Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘app’ que puede salvarte la vida

La aplicación SIR ofrece un servicio de auxilio inmediato ante una emergencia por problemas cardiorrespiratorios

La muerte de un compañero por infarto durante un entrenamiento de atletismo llevó a Roberto Abia Carrasco (Madrid, 24 años) a reflexionar sobre cómo se podría reducir el tiempo de atención a quienes lo sufren y, de esta manera, reducir el número de fallecimientos. Fue en la localidad madrileña de Tres Cantos, donde ambos se entrenaban. “La ambulancia tardó 20 minutos. Y sigo convencido de que si hubiera llegado antes, mi compañero se habría salvado. O habría tenido más posibilidades”. Así lo asegura Abia, artífice del proyecto SIR (Sistema de Intervención Rápido).

SIR

Fundador: Roberto Abia Carrasco, 24 años.

Estado: En desarrollo (simulador).

Localización: Madrid.

Ámbito: Sanitario.

Idea: App.

Las enfermedades isquémicas del corazón, como el infarto o la angina de pecho, continúan siendo la principal causa de muerte en España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. “Desde SIR queremos hacer frente a esta realidad reduciendo el tiempo de respuesta sanitaria ante una emergencia”, define. SIR es una aplicación para móviles y tabletas que ofrece un servicio de auxilio inmediato ante situaciones de emergencia por problemas cardiorrespiratorios. Permite avisar al 112 y a un profesional sanitario que se halle en las proximidades de la emergencia, así como localizar el desfibrilador semiautomático (DESA) que se halle en las cercanías, solo pulsando un botón de la app. La alerta que se genera incluye la ubicación del paciente y su historial médico más relevante (si lo ha indicado en su registro en la app). Esto reduciría drásticamente el tiempo de asistencia ante una parada cardiaca.

Roberto Abia asegura que el público objetivo al que va dirigido SIR es todo el mundo. “Todos podemos ser testigos de un accidente cardiorrespiratorio o sufrirlo nosotros mismos”, comenta. Este joven acaba de finalizar sus estudios de Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica de Madrid y es también socorrista, un mundo que le interesa especialmente.

De momento, la financiación para el prototipo, “un simulador”, ha salido de su propio bolsillo, pero en el camino se ha juntado con dos socios: Silvia Fernández, de 24 años, que se encarga de la comunicación, y la empresa WeProt. “Se dedica a desarrollar proyectos de emprendedores. Les llevé el mío, como cliente, y les gustó tanto que han querido asociarse. Se encargarán del desarrollo tecnológico”, explica Abia. La idea y los socios están, ahora necesitan reunir el dinero para ello. “Hemos calculado que necesitamos unos 12.000 euros para el desarrollo técnico para Apple y para Android”.

En el futuro, la aplicación podría ampliarse a otras alertas médicas.

Más información