Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Pistola: "El verdadero punk de Latinoamérica es el reggaetón"

La artista colombiana residente en México es DJ, diseñadora de moda y una de las mayores capos del reggaetón underground

rosa pistola reggaeton

Con el reggaetón ya instalado en los clubs underground de medio mundo y los ritmos latinos copando las listas de éxitos de cualquier emisora radiofónica, no se puede no saber quién es Rosa Pistola. Colombiana de nacimiento y residente en México, DJ y diseñadora (tiene su propia tienda de ropa: R†P by Rosa Pistola, que también funciona como sello/plataforma musical), Laura Puentes -su nombre de nacimiento- es actualmente una de las mayores capos del reggaetón underground en Latinoamérica.

De esencia punk, subversiva y guerrera por naturaleza; a ella no le pillaron por sorpresa las críticas de los más puristas de la música electrónica el pasado 8 de octubre, cuando protagonizaba –junto a otros artistas como Dj Playero o Riobamba- la primera Boiler Room dedicada íntegramente al perreo intenso (Tra Intergaláctico): “Yo ya sabía que iba a recibir todo ese odio, ya estaba preparada. Todos los días lo recibo (…) si entras en mi Facebook y miras mis vídeos todo es gente reventándome la madre diciéndome que me debería morir, que me debería matar… Me llegan mensajes amenazándome cada día. Me llegan mensajes diciéndome que soy una puta... Así que yo ya estoy acostumbrada, me vale verga”. 

Aunque su territorio se ubica en el circuito no comercial y en los caminos más futuristas del reggaetón, la artista tiene una visión positiva de la llegada del sonido al mainstream y su influencia en el pop: “El hecho de que ahora los europeos estén apropiándose de esto, hace que los artistas que ya estábamos hace mucho tiempo nos podamos dar a conocer”. Pero por mucho que el sonido se acerque al pop o se dulcifique, el reggaetón más underground seguirá suponiendo un peligro para el sistema. “En el reggaetón estamos expresando todas esas cosas de las que nadie quiere hablar. Se está hablando de cosas políticas, sociales, de violencia, de sexo, de lo transgresor... (…) El reggaetón tradicional ni siquiera puede sonar en la radio por el tipo de lírica. Claro que es subversivo”.

Hablamos con ella vía Skype antes de que comience su gira por Europa, que la traerá hasta la fiesta Trill de Razzmatazz (en Barcelona) el próximo 4 de noviembre.

Ahora mismo estás de gira por Argentina con Kaydy Cain. Antes de entrar a hablar de tu proyecto y aprovechando también que hace poco estuvieron por allí Ms Nina y Bad Gyal y que además que has hosteado algunos trabajos como la mixtape “Perreo de la Muerte” de Yung Beef, ¿cómo ves esta a escena española?

Lo veo como una gran oportunidad. Obviamente en los países de Latinoamérica siempre ha existido esa escena, pero no se había comercializado como algo que se volviera tan, digamos, mainstream. Y yo creo que el hecho de que ahora los europeos estén apropiándose de esto hace que los artistas que ya estábamos hace mucho tiempo también nos podamos dar a conocer. Obviamente hay mucho malinchismo y la gente prefiere escuchar -o le cree más- a la gente blanca. A mí no me importa ni me afecta porque me abre las puertas a otros lugares del mundo donde jamás hubiese imaginado que podría llegar con el reggaetón.

Rosa Pistola: "El verdadero punk de Latinoamérica es el reggaetón"

Acabas de sacar uno de los conceptos que más debate generan últimamente [apropiacionismo] y desde una visión positiva. Pero es verdad que a veces los debates son bastante ridículos, estoy acordándome de aquel texto publicado por Noisey UK sobre el apropiacionismo en la música de Bad Gyal que parecía estar escrito hace décadas desde un pueblecito sin internet.

