Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brote de cólera en Yemen

Médicos Sin Fronteras alerta de un brote de cólera en Abs, una región de Yemen azotada por la guerra y donde la falta de agua limpia y saneamiento son las causas del surgimiento de esta enfermedad

  • Un enfermero de MSF pasa consulta en el centro de salud de Al Khamees. El Hospital Rural de Abs es la principal estructura de salud disponible para más de 150.000 personas en el norte de la gobernación de Hajjah. Sin embargo, la gente no siempre puede alcanzarla fácilmente, debido a la distancia o los costes de transporte, entre otros factores, por lo que MSF está llevando clínicas móviles por la zona. Estos acercan los servicios médicos a los más vulnerables, con cerca de 12.000 consultas entre enero y julio de 2016. Todo fue interrumpido por el bombardeo del Hospital Rural de Abs en agosto pasado y hasta febrero de este año los equipos no pudieron reanudar estas actividades.
    1Un enfermero de MSF pasa consulta en el centro de salud de Al Khamees. El Hospital Rural de Abs es la principal estructura de salud disponible para más de 150.000 personas en el norte de la gobernación de Hajjah. Sin embargo, la gente no siempre puede alcanzarla fácilmente, debido a la distancia o los costes de transporte, entre otros factores, por lo que MSF está llevando clínicas móviles por la zona. Estos acercan los servicios médicos a los más vulnerables, con cerca de 12.000 consultas entre enero y julio de 2016. Todo fue interrumpido por el bombardeo del Hospital Rural de Abs en agosto pasado y hasta febrero de este año los equipos no pudieron reanudar estas actividades.
  • Los burros son animales esenciales en las zonas rurales, especialmente como medio de transporte y  o de agua. El llamado "oro azul" es cada vez más escaso en Yemen, y el distrito de Abs no es una excepción. Los sistemas de agua gratuitos apenas funcionan, y la provisión de camiones también está limitada por el momento, llevando a los más vulnerables a beber agua insegura para sobrevivir.
    2Los burros son animales esenciales en las zonas rurales, especialmente como medio de transporte y / o de agua. El llamado "oro azul" es cada vez más escaso en Yemen, y el distrito de Abs no es una excepción. Los sistemas de agua gratuitos apenas funcionan, y la provisión de camiones también está limitada por el momento, llevando a los más vulnerables a beber agua insegura para sobrevivir.
  • Anas y Taibah, gemelos, en el Centro de Alimentación Terapéutica Idel Hospital Rural de Abs, en diciembre de 2016. Anas también sufría de diarrea severa, mientras que Taibah tenía anemia. Su madre, embarazada y con otros cuatro hijos, fue allí con su hermana. "Nuestra vida era mejor antes de la guerra", dijo. "Nuestros maridos fueron capaces de trabajar irregularmente en Arabia Saudita, pero ahora no pueden. Nuestra vida es miserable y tenemos menos alimento. "
    3Anas y Taibah, gemelos, en el Centro de Alimentación Terapéutica Idel Hospital Rural de Abs, en diciembre de 2016. Anas también sufría de diarrea severa, mientras que Taibah tenía anemia. Su madre, embarazada y con otros cuatro hijos, fue allí con su hermana. "Nuestra vida era mejor antes de la guerra", dijo. "Nuestros maridos fueron capaces de trabajar irregularmente en Arabia Saudita, pero ahora no pueden. Nuestra vida es miserable y tenemos menos alimento. "
  • La escasez de agua es uno de los problemas más graves en Yemen en general y en Abs en particular. La situación en los entornos de desplazados es particularmente preocupante, totalmente desatendida. El saneamiento es otro problema crítico, ya que muchos hogares no tienen letrinas cerca y la defecación al aire libre es común. Las malas condiciones higiénicas contribuyen a que sea un caldo de cultivo para epidemias como el cólera en curso y la epidemia aguda de diarrea acuosa.
    4La escasez de agua es uno de los problemas más graves en Yemen en general y en Abs en particular. La situación en los entornos de desplazados es particularmente preocupante, totalmente desatendida. El saneamiento es otro problema crítico, ya que muchos hogares no tienen letrinas cerca y la defecación al aire libre es común. Las malas condiciones higiénicas contribuyen a que sea un caldo de cultivo para epidemias como el cólera en curso y la epidemia aguda de diarrea acuosa.
