Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se busca a la mujer más rica del mundo

Tras la muerte de la heredera de L’Oreal, Liliane Bettencourt, su hija y la dueña de Walmart, Alice Walton, se disputan el título

Alice Walton, dueña de los almacenes Walmart, en 2013.
Alice Walton, dueña de los almacenes Walmart, en 2013.

A falta de realeza, Estados Unidos ha alumbrado en 200 años una verdadera aristocracia empresarial, apellidos como los Koch, los Rockefeller o los Mars forman legendarias estirpes del mundo de los negocios. Y si hubiese que nombrar a una reina madre de entre todos ellos, la corona sería para Alice Walton, heredera del gigante de la distribución Walmart, la mujer más rica de América, con una fortuna de 33.800 millones de dólares, según la última clasificación de Forbes, correspondiente 2017.

A nivel mundial, la muerte de la heredera de la multinacional de cosméticos L’Oreal, Liliane Bettencourt, la semana pasada a los 94 años, ha dejado libre el puesto de principal fortuna del planeta en manos de una mujer. Aunque la plataforma de datos financieros Bloomberg rápidamente pasó el testigo a su hija, Françoise Bettencourt-Meyers, una parisina nacida en 1953, el reparto de la herencia puede alterar su posición. El pastel consiste en un 33,05% de las acciones de este imperio empresarial, que están agrupadas en la firma financiera Thétys, según Le Monde. En 1992, según el rotativo francés, la matriarca había arreglado un reparto que dejaba dos tercios en manos de su hija y un tercio en propiedad de sus dos nietos.

La división de ese paquete de acciones dejaría el cetro en Alice Walton, que tiene 67 años y unos posibles de 37.900 millones de dólares, según el índice de millonarios de Bloomberg actualizado este martes, que la mantiene por debajo de Bettencourt-Meyers. En el ranking conjunto, formado por hombre y mujeres, la francesa ocupa el puesto número 15 y la estadounidense, la 17.

Françoise Bettencourt-Meyers, hija de la fallecida Liliane Bettencourt, en 2015.
Françoise Bettencourt-Meyers, hija de la fallecida Liliane Bettencourt, en 2015.

Alice Walton está precedida en esa clasificación por sus hermanos, Rob y Jim, que se sitúan en las plazas 16 y 17, respectivamente. Los Walton, hijos del fundador de Walmart, Sam Walton, controlan la friolera de 130.000 millones de dólares, unas 12 veces más que los famosísimos Rockefeller. Ella lleva una vida bastante discreta, pese a su fortuna, aunque eso no significa que sea anónima o sencilla. Es, de hecho, una importante coleccionista de arte y mecenas. En 2011 abrió un museo con una inversión de 50 millones de dólares, el Crystal Bridges de Bentonville (Arkansas), para acoger su colección privada, valorada en unos 500 millones de dólares, según Business Insider. Durante las últimas elecciones a la presidencia de EE UU contribuyó a financiar la campaña de la demócrata Hillary Clinton.

En el olimpo de las mujeres más ricas del mundo, además de Françoise Bettencourt-Meyers, de 64 años, y Alice Walton, se encuentra también Jacqueline Mars, de la empresa de chocolatinas y caramelos Mars, con 32.500 millones, la tercera en el ranking femenino y en la plaza 24 de la clasificación general. La alemana Susanne Klatten, de BMW, con 22.500 millones, es la cuarta mujer más pudiente y ocupa el puesto 37 en la lista global. Forbes también concede un puesto entre las más ricas a la italiana Maria Franca Fissolo, viuda de Michele Ferrero, creador del imperio del dulce Ferrero (dueño, entre otras, de Nutella).