Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acomplejados

Despúes de haber participado, junto con 15 jóvenes de otros países, en un voluntariado en Serbia, regreso a Barcelona con maravillosas experiencies vividas, a la par que perplejo por la naturalidad con la que mis compañeros de estancia mostraban orgullosos una bandera de su país de origen sin que ello implicase un aluvión de agravios. Esto es impensable en Cataluña, donde muchos catalanes que nos sentimos ciudadanos de esta tierra, españoles y europeos, estamos abarrotados de complejos y aterrados por las acusaciones de fascistas que puedan lanzarse contra nosotros. Aquí nos vemos obligados a esconder cualquier símbolo de disidencia que pueda delatarnos. Todos deberíamos poder presentar, orgullosos, los símbolos de España y las positivas cualidades de nuestro país— Luca Augello Ruiz. Barcelona.

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.