Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Se echa antes el aceite o el tomate? 10 dudas muy básicas del desayuno que no nos atrevemos a preguntar

La considerada comida más importante del día no está libre de incertidumbres, por más que desayunemos todos los días y a nuestro gusto

  • Llama la atención comprobar cómo la comida más importante del día casi siempre la hacemos en modo zombi, con legañas y bostezando. No importa: cada desayuno es personal, intransferible e invariable, tanto que podríamos preparárnoslo con los ojos cerrados. Tan importante es que algunos afortunados desayunan dos veces: la parada a media mañana para ese segundo café con barrita y aceite no la perdonan. Pese a todo, creemos que lo tenemos todo controlado y no siempre es así. No por hacer las cosas siempre de la misma manera estamos haciéndolas bien. A veces el origen de esa rutina está en dudas que, por reparo (porque todo el mundo lo sabe), nos ha dado vergüenza preguntar. He aquí las respuestas resueltas por expertos.
    1Llama la atención comprobar cómo la comida más importante del día casi siempre la hacemos en modo zombi, con legañas y bostezando. No importa: cada desayuno es personal, intransferible e invariable, tanto que podríamos preparárnoslo con los ojos cerrados. Tan importante es que algunos afortunados desayunan dos veces: la parada a media mañana para ese segundo café con barrita y aceite no la perdonan. Pese a todo, creemos que lo tenemos todo controlado y no siempre es así. No por hacer las cosas siempre de la misma manera estamos haciéndolas bien. A veces el origen de esa rutina está en dudas que, por reparo (porque todo el mundo lo sabe), nos ha dado vergüenza preguntar. He aquí las respuestas resueltas por expertos.
  • En lo que al café respecta, ser previsor no es positivo. “El café es una bebida diseñada para tomar al momento”, dice Diego López, barista y experto de la Escuela Cafento. “Si lo has dejado preparado por la noche, los aromas ya no van a estar, el sabor va ser más amargo, más rancio…”. Ahora bien, si vas a mezclarlo con leche, esos matices desagradables se van a suavizar. “Ese amargor extra se va a disimular; va a endulzar un poco el café, con lo cual va a hacerlo más agradable”, añade.
    2¿Puedo dejar preparado el café por la noche? En lo que al café respecta, ser previsor no es positivo. “El café es una bebida diseñada para tomar al momento”, dice Diego López, barista y experto de la Escuela Cafento. “Si lo has dejado preparado por la noche, los aromas ya no van a estar, el sabor va ser más amargo, más rancio…”. Ahora bien, si vas a mezclarlo con leche, esos matices desagradables se van a suavizar. “Ese amargor extra se va a disimular; va a endulzar un poco el café, con lo cual va a hacerlo más agradable”, añade.
  • “Desde el punto de vista ‘ultrafriqui’ cafetero te diría: ‘No mojes nada en el café”, comenta Diego López. “La realidad es otra. Pero, cuidado: un pelín de aceite en el café desvirtúa bastante su sabor; sin embargo, el azúcar de una magdalena el café lo va a admitir mejor”. Si desayunas tostadas, alterna bocados con sorbos, pero no mezcles. “Así disfrutarás de los aceites que tenemos en España y de un buen café”, concluye el barista.
    3¿Qué se puede mojar en el café y qué no? “Desde el punto de vista ‘ultrafriqui’ cafetero te diría: ‘No mojes nada en el café”, comenta Diego López. “La realidad es otra. Pero, cuidado: un pelín de aceite en el café desvirtúa bastante su sabor; sin embargo, el azúcar de una magdalena el café lo va a admitir mejor”. Si desayunas tostadas, alterna bocados con sorbos, pero no mezcles. “Así disfrutarás de los aceites que tenemos en España y de un buen café”, concluye el barista.
  • Es una de las grandes cuestiones: ¿primero echo el aceite y luego el tomate? Nos lo aclara Juan Bachero, director de Can Punyetes, uno de los templos dedicados a las tostadas. “El tomate hay que untarlo sobre el pan. Hay quien lo tritura, pero no hay que hacerlo así porque entonces el pan chupa el líquido y se queda blando. Luego se echan unas gotas de aceite. Si se echa primero el aceite luego el pan no se va a impregnar de tomate, porque resbala”, argumenta. Cómo se hace, entonces. El tomate debe ser maduro, se corta por la mitad y se restriega por el pan. Después del tomate y el aceite, se pone una pizca de sal. Riquísimo.
    4¿Qué se echa primero en el pan, el aceite o el tomate? Es una de las grandes cuestiones: ¿primero echo el aceite y luego el tomate? Nos lo aclara Juan Bachero, director de Can Punyetes, uno de los templos dedicados a las tostadas. “El tomate hay que untarlo sobre el pan. Hay quien lo tritura, pero no hay que hacerlo así porque entonces el pan chupa el líquido y se queda blando. Luego se echan unas gotas de aceite. Si se echa primero el aceite luego el pan no se va a impregnar de tomate, porque resbala”, argumenta. Cómo se hace, entonces. El tomate debe ser maduro, se corta por la mitad y se restriega por el pan. Después del tomate y el aceite, se pone una pizca de sal. Riquísimo.
  • Sí, si lo que se busca es una tostada lacia. La clave reside, según Juan Bachero, en que el pan se moje sin perder su consistencia. “El pan que hay que utilizar es todo lo contrario al pan de molde”, explica. “Este, todo lo que se le eche un poco húmedo, lo absorbe y se queda muy blando”, añade.
    5¿Se puede utilizar pan de molde para echarle aceite y tomate? Sí, si lo que se busca es una tostada lacia. La clave reside, según Juan Bachero, en que el pan se moje sin perder su consistencia. “El pan que hay que utilizar es todo lo contrario al pan de molde”, explica. “Este, todo lo que se le eche un poco húmedo, lo absorbe y se queda muy blando”, añade.
  • Ante ese platito con varias opciones para endulzar, ¿cuál escoger, desde un punto de vista gustativo? “Cuanto más puro (de caña, melaza, mascabado), mejor. Es lo más natural que le puedes echar al café”, afirma Diego López.
    6Al café, ¿qué tipo de azúcar le va mejor? Ante ese platito con varias opciones para endulzar, ¿cuál escoger, desde un punto de vista gustativo? “Cuanto más puro (de caña, melaza, mascabado), mejor. Es lo más natural que le puedes echar al café”, afirma Diego López.
  • Algunos, que lo piden siempre en vaso, defienden que no les sabe igual. ¿Maniáticos o seres con una sensibilidad especial? “El café cae de la máquina a unos 64 grados. Si lo hace en una taza adecuada, de porcelana, se va a mantener mucho más el calor, con lo cual el sabor no se va a ver alterado. Si lo metes en un vaso de cristal, no es que sepa distinto, es que la temperatura de consumo es distinta y el sabor acaba siendo distinto. Pero a temperaturas iguales, la preferencia es más psicológica que de sabor”, sentencia Diego López.
    7¿El café en vaso sabe diferente que en taza? Algunos, que lo piden siempre en vaso, defienden que no les sabe igual. ¿Maniáticos o seres con una sensibilidad especial? “El café cae de la máquina a unos 64 grados. Si lo hace en una taza adecuada, de porcelana, se va a mantener mucho más el calor, con lo cual el sabor no se va a ver alterado. Si lo metes en un vaso de cristal, no es que sepa distinto, es que la temperatura de consumo es distinta y el sabor acaba siendo distinto. Pero a temperaturas iguales, la preferencia es más psicológica que de sabor”, sentencia Diego López.
  • Si esto sigue así, pronto veremos a camareros provistos con un termómetro. “A partir de 68 grados empiezas a quemar la leche, la haces más amarga, se modifica la textura… Lo ideal para el café es que la leche esté a 55 o 58 grados, que es cuando esta va a tener la mejor textura y el mejor sabor”, desentraña el barista. Y si pese a todo te gusta templada, ¿has probado a esperar un poco?
