Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sale a la luz el testamento de la actriz Audrey Hepburn

La batalla legal que mantienen sus hijos con la Fundación para la Infancia Audrey Hepburn desvela los detalles del legado de la protagonista de ‘Desayuno con diamantes’

Audrey Hepburn en una imagen de 1957 Ampliar foto
Audrey Hepburn en una imagen de 1957 Cordon Press

Audrey Hepburn, la actriz británica nacida en Bélgica, protagonista de títulos inolvidables del cine como Sabrina, Vacaciones en Roma, Historia de una monja, My Fair Lady o Sola en la oscuridad, dejó su legado perfectamente atado y su última voluntad ha permanecido en la intimidad de su familia desde su fallecimiento en 1993. Pero 24 años después de su muerte, el mayor de sus hijos, Sean Hepburn Ferrer, ha demandado a la Fundación para la Infancia Audrey Hepburn por utilizar sin su permiso el nombre de su madre, situación que no respeta los derechos que tienen sobre el mismo, él y su hermano Luca Dotti.

Para apoyar los motivos de su demanda, Hepburn Ferrer ha tenido que aportar el testamento de la conocida actriz, documentos que ha desvelado el periódico británico Daily Mail. Según dicho documento, en efecto la actriz cede a sus dos hijos los derechos sobre su nombre, los derechos y royalties de todas sus películas y varias joyas de Bulgari y Tiffany's.

Pero lo más curioso es que la mayoría de las joyas que poseía la actriz terminaron en manos de sus amigos más cercanos y que confió a Hubert de Givenchy, el célebre modisto francés del que fue musa y se convirtió en una de sus personas de confianza, el papel de albacea de sus últimas voluntades.

Audrey Hepburn en una gala de los Oscar de la década de 1980.
Audrey Hepburn en una gala de los Oscar de la década de 1980. GTresOnline

Audrey Hepburn dejó, por ejemplo, un collar de esmeraldas, un broche de zafiros y unos pendientes de Bulgari al también actor Yul Brynner y a su mujer. Y un broche de platino y diamantes con formas florales a la hija del matrimonio. La lista de piezas que recibieron algunos de sus amigos, de nombres menos conocidos, es larga: un anillo con solitario de perla, un broche antiguo de diamantes en forma de W, un broche de platino con dos brillantes y perla, un collar de perlas y zafiros… Y así algunos más, incluidas piezas que quedaron en manos de sus hijos y sobre las que detalla si fueron regalo de sus respectivos padres y el motivo por el que las recibió.

A Hubert de Givenchy, a quien nombró albacea, le dejó dos piezas de arte religioso rusas valoradas en unos 20.000 francos suizos, y a otros amigos la cantidad de 25.000 francos suizos a cada uno. Su pareja de entonces, el actor alemán Robert Wolders, solo recibió en herencia dos candelabros de plata valorados en 500 francos suizos.

La fundación dedicada a la infancia contra la que pleitea el hijo mayor de la actriz fue creada por ellos el mismo año en el que falleció su madre, y a través de la ONG también explotaban los derechos de imagen de la actriz. Luca Dotti delegó en su hermano el poder de decidir y Hepburn Ferrer se apartó de la misma en 2012. A partir de ese momento, la organización se ha visto implicada en diversos problemas legales y este ha sido el motivo por el que Ferrer se ha sentido “desilusionado” hasta el punto de no querer que el nombre de Audrey Hepburn siga vinculado a ella.

El pasado 27 de septiembre los dos hijos de la actriz subastaron en Christie’s de Londres unos 500 lotes de objetos que pertenecieron a la colección más personal de su madre. Objetos que según manifestaron entonces se encontraban en el desván de su casa de Suiza. “Mi madre no era una coleccionista”, dijo entonces Luca Dotti, pero conservaba algunos objetos por motivos sentimentales”. Entre ellos se encontraba la vieja maleta con la que viajó a Londres en 1948 para probar suerte como actriz; así como varios guiones originales de trabajo con anotaciones a mano, entre ellos el del mítico filme Desayuno con diamantes (1961), que incluye escenas suprimidas en la película, o Charada (1963).