PORQUE LO DIGO YO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Flacas

A las personas muy delgadas les duele que se cuestione su salud y sus hábitos alimenticios

En imágenes como esta que cuelga en su Instagram (@therealsarahhyland), hay quien le pide disculpas por haber criticado su delgadez sin conocer que ha estado enferma.
En imágenes como esta que cuelga en su Instagram (@therealsarahhyland), hay quien le pide disculpas por haber criticado su delgadez sin conocer que ha estado enferma.

"Cómete una hamburguesa, que tienes la cabeza más grande que el cuerpo". La culpan de promover la anorexia con su delgadez, porque menudo ejemplo, porque ese cuerpo no puede ser sano. Le ha pasado a Sarah Hyland, actriz de la serie Modern Family. También a muchas mujeres anónimas.

Hay personas sanas que comen y no engordan, aunque parezca magia, y se saben juzgadas cuando se las mira con reprobación o lástima. Hay quien tiene un cuerpo flaco que no alteran los años, ni las alegrías o las penas. Hay quien engorda o adelgaza a raíz de una enfermedad.

A Sarah Hyland algunos comentaristas en Instagram le piden disculpas tras conocer que la intérprete ha pasado por problemas de salud. Creyó necesario dar una explicación sobre su pérdida de peso ante las acusaciones de abanderar trastornos de la alimentación.

Cada vez más personajes públicos se implican en la lucha pública contra la anorexia y la bulimia, que pasa por evitar el discurso de un cuerpo normativo único y por no someter a escrutinio cada kilo que gana o pierde una famosa o tu vecina.

Una mujer flaca, muy flaca, de las flacas de toda la vida, y muy sana me dice que está harta de que le pregunten si le pasa algo. Me dice que nos olvidamos de que estos cuerpos existen y pueden ser sanos y que, si se muestra molesta cuando cuestionan su alimentación, encima le sueltan que no se queje, que es flaca. Qué curioso que flaca y gorda, a veces palabras que hacen daño, sean a su vez apelativos cariñosos en muchas relaciones.

Sobre la firma

Lucía González

Jefa de Desarrollo de Audiencias de El PAÍS, ha sido coordinadora en 'Verne' y en la sección de local de Madrid. Antes trabajó en 'El Huffpost' y elmundo.es y se formó en las agencias EFE y Fax Press. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Analítica Digital por la escuela Kschool.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS