Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 96 años Miguel I, el destronado rey de Rumanía

El exmonarca, primo de la reina Sofía, ha fallecido en su residencia privada de Suiza, donde se retiró hace un año cuando le diagnosticaron leucemia crónica

El antiguo rey Miguel I de Rumanía en 2013 en Bucarest.
El antiguo rey Miguel I de Rumanía en 2013 en Bucarest. EFE

El destronado rey Miguel I de Rumanía ha muerto este martes en Aubonne (Suiza) a los 96 años, un año después de que se le diagnosticara leucemia crónica y un carcinoma espinocelular con metástasis y anunciara su retirada de la vida pública, según ha comunicado la casa real rumana. Con el fallecimiento del exmonarca desaparece uno de los últimos jefes de Estado que protagonizó la II Guerra Mundial. Hijo del rey Carlos II y de Elena de Grecia, reinó entre 1927 y 1930 bajo regencia y, luego, entre 1940 y 1947. Miguel I era primo de Sofía, reina emérita de España, y mantuvo siempre muy buenas relaciones con la familia real española.

"Su Majestad el rey Miguel I ha muerto hoy, 5 de diciembre de 2017, a las 13 horas, en su residencia privada en Suiza", dice el comunicado oficial. La capilla ardiente del monarca se instalará en el salón de honor del castillo de Valea Pele, en Sinaia (Rumanía), y después se trasladará, durante dos días, al salón del trono en el palacio real de la Avenida de la Victoria, en Bucarest. La misa tendrá lugar en la Catedral Patriarcal de Bucarest, mientras que el entierro será en la nueva Catedral Ortodoxa de Curtea de Arges, a unos 155 kilómetros de la capital rumana. Los detalles del servicio funerario no se darán a conocer hasta este miércoles, día en el que también se abrirá al público un libro de condolencias, tanto físico —estará en el castillo de Valea Pele— como online, que estará accesible durante 40 días.

"Hasta los últimos instantes de su vida su alteza real ha estado acompañado por la princesa Margarita", añadía la nota oficial. Según ha informado la agencia de noticias local Agerpres, su hija y el esposo de esta, el príncipe Radu, llegaron a Suiza hace un mes ante el deterioro de la salud del monarca. La casa real confirmó el 8 de noviembre que el estado del rey era "grave".

Miguel I se vio obligado a abdicar en 1947 por la llegada al poder de los comunistas tras la II Guerra Mundial y vivió en el exilio con su esposa Ana de Borbón Parma, con la que tuvo cinco hijas, hasta 1997, cuando fue autorizado a volver a su país. Miguel de Rumanía se casó con Ana de Borbón-Parma y Dinamarca, una joven que no dudó en enfrentarse a los nazis y enrolarse como enfermera en las Fuerzas Francesas Libres. La pareja se conoció en la boda de la Isabel II con Felipe de Edimburgo, celebrada en Londres.

El rey Miguel y la reina Ana, junto a la reina Sofia, durante las celebraciones de su 60 aniversario en Bucarest en 2008. ampliar foto
El rey Miguel y la reina Ana, junto a la reina Sofia, durante las celebraciones de su 60 aniversario en Bucarest en 2008.

Tras regresar a Rumanía, Miguel I recuperó parte de su patrimonio, como los palacios de Peles, Elisabeta y Savarsin (al oeste del país), y el Senado rumano le otorgó en 2001 derechos como exjefe del Estado. El exmonarca designó en 2007 a su hija primogénita, la princesa Margarita, que tiene ahora 68 años, como sucesora al trono. Una designación de peso teniendo en cuenta que según varios sondeos, alrededor del 30% de los rumanos son partidarios de restaurar la monarquía en el país balcánico. Pero entre las últimas medidas que aprobó Miguel de Rumanía estuvo la de un nuevo estatuto por el que ningún descendiente ilegítimo pudiera reclamar derechos.

Tras la noticia del fallecimiento del destronado monarca, el presidente rumano, Klaus Iohannis, y el primer ministro, Mihai Tudose, han destacado su papel en la historia de Europa. "Fue una de las personalidades más importantes de Rumanía y escribió con grandes letras la historia de Rumanía", declaró Iohannis, que añadió que el Estado organizará todas las ceremonias procedentes y que se declararán días de luto nacional. "El pueblo rumano se despide con dolor del rey Miguel, un modelo de moralidad y dignidad para los rumanos, una personalidad que ha marcado fuertemente la historia de Rumanía", dijo por su parte Tudose.

La familia real española y la rumana siempre mantuvieron una excelente relación. Miguel de Rumanía pudo volver a su tierra natal hace unos cuantos años, cuando su país le devolvió la ciudadanía y sus antiguas posesiones reales. Su popularidad creció durante los últimos tiempos, y eso pese a que su nombre apareció en 2016 en la lista de personas que más dinero debían a la Hacienda rumana. En los últimos años ha sido habitual que doña Sofía visitara a su primo.