Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta polémico

A Miquel Iceta no le deben salir las cuentas ni imaginándose junto al grupo independentista ni pactando con PP y Ciudadanos. Por eso, en ocasiones hasta sin la connivencia de Ferraz, trata de hacer guiños a uno y otro lado hasta conocer el resultado que depare el 21-D. Y por eso también un día propone una reestructuración de las respectivas haciendas, y al siguiente el indulto de Junqueras, Forn y losJordis. En realidad, nada tiene de malo que el líder del PSC en sus ratos libres imagine y abogue por una Cataluña mejor, sumando y restando votos de uno y otro lado hasta encontrar la fórmula magistral. Pero los votantes se merecen otra cosa. Si hay algo que reduce el crédito político es mostrarse públicamente no como una opción capaz de aunar esfuerzos para que quepan en su proyecto los máximos posibles, sino arrimarse al ascua que más calienta con simples fines personales o partidistas. Y si hay algo que convierte a un partido político en formación bisagra para el resto y en marioneta para los votantes es subestimar sus propias opciones de ganar las elecciones en la campaña electoral, que es lo único que está consiguiendo Iceta con sus díscolas propuestas.— Luis Alberto Rodríguez. (León).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.