Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un doble museo para Yves Saint Laurent

Dos centros dedicados a la obra del modisto abrirán sus puertas en octubre en París y Marraquech

 Infografía del museo de Yves Saint Laurent en Marrakech.
Infografía del museo de Yves Saint Laurent en Marrakech.

Yves Saint Laurent contará, a partir de octubre, con un doble museo dedicado a su memoria. El legado del modisto será expuesto en dos centros que abrirán sus puertas en octubre en París y Marrakech, las dos ciudades entre las que osciló la vida del diseñador, fallecido en 2008. El cofundador de la marca, Pierre Bergé, quien fuera compañero sentimental de Saint Laurent durante décadas, presentó este jueves en París el proyecto definitivo para las dos sedes. “Siempre he dicho que hay que transformar los recuerdos en proyectos. Es lo que hemos hecho con esta fundación. En 2017 se gira una página con la apertura de los dos museos”, expresó Bergé, de 86 años, que asistió al acto junto a su marido, el paisajista estadounidense Madison Cox, con quien contrajo matrimonio a finales de marzo.

El nuevo museo en París será inaugurado el 3 de octubre, durante la Semana de la Moda en la capital francesa, en la sede histórica de Saint Laurent en la avenida Marceau, que acogía a la Fundación Bergé-Saint Laurent desde 2002, el año en que el modisto anunció su retirada. Tras una renovación valorada en cinco millones de euros, este elegante palacete decimonónico reabrirá sus puertas convertido en un museo de 450 metros cuadrados. Contará con un espacio de exposición permanente y otro que acogerá muestras temporales, centradas tanto en la obra del diseñador como en la era dorada de la alta costura en París. El museo albergará parte de la colección de la marca, compuesta por 5.000 vestidos y 15.000 accesorios, además de millares de dibujos, esbozos y fotografías, y el mítico estudio de Saint Laurent, un santuario donde creó prendas que alteraron el curso de la historia de la moda.

La sede marroquí del museo será todavía más espectacular. En Marrakech, ciudad que enamoró a Saint Laurent a finales de los sesenta, Pierre Bergé ha ordenado construir un nuevo edificio en forma de prisma rectangular de terracota. Un conjunto de 4.000 metros cuadrados y ecos magrebíes que encargó al joven estudio parisino KO, formado por los arquitectos Olivier Marty y Karl Fournier, también responsables de la residencia de Bergé en Tánger. El empresario y mecenas prefirió encargarles el proyecto a ellos en lugar de recurrir a una estrella de la arquitectura. Más que un museo, será un centro cultural, que incluirá salas de exposiciones, una biblioteca con obras sobre moda y cultura bereber, un auditorio, una librería y un café. En total, un millar de prendas y objetos de la colección de Saint Laurent serán expuestos en Marrakech. La primera muestra temporal estará dedicada al pintor orientalista Jacques Majorelle, que dio nombre a los conocidos jardines que Saint Laurent y Bergé compraron en 1980, situados muy cerca de este nuevo museo.

Yves Saint Laurent, en su taller de París en 1991. ampliar foto
Yves Saint Laurent, en su taller de París en 1991.

La moda de los museos

Con este gesto contundente, la marca se suma a una tendencia cada vez más habitual en el sector de la moda: perennizar el patrimonio de las casas históricas de la alta costura metiéndolo entre las cuatro paredes de un museo. Marcas como Dior, Gucci o Valentino ya cuentan con espacios expositivos similares, siempre con el objetivo de subrayar su pedigrí. Otra estrategia paralela es la creación de centros de arte contemporáneo que llevan el nombre de una marca de lujo, como hizo Prada en Milán y Venecia, o Louis Vuitton en París, donde inauguró en 2014 la gran fundación erigida por Frank Gehry en el Jardín de Aclimatación de la capital francesa. A principios de este año, batió un récord de visitas con una muestra dedicada a la inigualable colección del industrial ruso Sergei Shchukin. Junto a esa exitosa fundación, Louis Vuitton abrirá un segundo museo en la capital francesa en 2020, que estará dedicado a la artesanía de lujo y expondrá costura, marroquinería, joyería y orfebrería en un edificio de los setenta restaurado por el mismo Gehry.