Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La optimización de rutas y la geolocalización transforman la distribución de paquetería

El desarrollo tecnológico impulsa las entregas en menos de dos horas y en cualquier ubicación

Pedro Castro, empleado de Cleta, entrega un pedido en un restaurante de Madrid Ampliar foto
Pedro Castro, empleado de Cleta, entrega un pedido en un restaurante de Madrid

A Pedro Castro, con más de 20 años de experiencia en el reparto de paquetería y mensajería, nunca le resultó tan fácil completar las entregas. Si quiere dar con el trayecto más rápido, ya no cierra los ojos y reconstruye el callejero de Madrid. Ahora le basta echar un simple vistazo al móvil. La tecnología le proporciona velocidad, flexibilidad y la comodidad que necesita para moverse por la ciudad, donde realiza envíos a cualquier ubicación y en menos de dos horas. "Si me entran nuevos pedidos, la ruta se actualiza al instante y me redirige", comenta.

El caso de Castro y Cleta, la cooperativa de reparto que lanzó hace tres meses, es un ejemplo de los cambios que se están produciendo en la distribución de paquetes. "Contratamos un programador, creamos una aplicación para web y móvil y echamos a andar", explica. Esta iniciativa de reparto sostenible sobrevive como actor novel y pequeño en un mercado que se disputan otras empresas de reciente creación como Paack, Glovo, Stuart o Shargo.

Con una flota de 814 mensajeros repartidos en 51 ciudades, Paack gestiona la distribución de las ventas electrónicas de gigantes comerciales como El Corte Inglés, Fnac o Mediamarkt. "Hemos conseguido reducir los tiempos de entrega haciendo cálculos con variables como el tráfico, la posición del repartidor o la geografía de la ciudad", asegura Fernando Benito, cofundador de la empresa. Benito confirma que el secreto para completar envíos en menos de dos horas es la continua mejora de lo que él llama "salesman travel algorithm": un sistema de cómputo matemático que descubre tiempo real cuál es el mejor recorrido entre distintos puntos de la ciudad.

La optimización de rutas ha alterado la movilidad de los repartidores. Mientras las compañías tradicionales dividían la ciudad por zonas y fijaban rutas preestablecidas, ahora el recorrido de entregas se modifica continuamente en función de los pedidos y del tráfico en la ciudad. "El gran reto de Paack es gestionar mejor los picos de demanda, ya que no existe una fórmula exacta para hacerlo", comenta con relación al incremento de pedidos que se generan durante eventos como el Black Friday. "En días de gran demanda un repartidor puede llegar a superar las 200 entregas", afirma el cofundador de la empresa.

La mutación en el reparto ha surgido de la mano del crecimiento constante del comercio electrónico. En España, ya son cuatro de cada diez las personas que compran por Internet al menos una vez al mes, según un reciente estudio de la escuela de negocios EAE. El incremento de pedidos a través de la red está obligando a los negocios de distribución a sustituir flotas de turismos de alto tonelaje por transportes que se mueven mejor en distancias cortas, según el profesor de ESADE y experto en logística y gestión de suministros Jaume Hugas. Una reconversión en la que, en su opinión, algunas de las grandes compañías del sector "han progresado poco".

Fernando Benito expresa que el futuro de las empresas de paquetería pasa no tanto por la rapidez, sino por la flexibilidad que se le ofrece al cliente para recibir su encargo a la hora que desee. No obstante, Amazon, el número uno europeo del mercado online, realizó el pasado mes de diciembre en el Reino Unido la primera entrega con drones en un tiempo récord de 13 minutos entre el pedido y la recepción.

El equipo de comunicación de la compañía asegura que este tipo de envío será "tan normal como ver camiones de correo en la carretera". Sin embargo, el vuelo de drones profesionales o recreativos en zonas urbanas aún está prohibido en España, según comenta José Antonio Álvarez López, secretario general de Droniberia. "Esto de que te lleven la pizza a la puerta de casa con un dron es publicidad", afirma. 

El reto de la sostenibilidad

La sostenibilidad es un requisito decisivo para las empresas de distribución y transporte del futuro. “Es cuestión de adaptarse. De aquí a muy poco tiempo el 100% del reparto en las capitales deberá ser verde”, comenta Fernando Benito. La compañía, que ya realiza cerca de la mitad de sus envíos en grandes ciudades con vehículos eléctricos, no es la única que está mutando. Al lado de iniciativas como VanaPedal, que apostó desde su nacimiento por el reparto en bicicleta, grandes compañías como DHL incorporan vehículos eléctricos o biciclos. Actualmente, los vehículos eléctricos y las bicicletas suponen un 3% de la flota de la empresa.

Grandes ciudades como Madrid o Barcelona, inmersas en planes de peatonalización, piensan en la restricción del tráfico como una solución para reducir la contaminación atmosférica. En la ciudad condal, donde a partir del 1 de enero de 2019 coches y furgonetas con matriculas antiguas tendrán vetada la circulación, los vehículos de transporte son responsables del 20% del tráfico y, por ende, contribuyen en buena medida al incremento de emisiones contaminantes, según un organismo de la Comisión Europea que trabaja en la mejora de la movilidad en núcleos urbanos.

Más información