Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El renacer de los hoteles legendarios

Alojamientos míticos del mundo se someten a reformas multimillonarias para actualizarse y reinventarse.

  • MARRAQUECH MESTIZO  La Mamounia.  Fue un encargo del sultán Sidi Mohammed ben Abdallah para el casamiento de su heredero, el príncipe Mamoun, en el siglo XVIII. Dos siglos más tarde, aquel sencillo parque de ocho hectáreas de olivares floreció de nuevo para el esparcimiento de los prebostes de la Compañía de Vías Férreas de Marruecos. Nacía, en 1923, el palacio hotelero de La Mamounia.Los arquitectos Henri Prost y Antoine Marchisio fueron los encargados de un proyecto con raíces marraquechíes y un estilo art déco insólito en el continente africano. De todas partes del mundo llegaron artistas y hombres de negocios. Winston Churchill le confesó a Franklin D. Roosevelt durante una puesta de sol: “La Mamounia es el lugar más encantador del mundo”.En 2009, después de tres años de trabajo y 120 millones de euros, el hotel reabrió tras una remodelación confiada al francés Jacques García. Un ejercicio de restauración hispanoárabe modélico. Los salones antañones encierran hoy molduras estilizadas y mobiliario vanguardista. Pero lo perdurable en la memoria sigue siendo el sabor de sus cocinas: francesa, italiana, mediterránea y marroquí, cuyas evocaciones culinarias perfuman la terraza de arabismo.  Avenida Prince Moulay Rachid. Marraquech, Marruecos. +212 52 43 886 00. www.mamounia.com.
    1MARRAQUECH MESTIZO La Mamounia. Fue un encargo del sultán Sidi Mohammed ben Abdallah para el casamiento de su heredero, el príncipe Mamoun, en el siglo XVIII. Dos siglos más tarde, aquel sencillo parque de ocho hectáreas de olivares floreció de nuevo para el esparcimiento de los prebostes de la Compañía de Vías Férreas de Marruecos. Nacía, en 1923, el palacio hotelero de La Mamounia.Los arquitectos Henri Prost y Antoine Marchisio fueron los encargados de un proyecto con raíces marraquechíes y un estilo art déco insólito en el continente africano. De todas partes del mundo llegaron artistas y hombres de negocios. Winston Churchill le confesó a Franklin D. Roosevelt durante una puesta de sol: “La Mamounia es el lugar más encantador del mundo”.En 2009, después de tres años de trabajo y 120 millones de euros, el hotel reabrió tras una remodelación confiada al francés Jacques García. Un ejercicio de restauración hispanoárabe modélico. Los salones antañones encierran hoy molduras estilizadas y mobiliario vanguardista. Pero lo perdurable en la memoria sigue siendo el sabor de sus cocinas: francesa, italiana, mediterránea y marroquí, cuyas evocaciones culinarias perfuman la terraza de arabismo.

    Avenida Prince Moulay Rachid. Marraquech, Marruecos. +212 52 43 886 00. www.mamounia.com.

