Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conducir bajo los efectos del alcohol

Pronto se cumplirán 12 años de la pérdida de mi hija. En este momento, estoy inmersa en el dolor de recordar su aniversario porque, por muchos años que pasen, mi corazón sigue roto. Yo no perdono al que mató a mi hija. No quiero sus cartas, aunque nunca me han llegado. No me consolaría que lo sintiera, aunque no dio muestras de ello. Nadie que maneje un coche puede decir que lo único que se plantea es que le paren en un control de alcoholemia. Un coche es un arma de matar (no hay nada más que ver los últimos actos terroristas) si no se conduce con todos los sentidos y responsabilidad. Y conducir con alcohol u otras drogas es también cometer un acto terrorista.— Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. Alcobendas (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.