Sí, acá también nos llegó ese artículo y la verdad es que no sé por qué cargaron con ella cuando todos los artistas de todo el planeta se apropian de otros ritmos. Tenemos a Justin Bieber cantando reggaetón. Pero aparte de esto, es que a mí me parece genial, hace que todo sea más global. Obviamente esto es gracias al Internet. Los jóvenes hemos aprendido a desarrollarnos más en las redes que en la vida física, y desde Internet te llega información e inspiración de todas partes del mundo. Yo creo que como humanos está bien que seamos receptivos y nos demos la oportunidad de conocer nuevas culturas, hablar nuevas lenguas, relacionarnos con personas de otros colores...

"Somos una sociedad machista y las cosas que se dicen en el reggaetón pueden sonar así. Pero es ridículo que se le eche la culpa a la música, la culpa es de las personas que educan a sus hijos de determinada manera"

Centrándonos ya en tu proyecto. Cuéntanos cómo y cuándo nace Rosa Pistola. Cuándo empiezas a pinchar y cuándo creas la tienda de ropa.

Cuando llegué a México no tenía ni la menor idea de qué hacer con mi vida, entonces experimentaba con las pocas cosas que sabía hacer. Yo no estudié nada, me salí de la escuela a los 15 años, así que no soy una persona con muchas posibilidades pero siempre he sido una amante de la música. La música ha sido lo que me ha motivado a todo. Gracias a que escuchaba mucha música de chiquita seguía mucho las tendencias visuales de la misma, entonces me empecé a inspirar y a hacerme mi propia ropa, y ahí me di cuenta de que podía también hacer ropa para los demás.

El proyecto Rosa Pistola comenzó hace ocho años. Inicialmente era lencería para mujer pero después evolucionó a ser más street y ahora podríamos decir que es sobre todo ropa unisex porque no me gusta catalogar, creo que ya no existe tanto esa distinción. Así que me gusta hacer todo unisex, a veces se puede ver muy masculino o muy femenino. La verdad es que este proyecto me motiva muchísimo y es el que veo más a largo plazo en mi vida.

Y con la música, desde pequeña era muy adicta a escuchar música todo el tiempo. Cuando llegué a México creé un sello con mis amigos que se llamaba Petit Pistolette pero era de puro witch house y noise. Y ahí empecé a tener mis primeras bandas; tuve dos bandas de punk: una se llamaba Mangina y otra se llamaba Raters. Después tuve una de noise que se llamaba Boyband y después empecé a mezclar. Y bueno, entre mis músicas favoritas están la salsa, el merengue y el reggaetón. Obviamente en México nadie escucha salsa y merengue, todo empieza por el reggaetón, a la gente le gusta mucho.

O sea, que es todo autoaprendizaje, tanto en ropa como en música.

Sí, la verdad es que todo ha sido también gracias a mis amigos. La persona que me enseñó a mezclar fue Lauro [Lao, miembro del colectivo N.A.A.F.I]; quienes me enseñaron a coser igual, fueron otros de mis mejores amigos.

Tu tienda R†P by Rosa Pistola también funciona como sello discográfico. Crees que el futuro de la industria musical -a la hora de monetizar sobre todo- pasa por este tipo de fusiones o de modelos de negocio?

Yo creo que este siempre ha sido el camino de la música. Los diseñadores siempre se han inspirado en los artistas musicales y viceversa, creo que se retroalimentan el uno al otro. Se necesitan.

Antes hablabas de tu pasado punk en la etapa previa a pinchar reggaetón. ¿No crees que punk y reggaetón tienen algo en común?

En Latinoamérica adoptamos el punk porque era lo que había, pero el verdadero punk de Latinoamérica es el reggaetón. ¿Por qué? Pues porque en el reggaetón estamos expresando todas esas cosas de las que nadie quiere hablar. Se está hablando de cosas políticas, sociales, de violencia, de sexo, de lo transgresor... Y además aquí es igualmente mal visto. Para mí es lo mismo, sólo que el punk es de los europeos y el reggaetón de los latinoamericanos.

