Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El videojuego que mezcla estrategia y rol

White Spell combina la acción de un héroe con la construcción de una ciudad y su expansión contra otros jugadores

White Spell es un juego de comunidad para ordenador y móvil del tipo MMOG (Massively Multiplayer Online Game) que combina dos estilos de juego, la estrategia en tiempo real y el rol. Jonathan Larrinaga, ingeniero informático bilbaíno de 30 años, comenzó su diseño y creación en 2010 y actualmente cuenta con el Director de Arte Alfonso Berroya y un equipo de diseñadores e ilustradores para el lanzamiento del videojuego, que actualmente se encuentra en una fase preliminar de ensayos: “Lanzaremos una fase de pruebas a finales de este año y la versión completa debería estar lista el año que viene”, anuncia el creador.

White Spell

El videojuego que mezcla estrategia y rol

Fundador: Jonathan Larrínaga, 30 años.

Estado: En fase de pruebas.

Localización: Bilbao.

Ámbito: Videojuegos. Ocio.

Idea: Videojuego.

Webhttp://whitespellgame.com/

El juego de estrategia tiene como eje la gestión y construcción de ciudades en un mundo que avanza independientemente de la conectividad de los jugadores. En este modo, cada jugador puede personalizar su ciudad con más de 15 tipos de edificios diferentes para cada una de las ocho razas disponibles, gestionar los recursos de sus urbes, establecer rutas comerciales, entrenar grandes ejércitos, invertir en desarrollos tecnológicos, crear alianzas para defender sus territorios o atacar otros para expandir así su imperio.

El segundo estilo de juego, el RPG, está pensado para rellenar los largos periodos de esperas, típicos de los juegos de construcción. Consiste en la personalización de un héroe de una de las 8 razas disponibles, con el que se podrá recorrer el mundo de White Spell luchando contra bestias en combates tácticos por turnos.

El videojuego será gratuito , pero habrá que pagar para acceder a determinadas funciones, herramientas u objetos. White Spell cuenta con 75.000 euros de financiación de la aceleradora vasca Metxa.

Más información