Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Verne

¿Por qué decimos que el ciclo dura 28 días si casi nunca es así?

"Todo lo que esté entre tres y cinco semanas lo consideramos normal", nos dice un experto

¿Por qué decimos que el ciclo dura 28 días si casi nunca es así?

Lo estudiaste en el libro de biología del cole, te lo dijeron en las clases de educación sexual, lo has leído en revistas y artículos de internet: el ciclo menstrual de la mujer dura 28 días, siendo el día 1 en el que comienza el sangrado y el día 28 el anterior a que empiece el siguiente sangrado. Pero, ¿eres tú así de exacta? ¿Lo son tus amigas, hermanas, madre?

Un estudio de 2004, publicado en la revista científica Contraception, que analizó durante 30 semanas los patrones de regularidad menstrual de 130 mujeres, de entre 18 y 40 años, estableció que solo entre un 10% y un 15% de ellas tenía un ciclo de 28 días exactos. Sin embargo, en la mayoría de casos -un 46%-, los ciclos menstruales no tenían una periodicidad regular y variaban hasta siete días entre un periodo y otro.

Que la duración del ciclo menstrual coincida muchas veces con la duración de los ciclos lunares no es más que una coincidencia, hasta donde sabemos. "No parece que influya en los ciclos menstruales, cuya duración se parece a un ciclo lunar, pero no coincide y nunca se ha podido demostrar un nexo en la ­evolución", escribía hace poco J. M. Mulet en un artículo de El País Semanal.

Si la norma se ha establecido en 28 días es porque se trata de la pauta que más se repite. El ginecólogo Modesto Rey, portavoz de la Sociedad Española de Contracepción y miembro de su junta directiva, afirma que la normalidad no debe identificarse con los 28 días: "Todo lo que esté entre tres y cinco semanas lo consideramos como frecuencia normal".

"No somos robots, estamos sometidos a múltiples variables que pueden afectar al ciclo sexual", añade Rey. Por ello, para que un cambio se considere "clínicamente relevante", tiene que salirse del plazo de entre tres y cinco semanas y producirse con cierta reiteración. "Que una regla se salga de esa frecuencia no lo consideramos motivo de preocupación si el resto de reglas son normales", añade.

Lo irregular

¿Y qué se entiende por irregular? En cuestión de reglas, según el ginecólogo, la irregularidad se traduce en que nuestros ciclos tengan alteraciones excesivamente pronunciadas entre los diferentes periodos. "Es menos preocupante alejarse de los 28 días, siempre y cuando los ciclos sean más o menos similares".

Hay condicionantes externos que actúan a nivel del sistema nervioso central y que tienen influencia en los periodos. "Mujeres con anorexia, bulimia, que hacen deporte de alta intensidad, o con un estrés muy intenso, como el que producen las guerras, son las que más sufren estos factores". Como explica Rey, en estas situaciones se produce un bloqueo del ciclo hormonal sexual, que se regula desde el cerebro –en el hipotálamo–, la glándula hipófisis –encargada de las hormonas– y de ahí al ovario. "El organismo entiende que son situaciones de alto riesgo para la mujer y prescinde de aquellas cuestiones que, biológicamente, no son esenciales, y en ese momento la reproducción no lo es. En la mayoría de estos casos se van a producir ciclos muy largos y reglas cada 60, 90 o 120 días", añade.

Pero luego también hay causas internas que pueden alterar los ciclos menstruales. Ya hemos hablado de ellos en el artículo "Lo que un cambio de regla puede decir de una enfermedad", donde mencionábamos trastornos como los miomas, los ovarios poliquísiticos y la endometriosis, entre otros.

También existen recursos para que las mujeres controlemos la duración de nuestros ciclos. El uso de los anticonceptivos hormonales, como la píldora y el anillo vaginal, nos lo permite. Más precisamente, estos métodos permiten anular la ovulación y que tengamos una regla ficticia (al no haber ovulación, no hay menstruación).

Estos métodos permiten suprimir la regla sin que perjudique a la salud. "Los datos médicos señalan, rotundamente, que no va a afectar a la salud que la mujer no tenga la regla", afirma Rey. El experto indica que, actualmente, hay preparados específicos para mujeres que quieran tener menos reglas al año y así ajustar sus pautas de sangrado a sus necesidades.

Llevar un registro de la regla

Dado que el ciclo no siempre dura lo mismo, muchos ginecólogos recomiendan anotar los días que baja la regla en un calendario. Para ello, el mercado de las apps ofrece muchas opciones, gratuitas y de pago, que permiten llevar un registro detallado del ciclo, de los síntomas y del flujo. Así hace Andrea Pérez, de 28 años, que, aunque asegura que suele ser muy regular, su ginecóloga le aconsejó usar una de esas aplicaciones.

"Dejé de tomar la píldora y varios meses se me retrasó mucho, dos semanas o casi tres, y me dijo que me convenía llevar un recuento del ciclo", explica. "La que uso es bastante precisa, solo se confunde, a veces, por un día. Me sirve sobre todo para prevenir, por ejemplo para no pedir cita con el ginecólogo cuando voy a estar con la regla", concluye.

Hay un sinfín de aplicaciones y, por lo general, todas funcionan de forma muy similar, aunque algunas son más completas que otras y consiguen ser más precisas. Éstas están entre las mejor valoradas están por las usuarias en la Play Store, la tienda de aplicaciones de Google:

- Clue: tiene una valoración de 4,7/5. De estilo sencillo, con colores básicos y un diseño pulcro, a primera vista es de las pocas que no incluyen flores, color rosa o dibujitos en su aspecto visual. Desde su página web aseguran que cuanto más lo usas, más aprende, y es que tan solo hace falta introducir algunos datos para empezar a usarla. Según se anoten las fechas de la regla, esta aplicación va prediciendo las siguientes con bastante exactitud. Además, también permite llevar un registro de síntomas y te manda recordatorios de tu próximo periodo, días fértiles o retrasos, del síndrome premenstrual o de anticonceptivos. Se puede descargar gratis en Android e iOS.

- Flo: con una nota de 4,8/5, esta aplicación también te envía recordatorios de tu próxima regla o días de ovulación, permite llevar un historial de tus ciclos pero, además, también posibilita el anotar otros aspectos del estilo de vida como horas de sueño, consumo de agua o ejercicio físico. Para las que estén buscando un embarazo, tiene la opción de seguir la temperatura basal, anotar los resultados de los test de embarazo y conocer los días más fértiles del ciclo.

- Period Tracker: valorada con un 4,5/5 y cargada de color rosa y dibujos de flores, tiene unas opciones similares a las de las anteriores. Lleva una cuenta atrás de los días que faltan para que te llegue la regla o los días que lleva de retraso, contempla multitud de síntomas -durante la menstruación y fuera de ella-, cantidad de flujo, calambres o estados de ánimo. Tiene una opción para anotar los días que se han mantenido relaciones sexuales y avisa de los días fértiles y del día de ovulación. Además, permite proteger el acceso a la app con una contraseña.

Más información