  • A diferencia de otros lugares, no hay campamentos grandes y estructurados para desplazados internos en Abs: generalmente viven en asentamientos informales, a veces cerca de pueblos o ciudades, a veces separados. El patrón habitual en la región son los grupos de hogares en alojamientos rudimentarios que se extienden cerca de las carreteras principales o zonas desiertas. Muchas personas están dispuestas a sacrificar su bienestar y acceso a los servicios básicos sólo para estar lo más lejos posible de la lucha terrestre y ataques aéreos.
    5A diferencia de otros lugares, no hay campamentos grandes y estructurados para desplazados internos en Abs: generalmente viven en asentamientos informales, a veces cerca de pueblos o ciudades, a veces separados. El patrón habitual en la región son los grupos de hogares en alojamientos rudimentarios que se extienden cerca de las carreteras principales o zonas desiertas. Muchas personas están dispuestas a sacrificar su bienestar y acceso a los servicios básicos sólo para estar lo más lejos posible de la lucha terrestre y ataques aéreos.
  • María José 'Quesé' Blanco es una enfermera española de MSF en Abs. Ella ha estado trabajando en Yemen desde noviembre de 2016, en cuatro lugares diferentes. Estas clínicas móviles prestan servicios ambulatorios a las personas desplazadas internamente y a las comunidades de acogida en todo el distrito, incluyendo consultas regulares,  emergencias, atención prenatal y salud mental.
    6María José 'Quesé' Blanco es una enfermera española de MSF en Abs. Ella ha estado trabajando en Yemen desde noviembre de 2016, en cuatro lugares diferentes. Estas clínicas móviles prestan servicios ambulatorios a las personas desplazadas internamente y a las comunidades de acogida en todo el distrito, incluyendo consultas regulares, emergencias, atención prenatal y salud mental.
  • Una carpa médica con pacientes de cólera en el Centro de Tratamiento del Cólera (CTC) administrado por MSF en una escuela en la ciudad de Abs, al lado del Hospital Rural. Hajjah es una de las gobernaciones más afectadas por la epidemia en curso, ya que las personas vulnerables a menudo se enfrentan a serios obstáculos cuando tratan de llegar a un centro de salud en funcionamiento cuando se enferman: distancia, con pocas estructuras actualmente en funcionamiento; Transporte o tasas de servicio, en medio de la creciente pobreza; Y el temor de cruzar fronteras activas o puntos de control difíciles en algunos casos.
    7Una carpa médica con pacientes de cólera en el Centro de Tratamiento del Cólera (CTC) administrado por MSF en una escuela en la ciudad de Abs, al lado del Hospital Rural. Hajjah es una de las gobernaciones más afectadas por la epidemia en curso, ya que las personas vulnerables a menudo se enfrentan a serios obstáculos cuando tratan de llegar a un centro de salud en funcionamiento cuando se enferman: distancia, con pocas estructuras actualmente en funcionamiento; Transporte o tasas de servicio, en medio de la creciente pobreza; Y el temor de cruzar fronteras activas o puntos de control difíciles en algunos casos.
  • Un grupo de personas recoge agua en Abs. La imagen refleja los efectos directos e indirectos de la guerra en Yemen: cerca de las líneas de frente, la región sufre enfrentamientos armados constantes y violaciones del derecho internacional humanitario; Alberga un gran número de personas desarraigadas y la asistencia médica y otros servicios sociales básicos no están disponibles. La asistencia humanitaria a los más vulnerables sigue siendo insuficiente. No es sorprendente que la epidemia de cólera y diarrea acuosa aguda esté cobrando un alto precio en estas áreas rurales, con miles de personas enfermas y docenas de muertes.
    8Un grupo de personas recoge agua en Abs. La imagen refleja los efectos directos e indirectos de la guerra en Yemen: cerca de las líneas de frente, la región sufre enfrentamientos armados constantes y violaciones del derecho internacional humanitario; Alberga un gran número de personas desarraigadas y la asistencia médica y otros servicios sociales básicos no están disponibles. La asistencia humanitaria a los más vulnerables sigue siendo insuficiente. No es sorprendente que la epidemia de cólera y diarrea acuosa aguda esté cobrando un alto precio en estas áreas rurales, con miles de personas enfermas y docenas de muertes.