Diríamos entonces que el reggaetón es algo subversivo…

Por supuesto. Muy subversivo. Afortunadamente ya tenemos artistas de reggaetón-pop que pueden sonar en la radio pero el reggaetón tradicional ni siquiera puede sonar en la radio por el tipo de lírica. Entonces, claro que es subversivo. Para mí también está bien el reggaetón-pop, porque ese tipo de artistas le dan la oportunidad de abrirse al reggaetón y de ir a otros lugares. Pero obviamente los artistas tradicionales de reggaetón no suenan en la radio por el tipo de lírica y de mensaje que se está dando.

¿Cómo ha sido la evolución del reggaetón allí?. Porque aquí ha llegado hace poco a las fiestas digamos más trendy, pero hace un par de años estaba muy mal visto fuera del entorno más estrictamente underground.

Depende del país. Si te hablo específicamente de Colombia el reggaetón ha estado presente en todas las escenas; desde mi abuela, mi mamá, mis primos... Solo que hay diferentes tipos de reggaetón. Da igual si eres una persona de barrio, de ciudad, si estudias, si eres una persona de dinero... todo el mundo escucha reggaetón por igual.

Aquí en México sí es diferente, aquí es una música que siempre ha ido vinculada a la gente con menos recursos. En los últimos tres o cinco años sí es verdad que empezó a crecer y ya estaba más asentado digamos entre la gente de ciudad, ya hay más lugares hipsters que lo ponen.

Aquí se sigue cargando contra el reggaetón porque “es machista”. Y luego tienes una artista como Ms Nina, que lo utiliza desde el más absoluto empoderamiento. Si lo está diciendo la propia artista que lo hace y la gente que la sigue, ¿por qué se sigue criminalizando el reggaetón? ¿No crees que es un poco absurdo echar culpas de problemas sociales a la música?

Yo creo que la música está mostrando lo que está pasando en nuestra sociedad. Obviamente vivimos en una sociedad machista, pues de eso es de lo que vamos a hablar. No creo que la culpa sea de la música, la culpa es de las personas. Es un medio de expresión y se está hablando de las cosas de las que nadie quiere hablar o nadie quiere escuchar. Somos una sociedad machista y las cosas que se dicen en el reggaetón pueden sonar machistas pero es ridículo que se le eche la culpa a la música, la culpa es de las personas que educan a sus hijos de determinada manera.

"La gente que escucha reggaetón es muy estricta. De hecho, las primeras veces que toqué en Estado de México me abuchearon un montón de veces"

Hace algunas semanas pinchaste en la sesión Tra Intergaláctico de Boiler Room. Hubo comentarios muy polarizados, muchos aplausos pero también unas críticas bastante fuertes como también era de esperar. ¿Cómo lo viviste tú?

Tengo una crew de amigos que se llaman Perreo Pesado y justamente nosotros estamos tratando de entrar en el circuito de DJs porque al ser DJs de reggaetón ni siquiera estamos considerados como DJs.

Obviamente fue una oportunidad muy chida el hecho de poder participar en el Boiler Room. Yo ya sabía que iba a recibir todo ese odio, ya estaba preparada. Todos los días lo recibo. No sé si estás familiarizada con la cultura mexicana pero si entras en mi Facebook y miras mis vídeos más vistos todo es gente reventándome la madre diciéndome que me debería morir, que me debería matar... Me llegan mensajes amenazándome cada día. Me llegan mensajes diciéndome que soy una puta... Así que yo ya estoy acostumbrada, me vale verga. Mientras me sigan pagando, me vale verga.

Vaya nivel. Es curioso que no suelen ser ataques bidireccionales, quiero decir, los fans acérrimos del techno o el house “puros” hablan mierda del reggaetón y faltan el respeto continuamente a sus seguidores, pero la gente que escucha reggaetón pasa totalmente de ellos, no les atacan.