  • ETERNAMENTE MONUMENTAL Ritz de París. La elegancia es atributo de lo bello y sencillo, y el hotel Ritz de la plaza Vendôme lo demostró el 6 de junio de 2016, cuando reabrió sus puertas sin más difusión que un videoclip que llevaba la firma de Zoe Cassavetes, hija del cineasta John Cassavetes.Cuatro años de cierre y unas obras valoradas en 224 millones de euros evidenciaron que la edad no perdona, y menos en un monumento como este, diseñado por el hotelero suizo César Ritz para devenir, el 1 de junio de 1898, en el alojamiento más lujoso del mundo.
    2ETERNAMENTE MONUMENTALRitz de París.La elegancia es atributo de lo bello y sencillo, y el hotel Ritz de la plaza Vendôme lo demostró el 6 de junio de 2016, cuando reabrió sus puertas sin más difusión que un videoclip que llevaba la firma de Zoe Cassavetes, hija del cineasta John Cassavetes.Cuatro años de cierre y unas obras valoradas en 224 millones de euros evidenciaron que la edad no perdona, y menos en un monumento como este, diseñado por el hotelero suizo César Ritz para devenir, el 1 de junio de 1898, en el alojamiento más lujoso del mundo.
  •  Ritz de París. La remodelación ha correspondido al arquitecto Thierry W. Despont, que respetó la alfombra roja de la entrada y dio alas a un vestíbulo más espacioso, con ventanales a la plaza. El número de dormitorios se ha reducido a 142 de los 159 originales, 71 de ellos suites (a partir de 1.000 euros). Los espacios comunes vibran con el glamour de antaño, como el salón Proust, donde los huéspedes toman el té. Entre bóvedas retráctiles se aposentan el restaurante L’Espadon, cuyos fogones se nutren de la nueva escuela de cocina Ritz Escoffier, y el bar Vendôme, donde Cole Porter escribió el estribillo: “Even pekingeses in the Ritz do it  Let’s do it, let’s fall in love” (En el Ritz incluso los perros pequineses lo hacen  hagámoslo, enamorémonos).   15 Place Vendôme. París, Francia. +33 143 16 30 30. www.ritzparis.com.
    3Ritz de París.La remodelación ha correspondido al arquitecto Thierry W. Despont, que respetó la alfombra roja de la entrada y dio alas a un vestíbulo más espacioso, con ventanales a la plaza. El número de dormitorios se ha reducido a 142 de los 159 originales, 71 de ellos suites (a partir de 1.000 euros). Los espacios comunes vibran con el glamour de antaño, como el salón Proust, donde los huéspedes toman el té. Entre bóvedas retráctiles se aposentan el restaurante L’Espadon, cuyos fogones se nutren de la nueva escuela de cocina Ritz Escoffier, y el bar Vendôme, donde Cole Porter escribió el estribillo: “Even pekingeses in the Ritz do it / Let’s do it, let’s fall in love” (En el Ritz incluso los perros pequineses lo hacen / hagámoslo, enamorémonos).

    15 Place Vendôme. París, Francia. +33 143 16 30 30. www.ritzparis.com.

  • EL REFUGIO 'WELLNESS' DE LA 'JET SET'  Marbella Club. En 1947, el príncipe Alfonso de Hohenlohe compró un pinar de 180.000 metros cuadrados frente a la playa de Marbella como refugio vacacional para su familia. Movido por sus inquietudes empresariales, en 1954 lo transformó en el Marbella Club: un exclusivo hotel con 20 habitaciones, un bar y un comedor. Sus amistades, como James Stewart y Audrey Hepburn, miembros de casas reales y de la aristocracia inglesa, celebraban allí sus fiestas de verano. Cuando la Costa del Sol se consolidó como destino turístico internacional, la fama del club y su ubicación privilegiada lo situaron a la vanguardia de los hoteles de lujo y en las páginas de las revistas del corazón. La familia británica Shamoon, que compró el resort en 1993, puso en marcha una filosofía de reformas permanentes (con costes millonarios y confidenciales) para mantener el estatus de su clientela. Entre sus aportaciones está el Thalasso Spa, con tratamientos de lujo y piscina interior con vistas al mar.   Texto de Sara Cuesta
    4EL REFUGIO 'WELLNESS' DE LA 'JET SET' Marbella Club.En 1947, el príncipe Alfonso de Hohenlohe compró un pinar de 180.000 metros cuadrados frente a la playa de Marbella como refugio vacacional para su familia. Movido por sus inquietudes empresariales, en 1954 lo transformó en el Marbella Club: un exclusivo hotel con 20 habitaciones, un bar y un comedor. Sus amistades, como James Stewart y Audrey Hepburn, miembros de casas reales y de la aristocracia inglesa, celebraban allí sus fiestas de verano. Cuando la Costa del Sol se consolidó como destino turístico internacional, la fama del club y su ubicación privilegiada lo situaron a la vanguardia de los hoteles de lujo y en las páginas de las revistas del corazón. La familia británica Shamoon, que compró el resort en 1993, puso en marcha una filosofía de reformas permanentes (con costes millonarios y confidenciales) para mantener el estatus de su clientela. Entre sus aportaciones está el Thalasso Spa, con tratamientos de lujo y piscina interior con vistas al mar.