    8¿Mejor con leche caliente, templada o fría? Si esto sigue así, pronto veremos a camareros provistos con un termómetro. “A partir de 68 grados empiezas a quemar la leche, la haces más amarga, se modifica la textura… Lo ideal para el café es que la leche esté a 55 o 58 grados, que es cuando esta va a tener la mejor textura y el mejor sabor”, desentraña el barista. Y si pese a todo te gusta templada, ¿has probado a esperar un poco?
  • Si no tenemos opción de tomar la pieza de fruta en sí, más saludable, lo mejor sería el zumo refrigerado. “Estos suelen estar hechos casi al momento (de ahí que necesiten frío para su conservación). Su único ingrediente es la fruta exprimida, mientras que los que se almacenan a temperatura ambiente presentan una lista más larga de ingredientes: colorantes, conservantes... Y en algunos de estos el zumo en contenido en fruta real apenas llega al 50 %”, aclara María Astudillo, dietista-nutricionista y autora de 'La dieta Alea'.
    9De los zumos envasados, ¿es mejor el normal o el refrigerado? Si no tenemos opción de tomar la pieza de fruta en sí, más saludable, lo mejor sería el zumo refrigerado. “Estos suelen estar hechos casi al momento (de ahí que necesiten frío para su conservación). Su único ingrediente es la fruta exprimida, mientras que los que se almacenan a temperatura ambiente presentan una lista más larga de ingredientes: colorantes, conservantes... Y en algunos de estos el zumo en contenido en fruta real apenas llega al 50 %”, aclara María Astudillo, dietista-nutricionista y autora de 'La dieta Alea'.
  • Lo de “néctar” tiene un punto floral, campestre y hasta sensual; pero ahí acaban sus bondades. “El néctar sería la peor opción: es todo agua con concentrado de naranja, piña o lo que toque, más edulcorantes. Contiene muy poca fibra y demasiados azúcares simples”, afirma la nutricionista María Astudillo.
    10¿Qué es mejor: el zumo o el néctar? Lo de “néctar” tiene un punto floral, campestre y hasta sensual; pero ahí acaban sus bondades. “El néctar sería la peor opción: es todo agua con concentrado de naranja, piña o lo que toque, más edulcorantes. Contiene muy poca fibra y demasiados azúcares simples”, afirma la nutricionista María Astudillo.
  • Algunos lo llaman “café avioneta”, porque te hace ir volando al retrete. Pero este fenómeno no ocurre con todos los cafés. “Normalmente cuando pasa es: porque se toma con leche (en muchos locales no es bien tratada, se pasa de temperatura, y los productos quemados hay mucha gente a la que no les caen bien, o por la higiene que tenga cada uno en su local. Si no limpias bien el vapor, si la jarra no está bien higienizada… Con una gota de leche que se quede del día anterior se estropea todo lo que metas en esa jarra”, dice Diego López. También puede ocurrir cuando el café se mezcla con torrefacto. “Es este que tiene granos muy negros tostados con azúcar, lo que lo propicia”, prosigue el experto.
    11¿El café te hace ir al baño? Algunos lo llaman “café avioneta”, porque te hace ir volando al retrete. Pero este fenómeno no ocurre con todos los cafés. “Normalmente cuando pasa es: porque se toma con leche (en muchos locales no es bien tratada, se pasa de temperatura, y los productos quemados hay mucha gente a la que no les caen bien, o por la higiene que tenga cada uno en su local. Si no limpias bien el vapor, si la jarra no está bien higienizada… Con una gota de leche que se quede del día anterior se estropea todo lo que metas en esa jarra”, dice Diego López. También puede ocurrir cuando el café se mezcla con torrefacto. “Es este que tiene granos muy negros tostados con azúcar, lo que lo propicia”, prosigue el experto.

Más información