Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kendall y Kylie Jenner enfurecen a la industria musical con una camiseta

Las famosas hermanas retiran unas prendas de su marca en las que su rostro estaba impreso sobre imágenes de cantantes y bandas de rock

Kendall y, a la derecha, Kylie Jenner, con las camisetas de la polémica en una imagen difundida, y ya retirada, por su marca de ropa.
Kendall y, a la derecha, Kylie Jenner, con las camisetas de la polémica en una imagen difundida, y ya retirada, por su marca de ropa.

Kendall Jenner se ha convertido en una de las modelos más reclamadas por la industria de la moda. Y su hermana pequeña, Kylie Jenner, se está haciendo un hueco en la industria de la cosmética con su marca de maquillaje. Además, juntas aglutinan la friolera de 177,7 millones de seguidores en sus cuentas de Instagram. Pero estar en la cresta de la ola, con su propia línea de ropa incluida, no les da derecho a compararse con grandes estrellas de la música. Así se desprende de su última polémica. Las dos televisivas hermanas, miembros del clan Kardashian con 13 temporadas de su reality show en antena, han enfurecido a la industria musical después de que su marca de ropa lanzara al mercado unas camisetas donde se veía su rostro sobre imágenes de artistas como Notorious BIG, Tupac y Ozzy Osbourne. El escándalo ha tomado tal dimensión que las prendas ya han sido retiradas de la web y las hermanas han pedido perdón.

“Chicas, no os habéis ganado el derecho a poner vuestra cara con la de iconos de la música. Limitaros a hacer lo que sabéis… pintalabios”, tuiteaba una enfurecida Sharon Osbourne. Las prendas de la discordia son varias camisetas de aires vintage, con el rostro de cada una de las hermanas, que han sido impresas sobre cantantes y portadas de discos de bandas míticas del rock como Pink Floyd, Led Zeppelin, Kiss The Doors o Metallica. Y la marca Kendall+Kyle las lanzó al mercado el miércoles a 125 dólares (unos 110 euros) la camiseta.

“No estoy segura de quién le dijo a Kylie y Kendall que tenían el derecho a hacer esto. La falta de respeto de estas chicas de ni siquiera ponerse en contacto conmigo o alguien conectado con su legado me frustra. No tengo ni idea por qué creen que pueden explotar las muertes de 2PAC y mi hijo Christopher [este último muerto en un tiroteo en Los Ángeles en 1997] para vender una camiseta. Esto es irrespetuoso, asqueroso y una expoliación de las peores”, ha escrito en su cuenta de Instagram Voletta Wallace, madre de Notorious BIG, resumiendo el sentimiento de miles de internautas que han criticado a las hermanas Jenner por su última empresa. Jualian K. Petty, encargado del legado del artista, demandó que las camisetas dejaran de venderse, una petición que ha surtido efecto pues ya no se encuentran en su página web a pesar de que estaban a punto de agotar el stock.

Ante la dimensión del escándalo, Kendall Jenner, de 21 años, y Kylie, de 19, se han visto obligadas a pedir disculpas en sus cuentas de Twitter, en las que tienen 22,7 y 21,9 millones de seguidores, respectivamente. “Estos diseños no estuvieron bien pensados y nos disculpamos profundamente con todos aquellos que se hayan podido sentir molestos y/o ofendidos, especialmente con las familias de los artistas”, decían en si nota. “Somos grandes fans de su música y no fue nuestra intención faltar el respeto a estos iconos culturales. Las camisetas han sido retiradas de la venta y todas las fotos también. Utilizaremos esto como una oportunidad de aprender de los errores. Lo sentimos mucho”.

Aunque no parece que esta disculpa haya servido para poner punto final. “Aunque apreciamos que las Jenner hayan pedido perdón y retirado los artículos ilegales, este problema tiene que resolverse”, ha declarado el responsable del legado de Notorious BIG, también conocido como Biggie Smalls o Christopher Wallace, a la revista People.

Todo proyecto de las hermanas Kardashian es escrutado con lupa y están más que acostumbradas a estar en el ojo del huracán. Recientemente Kylie Jenner se enfrentó a las acusaciones de plagio por un bañador con estampado de camuflaje de su marca, las mismas acusaciones que enfrentó Khloé Kardashian con uno de los body lanzados recientemente por su exitosa línea de ropa Good American. La semana pasada Kim Kardashian fue acusada de racismo por la publicidad de su nueva línea de maquillaje de countour. Kendall Jenner, por su parte, también enfureció con su último anuncio para Pepsi: las redes sociales se llenaron de comentarios de protesta el pasado abril al considerar que trivializaba con las protestas por los derechos civiles y el colectivo Black Lives Matter. Finalmente, la campaña fue retirada, aunque en esa ocasión la modelo no hizo ninguna declaración al respecto.

Más información