    Texto de Sara Cuesta

  •  Marbella Club. Lo que empezó como un paraíso para los allegados del príncipe Alfonso es hoy un enorme resort, decorado por el francés Jean-Pierre Martel, de 115 habitaciones (de 350 a 1.000 euros) y 13 villas de dos, tres y cinco dormitorios. La perla del complejo es Villa del Mar, reformada en 2014. Una mansión de 6.000 metros cuadrados, con mayordomo y doncella, que ronda los 30.000 euros por noche.El Marbella Club ha realizado además reformas para adaptarse a los dictados de la vida sana. Su restaurante ofrece un menú equilibrado, elaborado por la famosa nutricionista Amanda Hamilton, y ya está en marcha la construcción de un centro wellness con lujosos tratamientos y un restaurante saludable, que abrirán este verano.   Avenida del Príncipe Alfonso von Hohenlohe, sn. Marbella, España. +34 952 82 22 11.www.marbellaclub.com    Texto de Sara Cuesta
    5Marbella Club.Lo que empezó como un paraíso para los allegados del príncipe Alfonso es hoy un enorme resort, decorado por el francés Jean-Pierre Martel, de 115 habitaciones (de 350 a 1.000 euros) y 13 villas de dos, tres y cinco dormitorios. La perla del complejo es Villa del Mar, reformada en 2014. Una mansión de 6.000 metros cuadrados, con mayordomo y doncella, que ronda los 30.000 euros por noche.El Marbella Club ha realizado además reformas para adaptarse a los dictados de la vida sana. Su restaurante ofrece un menú equilibrado, elaborado por la famosa nutricionista Amanda Hamilton, y ya está en marcha la construcción de un centro wellness con lujosos tratamientos y un restaurante saludable, que abrirán este verano.

    Avenida del Príncipe Alfonso von Hohenlohe, s/n. Marbella, España. +34 952 82 22 11.www.marbellaclub.com

    Texto de Sara Cuesta

  • SUAVE RIVIERA FRANCESA Hôtel du Cap-Eden-Roc. En el agradable borde marítimo de la Riviera francesa, a mitad de camino entre Marsella y la frontera italiana, existe un gran, soberbio, hotel de color de rosa”. Así comienza la novela Suave es la noche, con la que F. Scott Fitzgerald hurga en las causas de la esquizofrenia que llevó a su mujer, Zelda, a ser hospitalizada en un sanatorio. No puede negarse que al escritor estadounidense de la llamada generación perdida le entusiasmaban los hoteles de lujo. El Hôtel du Cap-Eden-Roc, en Antibes, había sido construido unas décadas atrás por el fundador de Le Figaro, Hippolyte de Villemessant, como una residencia de escritores en busca de inspiración. En 1887, el italiano Antonio Sella adquirió la propiedad para transformarla en un hotel de gran lujo.
    6SUAVE RIVIERA FRANCESAHôtel du Cap-Eden-Roc.En el agradable borde marítimo de la Riviera francesa, a mitad de camino entre Marsella y la frontera italiana, existe un gran, soberbio, hotel de color de rosa”. Así comienza la novela Suave es la noche, con la que F. Scott Fitzgerald hurga en las causas de la esquizofrenia que llevó a su mujer, Zelda, a ser hospitalizada en un sanatorio. No puede negarse que al escritor estadounidense de la llamada generación perdida le entusiasmaban los hoteles de lujo. El Hôtel du Cap-Eden-Roc, en Antibes, había sido construido unas décadas atrás por el fundador de Le Figaro, Hippolyte de Villemessant, como una residencia de escritores en busca de inspiración. En 1887, el italiano Antonio Sella adquirió la propiedad para transformarla en un hotel de gran lujo.
  •  Hôtel du Cap-Eden-Roc. Ernest Hemingway frecuentó sus instalaciones junto a los Fitzgerald. Marc Chagall produjo varios bocetos en una de las 31 cabañas junto a la playa. Los Kennedy veranearon aquí en 1938. Marlene Dietrich y Orson Welles eran huéspedes asiduos.Las estrellas de la pantalla son hoy su clientela favorita, especialmente durante el Festival de Cannes, que se celebra a pocos kilómetros del hotel. Hace seis años se llevó a cabo su rejuvenecimiento, que costó 65 millones de euros. La reforma afectó a sus nueve hectáreas de jardines, con vistas al Mediterráneo y a las islas Lérins. Entre los más de 600 ejemplares del bosque interior destacan una glicina plantada hace dos siglos y un cedro de 600 años, además de una colección de 700 rosas que la propiedad se obligó a mantener a principios del siglo XX en homenaje a su protectora, Lady Onslow.  Boulevard JF Kennedy, BP 29. Cap d’Antibes, Francia.+33 493 61 39 01.www.hotel-du-cap-eden-roc.com.
    7Hôtel du Cap-Eden-Roc.Ernest Hemingway frecuentó sus instalaciones junto a los Fitzgerald. Marc Chagall produjo varios bocetos en una de las 31 cabañas junto a la playa. Los Kennedy veranearon aquí en 1938. Marlene Dietrich y Orson Welles eran huéspedes asiduos.Las estrellas de la pantalla son hoy su clientela favorita, especialmente durante el Festival de Cannes, que se celebra a pocos kilómetros del hotel. Hace seis años se llevó a cabo su rejuvenecimiento, que costó 65 millones de euros. La reforma afectó a sus nueve hectáreas de jardines, con vistas al Mediterráneo y a las islas Lérins. Entre los más de 600 ejemplares del bosque interior destacan una glicina plantada hace dos siglos y un cedro de 600 años, además de una colección de 700 rosas que la propiedad se obligó a mantener a principios del siglo XX en homenaje a su protectora, Lady Onslow.