Claro, porque lo padre de todo esto es que la gente que escucha reggaetón escucha toda la música. Yo no conozco a una sola persona que diga: "a mí sólo me gusta el reggaetón y odio a todas la demás música” (risas) eso no existe. A las personas que escuchan reggaetón seguramente les gusta también el rap, el merengue, la electrónica... En México se usan mucho los perreos que son mitad reggaetón, mitad música banda...

¿Qué sería exactamente música banda?

Es como rancheras pero más rápido. O sea, los corridos.

Estaba pensando ahora en tu apertura de la Boiler Room con el tema Descontrol de Nicky Jam, con esa letra diciendo "todas las mujeres en la pista que comiencen todas a bailar". ¿Para ti la música es algo político? Creo que tú o la crew NAAFI entre otros, tenéis cierto nivel de activismo. Lo que dijiste antes sobre la ropa unisex me sirve como ejemplo de alguna manera.

Al final yo no sé hacer nada que no sea expresar lo que siento y las cosas que vivo cada día. No sabría decirte si es política o no porque mi cerebro no lo ve así. Para mí soy yo tratando de gritarle al mundo aquí estoy, yo también existo, mis amigas también existen. Pero la verdad es que no soy muy de política.

Últimamente cada vez que voy a una sesión de reggaetón, dancehall… donde también se mezcla house, techno, trance... Pienso: ¿tendrán las sesiones de estilos electrónicos "puros" (llámese techno, house...) los días contados?

Ehm... No, no creo que nadie tenga los días contados. Afortunadamente somos un montón de personas. Vas a ver que el techno va a evolucionar, por ejemplo desde los ritmos, más hacia estilos dembow. Esto es algo que ya está pasando. Entonces no creo que vaya a morir sino a evolucionar. Como todo. Al final cada uno tenemos que crecer y nutrirnos de lo que pasa cada día. Cada día son cambios y hay que asumir esos cambios en todos los aspectos de la vida. El reggaetón también ha cambiado mucho desde sus inicios. Y gracias a esos cambios ahora todo el mundo lo puede escuchar.

¿Cómo es la relación entre la pista de baile y tus sesiones dependiendo de los países o las zonas?

Nunca he tocado en Europa pero para este tipo de eventos que son más internacionales creo que me puedo dar el lujo de poner la música que quiera. Porque al fin y al cabo la gente que me va a ver en esos ámbitos está abierta. Como no es gente que está relacionada 100% con el reggaetón, no son 100% estrictos con lo que voy a poner. Entonces me puedo poner unas rolitas de otras cosas y sigue siendo divertido. En cambio en el Distrito Federal es muy diferente, yo usualmente no toco tanto en el DF sino en el Estado de México que son como los suburbios. Y bueno, ahí es otra escena diferente. En el DF cuando toco casi siempre es para fiestas gays, lo cual también me da mucha libertad. Pero en el Estado de México no puedo poner ni de risa una rola de La Mafia del Amor o de Ms Nina porque me tiran una botella a la cabeza a los 3 segundos (risas).

¿En serio?

Claro, porque eso no es reggaetón para ellos. O sea que hay que tener en cuenta que también están los puristas del reggaetón y la gente que escucha reggaetón es muy estricta. De hecho las primeras veces que toqué ahí no sabes cómo me abuchearon y me bajaron un montón de veces.

¿Podrías imaginar o crear una pista de baile idílica [aunque sea en ficción] para un futuro no muy lejano?

Hmmmm…. Me gustaría que todo fuera bastante gay, y bastante caliente y bastante sudoroso. Ese es mi mood. Es lo que más me gustaría. Más apertura. Tampoco me gusta que la gente solo baila con su pareja y luego si bailas con alguien más es como que hay problemas. Me gusta que la gente baile para expresarse. Y no significa que porque bailamos te estoy chupando la verga. Nada más estoy bailando.

Vienes a pinchar a Trill el próximo 4 de noviembre. ¿Qué veremos allí?

Creo que voy a tratar de llevar lo más tradicional del reggaetón mexicano. Normalmente intento que mis sesiones sean muy old school y muy underground, así que me voy a ir totalmente por esa línea del under mexicano.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información