Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuera de la ley

El acoso de narcos a las fuerzas de seguridad en La Línea refleja una precariedad de recursos intolerable

Fardos de hachís intervenidos en la costa gaditana, en una foto de la Guardia Civil.
Fardos de hachís intervenidos en la costa gaditana, en una foto de la Guardia Civil. EFE

España sigue teniendo el dudoso mérito de liderar las incautaciones de cannabis y cocaína en toda Europa: el 66% de todo el hachís y el 35% del polvo blanco interceptados en el continente lo fueron en España, según el Informe Europeo sobre Drogas de 2016. Este país no es solo la gran puerta de entrada y tránsito a Europa de sustancias procedentes de América Latina y África, sino que se ha convertido en un consumidor creciente.

Luchar contra este fenómeno desde una geografía tan expuesta como la española es complicado. Tanto como accesible para las mafias capaces de burlar la vigilancia en las costas. Este domingo, las fuerzas de seguridad se vieron desbordadas en uno de los territorios preferidos por las bandas en el sur de España: La Línea de la Concepción (Cádiz). Decenas de personas que estaban alijando la droga procedente de una embarcación atacaron con piedras y ladrillos a tres agentes de la Guardia Civil y a dos policías. El acoso de los narcos repetía incidentes anteriores registrados en Sanlúcar de Barrameda y ponía en evidencia una precariedad de recursos intolerable. Los agentes denuncian falta de medios en una zona donde el contrabando es cotidiano y donde el paro sistémico alienta la atracción del narcotráfico como un medio rápido y fácil de ganar dinero. El 35% de la población de La Línea está en paro y los profesores han dado ya la voz de alarma sobre unos menores que a la pregunta sobre qué quieren ser de mayores responden: “Narco”.

Los últimos informes sobre drogas de la ONU muestran a España como epicentro de redes de cocacína procedente de América Latina y de heroína asiática que salta a Europa después de hacer escala en África Occidental. España debe redoblar la lucha contra el narcotráfico con suficientes recursos policiales y planes de desarrollo que impidan la existencia, como estamos viendo, de territorios con vocación de situarse al margen de la ley.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.