    Boulevard JF Kennedy, BP 29. Cap d’Antibes, Francia.+33 493 61 39 01.www.hotel-du-cap-eden-roc.com.

  • UN ESCENARIO DE ESCÁNDALO Watergate Hotel. Junto al cierre del mítico Waldorf neoyorquino, la noticia más esperada en Estados Unidos es la reapertura de un hotel con un pasado escandaloso. Al norte de Washington, el complejo Watergate, formado por tres edificios residenciales, dos de oficinas y un hotel, protagonizó en junio de 1972 uno de los casos de espionaje político más relevantes del siglo XX, que acabó con la dimisión del presidente Richard Nixon en 1974 tras una investigación periodística de The Washington Post.Cuatro décadas después se reinaugura el Watergate con una reforma de 125 millones de dólares (unos 117 millones de euros). Excepto los jardines y la piscina, el diseño ha corrido a cargo del israelí Ron Arad, obsesionado por recuperar el glamour de los años en los que Andy Warhol celebraba allí fiestas multitudinarias. El nuevo Watergate cuenta con 336 habitaciones de lujo y dos suites presidenciales con baños de mármol cebra y vistas al río. Su precio es de 12.000 dólares (11.200 euros). A fin de no olvidar su historia, las tarjetas de acceso incluyen el lema “No hay necesidad de forzar la entrada”.  2650 Virginia Avenue. Washington DC, Estados Unidos. +1 844 617 1972.www.thewatergatehotel.com.
    8UN ESCENARIO DE ESCÁNDALOWatergate Hotel.Junto al cierre del mítico Waldorf neoyorquino, la noticia más esperada en Estados Unidos es la reapertura de un hotel con un pasado escandaloso. Al norte de Washington, el complejo Watergate, formado por tres edificios residenciales, dos de oficinas y un hotel, protagonizó en junio de 1972 uno de los casos de espionaje político más relevantes del siglo XX, que acabó con la dimisión del presidente Richard Nixon en 1974 tras una investigación periodística de The Washington Post.Cuatro décadas después se reinaugura el Watergate con una reforma de 125 millones de dólares (unos 117 millones de euros). Excepto los jardines y la piscina, el diseño ha corrido a cargo del israelí Ron Arad, obsesionado por recuperar el glamour de los años en los que Andy Warhol celebraba allí fiestas multitudinarias. El nuevo Watergate cuenta con 336 habitaciones de lujo y dos suites presidenciales con baños de mármol cebra y vistas al río. Su precio es de 12.000 dólares (11.200 euros). A fin de no olvidar su historia, las tarjetas de acceso incluyen el lema “No hay necesidad de forzar la entrada”.

    2650 Virginia Avenue. Washington DC, Estados Unidos. +1 844 617 1972.www.thewatergatehotel.com.