  • Sami (15 años) fue llevado al hospital de Abs después de un ataque aéreo que afectó a la granja de sus padres en la aldea de Al-Arf.rnÉl y su hermano sufrieron heridas graves. El pie derecho de Sami estaba tan severamente dañado que su pierna tuvo que ser amputada.rnrnAhora Sami necesita atención quirúrgica regular para sanar adecuadamente. En la imagen, espera a que su herida sea limpiada por médicos de MSF.
    9Sami (15 años) fue llevado al hospital de Abs después de un ataque aéreo que afectó a la granja de sus padres en la aldea de Al-Arf. Él y su hermano sufrieron heridas graves. El pie derecho de Sami estaba tan severamente dañado que su pierna tuvo que ser amputada. Ahora Sami necesita atención quirúrgica regular para sanar adecuadamente. En la imagen, espera a que su herida sea limpiada por médicos de MSF.
  •  Ali al-Qaifi llegó al hospital de Abs con su hija, enferma de malaria. Debido a la falta de tratamiento, la niña sufrió complicaciones, y su padre estaba desesperado por encontrar ayuda para ella. Este es su testimonio:    "Cosechamos qat, pero apenas logro venderlo. Tengo seis hijos. Esta de aquí, la de la foto, ha estado enferma durante tres meses debido a la situación cada vez más deteriorada en la que nos encontramos. Lleva tiempo ingresada en el hospital, pero no parece que haya nada que la haga mejorar. Está sufriendo de anemia, tiene infecciones y también malaria. El resto de mi familia está en casa y también está enferma. Sufren todo tipo de enfermedades. Todo el mundo está enfermo y en malas condiciones de salud, pero su mala situación financiera hace que no puedan ir a un centro de salud que disponga más recursos. Además, el cólera está en todas partes; el agua está contaminada y yo ya he decidido que es mejor ni beber. Tenemos tanques, pero no conseguimos que nos traigan agua de manera regular. La situación no puede ser peor. Ni siquiera puedo cubrir las necesidades de mi propia familia. Mi hermano tiene ocho niños y pasa muchas dificultades para poder poner algo de comida sobre la mesa. Yo no tengo el dinero para pagar nada; usamos siempre la misma ropa y las mismas alfombras porque no tengo dinero para otras. Ni siquiera tenemos puertas. Tenemos casas sin puertas y eso hace que en invierno pasemos frío y quedemos expuestos a la lluvia. Mi padre enfermó y aunque lo hospitalizamos, falleció. Mi madre también murió. No es fácil sobrevivir así para las personas más mayores. Yo no soy más que un ejemplo. Muchas otras personas están pasando por situaciones similares a la nuestra".
    10

    Ali al-Qaifi llegó al hospital de Abs con su hija, enferma de malaria. Debido a la falta de tratamiento, la niña sufrió complicaciones, y su padre estaba desesperado por encontrar ayuda para ella. Este es su testimonio:

    "Cosechamos qat, pero apenas logro venderlo. Tengo seis hijos. Esta de aquí, la de la foto, ha estado enferma durante tres meses debido a la situación cada vez más deteriorada en la que nos encontramos. Lleva tiempo ingresada en el hospital, pero no parece que haya nada que la haga mejorar. Está sufriendo de anemia, tiene infecciones y también malaria. El resto de mi familia está en casa y también está enferma. Sufren todo tipo de enfermedades. Todo el mundo está enfermo y en malas condiciones de salud, pero su mala situación financiera hace que no puedan ir a un centro de salud que disponga más recursos. Además, el cólera está en todas partes; el agua está contaminada y yo ya he decidido que es mejor ni beber. Tenemos tanques, pero no conseguimos que nos traigan agua de manera regular. La situación no puede ser peor. Ni siquiera puedo cubrir las necesidades de mi propia familia. Mi hermano tiene ocho niños y pasa muchas dificultades para poder poner algo de comida sobre la mesa. Yo no tengo el dinero para pagar nada; usamos siempre la misma ropa y las mismas alfombras porque no tengo dinero para otras. Ni siquiera tenemos puertas. Tenemos casas sin puertas y eso hace que en invierno pasemos frío y quedemos expuestos a la lluvia. Mi padre enfermó y aunque lo hospitalizamos, falleció. Mi madre también murió. No es fácil sobrevivir así para las personas más mayores. Yo no soy más que un ejemplo. Muchas otras personas están pasando por situaciones similares a la nuestra".