Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Desastres naturales

Los fenómenos naturales no pueden ser una excusa para justificar infraestructuras obsoletas que se convierten en trampas mortales

Rescate de víctimas del terremoto en Ciudad de México
Rescate de víctimas del terremoto en Ciudad de MéxicoEFE

La consternación con la que uno contempla los fenómenos naturales que se transforman en desastre. La tristeza extrañada que sabe que, aunque personifiquemos y definamos su temible expresividad, como la ira de la tierra o la furia del viento y el mar, no sienten nada. Son pulsaciones de fuerza brutal que tienen explicaciones geológicas y meteorológicas claras, ajenas al sufrimiento de los que los padecen. Esa precisión de los científicos e ingenieros es la que nos tiene que ayudar a reconstruir el rastro que dejan. Sabemos cómo ocurren, conocemos la magnitud y los niveles de esas fuerzas que literalmente nos golpean por tierra, mar y aire. Por eso, las escuelas de las ciudades del siglo XXI no pueden derrumbarse con los niños y los maestros dentro, los postes de la luz no deben caer sobre los viandantes, la gente no tiene que ahogarse en las autopistas con su familia dentro del coche. Hay muchas cosas que no nos deben pasar cuando ocurren estos fenómenos. Tiembla la tierra, y ese terremoto, por falta de previsión, de planificación y compromiso con la ciudadanía, destruye las casas, sepulta a sus habitantes. Las lluvias torrenciales y los vientos huracanados han transformado ciudades y pueblos de islas y Estados en ciénagas desdichadas, en parajes derruidos. Los terremotos que han asolado México, y los huracanes que han golpeado las islas del Caribe y los Estados del sur de Estados Unidos, o las lluvias monzónicas que han anegado el sur de Asia afectando a la India, a Nepal, a Bangladesh y a Pakistán, suman miles de muertos y millones de desplazados, y esto no puede dejarnos indiferentes.

Con las nuevas tecnologías contemplamos la destrucción en tiempo real. Hemos visto el temblor de la tierra deshacer edificios en cuestión de segundos. Hay todavía gente dentro esperando que los recaten. Los fenómenos naturales no pueden ser una excusa que justifique infraestructuras obsoletas que se convierten en trampas mortales. En tierras de temblores, huracanes y lluvias torrenciales hay que reconstruir honrando a las víctimas. A los que han muerto, a los heridos, a los que lo han perdido todo. Que este dolor no signifique que unos pocos accionistas de empresas de construcción o suministros se van a hacer más ricos de lo que ya son. El compromiso transnacional con todas las víctimas de estos desastres naturales que se podían haber mitigado con mejores infraestructuras no puede dejar que se especule con su desesperación. Debemos prohibir que los fenómenos naturales coticen en Bolsa convertidos en desastres.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS