Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este abogado de 80 años tiene las claves para parecer un treintañero

Clarence Bass desvela su dieta y su entrenamiento para llegar a los 80 en un estado de forma envidiable. Vida sexual incluida

El culturista Clarence Bass muestra con orgullo las dimensiones de su bíceps.
El culturista Clarence Bass muestra con orgullo las dimensiones de su bíceps.

"Empecé a entrenar cuando tenía 13 años y no he parado desde entonces. Soy un ejemplo de los beneficios que tiene hacer ejercicio y mantener una alimentación saludable durante toda la vida. Mi único secreto es entrenar, comer y vivir bien", declara Clarence Bass a la revista Iron Man. Un estadounidense de 80 años que se inició en el culturismo antes de que el mundo supiera qué rayos era esa especialidad.

La larga vida de Bass (1937, Nuevo México, EEUU) ha estado consagrada, en buena medida, a cultivar su cuerpo: fue pionero en el levantamiento olímpico, escribió una columna en la revista Muscle and Fitness durante 16 años, ha publicado Ripped, una serie de libros sobre fitness, y ha practicado todo tipo de entrenamientos hasta personalizar uno propio que le ha permitido llegar a los 80 años en mejor forma física que gran parte de los mortales a los 30. “Es importante que la gente sepa que el estado físico no tiene porqué ir cuesta abajo a partir de los 50", explica a la misma publicación. Observar las fotografías de este abogado retirado que ha dedicado los últimos 20 años de su vida a dar a conocer las bondades del culturismo demuestra que aún hay esperanza.

Clarence Bass, con 65 años, presumiendo de abdominales.
Clarence Bass, con 65 años, presumiendo de abdominales.

Estas son las claves de su envidiable forma física:

Dieta. Bass mantiene la misma dieta desde hace 50 años. En ella destaca el desayuno: huevos duros y sardinas bañadas en mostaza. "Hago tres comidas principales y tres aperitivos al día, y nunca me salto ninguna. Mi dieta está formada por verduras, frutas, cereales y proteína de buena calidad. Nunca me permito tener demasiado hambre", explica el deportista a Men's health. Sin embargo, hay un ingrediente que ha incluido en sus menús recientemente: "En los últimos años he añadido grasa buena a mis comidas, generalmente salmón. Es beneficiosa para el corazón y el sistema circulatorio". Sus férreos hábitos alimenticios le permiten tener únicamente un 3 % de grasa corporal (lo normal en un hombre es tener entre el 6 % y el 20 %).

Entrenamiento. El deportista asegura que su rutina de ejercicios apenas ha cambiado en los últimos 20 años. ¿La clave? Sesiones cortas pero intensas. "Alterno días de ejercicios de fuerza con otros de entrenamiento aeróbico de alta intensidad. Me entreno dos o tres veces a la semana y los días libres salgo a caminar durante hora y media [unos 6.000 pasos]. Mis entrenamientos de peso duran poco más de una hora y mis sesiones de aeróbicos alrededor de 25 minutos". Para no sufrir lesiones, recomienda respetar el tiempo de recuperación entre un entrenamiento y otro.

Salud. Después de 50 años de entrenamientos exigentes, Bass tuvo que pasar por quirófano en varias ocasiones. En una de estas ITVs los médicos decidieron reemplazarle la cadera. "Me operaron la cadera en 2006, pero seguí entrenando en cuanto me recuperé. El cuerpo responde bien si está acostumbrado al ejercicio. No sé si mi alto nivel de actividad física provocó que se desgastara. La mayoría de los médicos estarán de acuerdo en que las articulaciones mejoran cuando se usan regularmente", afirma el culturista a Iron Man. Bass reconoce que su pasado como levantador olímpico le ha causado algunos problemas con las articulaciones. "Tengo debilidad en el hombro izquierdo y artritis en la espalda baja. Por eso, cuando entreno evito movimientos que agraven cualquiera de las dos condiciones".

El culturista durante uno de sus entrenamientos (a los 70 años).
El culturista durante uno de sus entrenamientos (a los 70 años).

Vida sexual. "Mi vida sexual es estupenda. Tengo una erección bastante buena. Entrenar duro ayuda con todo esto. Tu cerebro, tu corazón y tu miembro riegan mejor y obtienen mayor cantidad de sangre. No se puede evitar el envejecimiento, pero se puede hacer que funcione bastante bien. Creo que soy la prueba viviente de eso", confiesa a Men´s health.

Filosofía. Su misión sigue siendo desafiarse a sí mismo tratando de mejorar con cada entrenamiento. Por eso, los circuitos de mantenimiento no son una opción. "Los ejercicios de mantenimiento son tediosos. Sin objetivos no hay motivación, y sin motivación es imposible disfrutar entrenando. Cuando logro un objetivo, establezco otro enseguida. Lo más importante es que las metas sean realistas y desafiantes al mismo tiempo. Esa es mi mentalidad, y creo que tiene mucho que ver con mi éxito".

Su mensaje. "La mayoría de la gente tiene la capacidad de conseguir lo mismo que yo. Solo soy un ejemplo de lo que sucede cuando el potencial y el estilo de vida saludable se unen. La única dieta de entrenamiento eficaz es la que se mantiene indefinidamente. Solo debes creer que es posible y que puedes hacerlo para lograrlo. Mis libros dan motivos a los lectores para tener grandes expectativas. El ejercicio sensato y la alimentación saludable pueden y deben ser una alegría".

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información