Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Culpas de algunos hombres

El titular de un artículo sobre crímenes machistas, que aludía al sexo masculino en general, indigna a muchos lectores

Concentración en Madrid contra la violencia machista.
Concentración en Madrid contra la violencia machista.

Un promedio de 60 mujeres son asesinadas todos los años en España por hombres con los que mantenían o habían mantenido relaciones de pareja. La cifra se mantiene estable desde hace una década pese a los esfuerzos policiales y asistenciales para combatir esta lacra, y a los cambios legislativos introducidos. La complejidad del fenómeno ha llevado al Ministerio del Interior a auspiciar una investigación pionera que, a partir del estudio de cientos de “homicidios de pareja”, pretende averiguar los mecanismos que desatan en algunos hombres la violencia criminal contra las mujeres. De todo esto trataba un extenso reportaje publicado por este diario el domingo pasado bajo el título ¿Por qué los hombres matan a las mujeres?

El artículo dio pie a cerca de 2.000 comentarios en la web, muchos de ellos críticos con ese titular. A mi buzón han llegado también numerosas quejas.

Uno de los primeros lectores en escribirme ha sido Daniel Fuentes Morales que, entre otras cosas, señala: “Como hombre, no me siento identificado en absoluto con las personas que, por la razón que sea, agreden o matan a sus parejas, de modo que agradecería que un medio de información supuestamente serio rectificara tan indecente titular. Los hombres no matan a las mujeres, sino que algunas personas matan a otras, y si se quiere concretar, algunos hombres matan a mujeres”.

Jaime Luque Lora, de Córdoba, escribe también indignado por un titular sorprendente, dice, “en un diario históricamente entregado a la moderación y el sentido común”. “Los problemas con él son (o deberían ser) obvios, pero dado que ni la autora, ni ningún redactor o persona de autoridad del susodicho diario apreciaron su aberrante naturaleza, el lector que ahora escribe se siente obligado a denunciarla. Estoy seguro de que hablo en nombre de muchas personas —hombres, mujeres, lectores, periodistas...— cuando digo que la pregunta¿por qué los hombres matan a las mujeres? es una generalización no ya desafortunada, sino provocadoramente intencionada. Es un ataque a la integridad moral de todos los hombres que no matamos a las mujeres (entiéndase el sarcasmo)”.

Los titulares deben sintetizar o aludir con claridad al contenido de una pieza

A otro lector, Ricardo Gómez, el titular le ha parecido, “uno de los más deplorables que he leído en muchos años”. Y explica por qué: “Es un hecho constatable que hay muchos asesinatos de hombres a mujeres, una lacra espantosa, abominable y frente a la que todo esfuerzo es poco. No es un hecho anecdótico que, normalmente, en los conyugicidios el asesino sea el hombre hacia la mujer, siendo de hecho lo anecdótico (cuantitativamente) el otro caso”. Sobre esa base, el lector prosigue: “En los últimos años se han producido numerosos atentados yihadistas en Europa, otro hecho fácilmente constatable. No es anecdótica su religión (…) ¿Aceptarían por ese motivo un reportaje en portada titulado ¿Por qué los musulmanes ponen bombas y matan a viandantes?”.

Luis Castaño Sánchez me remite el comentario que publicó en la web a propósito del artículo que concluía con la siguiente petición a su autora: “Haga usted el favor de rectificar su titular y no llamarnos a todos asesinos. Muchas gracias”.

He hablado de la polémica con Patricia Ortega Dolz, la redactora que firma el texto. Esta es su explicación: “El titular lo pusimos tras un debate conjunto Antonio Jiménez Barca, subdirector del diario de fin de semana, y yo. Nos pareció el más apropiado frente a otros del tipo: ¿Por qué las matan? ¿Quiénes las matan? Es obvio que no todos los hombres matan a las mujeres (afortunadamente). Ni siquiera todos los hombres machistas. Tal vez habría sido más exacto titular: ¿Por qué hay hombres que matan a las mujeres?, pero no se nos ocurrió en ese momento. Nos acordamos incluso del libro de Stieg Larsson: Los hombres que no amaban a las mujeres, y nos hizo dudar si se parecía demasiado”.

Los titulares deben sintetizar o aludir con claridad al contenido de una pieza. El del reportaje en cuestión fallaba, porque no era fiel al texto, en el que se mencionaban los crímenes de algunos individuos, y porque hacía recaer en la generalidad de los hombres la responsabilidad de esos delitos. Lo cual es falso.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.