Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermano de Janet Jackson asegura que la cantante era una prisionera en su propia casa

Randy Jackson dice en una entrevista que el exmarido de la cantante abusaba verbalmente de ella

Randy Jackson y Janet Jackson, en Los Ángeles en 2011.
Randy Jackson y Janet Jackson, en Los Ángeles en 2011. Getty Images

Las imágenes de Janet Jackson tapada por completo, exceptuando su rostro, caminado por Londres sorprendieron a sus seguidores. De aquel cambio radical en su vestimenta se señaló a su exmarido, el multimillonario catarí Wissam Al Mana. Jackson no solo abandonó los trajes pegados y los vestidos cortos, también se alejó de su familia. Sin embargo, el excesivo control que su expareja ejercía sobre ella la desesperó y el pasado abril pidió el divorcio. Ahora su hermano Steven Randall Randy Jackson ha hablado del difícil momento que está atravesando su hermana menor. “Era una relación abusiva”, ha dicho a la revista People.

“Hay mucho dolor. Janet ha tenido que atravesar momento duros con su divorcio. Todos lo hemos tenido que pasar”. Lo dice no solo por lo que Jackson aparentemente tuvo que soportar sino también porque ambos se acababan de convertir en padres cuando se separaron. En enero de este año nació Eissa. “Fue una relación abusiva. Hubo abuso verbal y la hacía sentir como una prisionera en su propio hogar. Ninguna mujer, y menos embarazada, tiene que soportar que la llamen perra todos los días. Había muchas situaciones como esta”, revela. Randy asegura que aunque el abuso nunca llegó a ser físico, él siente que su hermana sigue necesitando de su apoyo. “Le dije: ‘tienes que mudarte conmigo, o de otra manera iré yo allí y será un infierno”.

Tras la separación vino la lucha por la custodia del pequeño. Según fuentes cercanas a la cantante, el magnate podría darle 500 millones de dólares. Aunque ya no conviven, Randy Jackson sostiene que Al Mana busca pleito constantemente. “Ambos comparten la custodia del bebé, él permite que el niño viaje con ella, sin embargo, es un acoso constante”. También asegura a People que no le gusta “lavar los trapos sucios” fuera de casa, pero que a veces “ser transparente ayuda”. “El diablo vive en la oscuridad”.

Janet Jackson y su esposo Wissam Al Mana, en el desfile de Hermès en París.
Janet Jackson y su esposo Wissam Al Mana, en el desfile de Hermès en París.

Jackson estuvo casada cinco años con el magnate. Fuentes cercanas a la artista declararon que durante años la cantante intentó adaptarse a la cultura de él. “Fue todo un reto para ella. Muchas veces se sentía defraudada por su marido. Las diferencias culturales entre ellos se volvieron más evidentes tras la llegada del pequeño. Ellos vienen de mundos muy diferentes”. Tras la separación, ha regresado a los escenarios que abandonó cuando intentaba formar una familia.