momento. Ellos, desde el principio, han sido muy recelosos de su vida privada.

Ya en el pasado ambos habían declarado que estaban interesados en ser padres, pero consecuentes con su decisión de mantener la relación en privado, evitaron dar declaraciones concretas sobre ese tema o cualquier otro plan personal.

TMZ, el portal conocido por tener informantes pagados en instituciones como hospitales, juzgados y aeropuertos, destacó en su exclusiva que el embarazo de la antigua estrella del tenis fue “superprivado”.

Pero Kournikova no solo jugó al despiste en sus redes sociales donde o posaba con ropa holgada o simplemente no mostraba su torso, sino que desde finales del año pasado no ha acudido a ningún evento público, lo que sin duda ha ayudado a que haya podido llevar su embarazo en secreto.

El sábado, mismo día en que nacieron los mellizos, Kournikova publicaba una serie de fotos en las que se la ve a bordo de una embarcación en Miami, aunque en ninguna de ellas quedaba reflejado si estaba embarazada.