Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es la Casa Tomada

En El Salvador, uno de los países más violentos del mundo, existe un lugar donde se impulsan proyectos de desarrollo innovadores que se ha hecho famoso

  • Hugo Rivera y Vanesa Castro, comparten vida y marca de diseño: “Chocoleche”. Les gusta explicar que se debe a que él es moreno y ella blanca. En un tienda, dentro de la Casa Tomada, exponen un mosaico de distintos productos de diseño, algunos realizados con material reciclado. Varios de ellos pertenecen a otros de diseñadores que empiezan y allí se forman. En la tienda se alquilan módulos a 25 dólares mensuales a los emprendedores que quieren desarrollar sus productos.
    1Hugo Rivera y Vanesa Castro, comparten vida y marca de diseño: “Chocoleche”. Les gusta explicar que se debe a que él es moreno y ella blanca. En un tienda, dentro de la Casa Tomada, exponen un mosaico de distintos productos de diseño, algunos realizados con material reciclado. Varios de ellos pertenecen a otros de diseñadores que empiezan y allí se forman. En la tienda se alquilan módulos a 25 dólares mensuales a los emprendedores que quieren desarrollar sus productos.
  • En el laboratorio de innovación y nuevas tecnologías de la Casa Tomada se les facilita a los emprendedores el acceso a tecnología de última generación, como una impresora 3D (en la imagen imprimiendo un diseño de código abierto). Se trabaja con licencias libres y de manera colaborativa.
    2En el laboratorio de innovación y nuevas tecnologías de la Casa Tomada se les facilita a los emprendedores el acceso a tecnología de última generación, como una impresora 3D (en la imagen imprimiendo un diseño de código abierto). Se trabaja con licencias libres y de manera colaborativa.
  • Karla Hernández coordina el área de electrónica libre en el lab. Estudia primer año de ingeniería biomédica. Proviene de un barrio y de una familia de escasos recursos. Con 23 años ya imparte conferencias sobre programación y software libre. Le gusta decir en sus charlas que el software es como el sexo: “Se disfruta mejor si es gratis y legal”. El lab le ha abierto un mundo de posibilidades. Sueña con una fundación para el mantenimiento y reparación de equipos sanitarios.
    3Karla Hernández coordina el área de electrónica libre en el lab. Estudia primer año de ingeniería biomédica. Proviene de un barrio y de una familia de escasos recursos. Con 23 años ya imparte conferencias sobre programación y software libre. Le gusta decir en sus charlas que el software es como el sexo: “Se disfruta mejor si es gratis y legal”. El lab le ha abierto un mundo de posibilidades. Sueña con una fundación para el mantenimiento y reparación de equipos sanitarios.
  • La Casa Tomada son 17 espacios “tomados” por emprendedores sociales, innovadores, artistas, diseñadores y una multitud de energías creativas. Estos espacios de cocreación, habitados desde 2012, fueron posibles gracias al apoyo del Centro Cultural de España en El Salvador y de un proyecto de cultura de paz financiado por la Unión Europea.
    4La Casa Tomada son 17 espacios “tomados” por emprendedores sociales, innovadores, artistas, diseñadores y una multitud de energías creativas. Estos espacios de cocreación, habitados desde 2012, fueron posibles gracias al apoyo del Centro Cultural de España en El Salvador y de un proyecto de cultura de paz financiado por la Unión Europea.
  • Enrique Alarcón está a cargo del espacio audiovisual y registra con su cámara la evolución de la Casa Tomada. Es el primer licenciado de una familia de origen humilde. Actualmente realiza un documental sobre la casa junto al cineasta salvadoreño André Guttfreund, el único salvadoreño galardonado con un Oscar, que también gestiona en la Casa Tomada la Asociación de Cineastas ASCINE.
    5Enrique Alarcón está a cargo del espacio audiovisual y registra con su cámara la evolución de la Casa Tomada. Es el primer licenciado de una familia de origen humilde. Actualmente realiza un documental sobre la casa junto al cineasta salvadoreño André Guttfreund, el único salvadoreño galardonado con un Oscar, que también gestiona en la Casa Tomada la Asociación de Cineastas ASCINE.
  • Lidy y el Negro Malakalle, eran una pareja de malabaristas. A raíz de su encuentro con otros grupos en La Casa Tomada, se unieron al colectivo artístico Vacilarte que ha hecho emerger el potencia artístico de los jóvenes del barrio de Las Palmas. Ahora son gestores de cultura comunitaria. “En el barrio mucha gente está resentida con los medios de comunicación por el excesivo amarillismo de las noticias que dan de nuestros vecinos”, dice Lidy.
    6Lidy y el Negro Malakalle, eran una pareja de malabaristas. A raíz de su encuentro con otros grupos en La Casa Tomada, se unieron al colectivo artístico Vacilarte que ha hecho emerger el potencia artístico de los jóvenes del barrio de Las Palmas. Ahora son gestores de cultura comunitaria. “En el barrio mucha gente está resentida con los medios de comunicación por el excesivo amarillismo de las noticias que dan de nuestros vecinos”, dice Lidy.
  • El colectivo Vacilarte, vecinos del barrio de Las Palmas trabaja en conjunto con el colegio de la comunidad en talleres de percusión para jóvenes de diferentes edades.
    7El colectivo Vacilarte, vecinos del barrio de Las Palmas trabaja en conjunto con el colegio de la comunidad en talleres de percusión para jóvenes de diferentes edades.
  • Lidy Malakalle en el barrio. “Las mujeres han sido la clave para entrar en la comunidad”, según Fernando Fajardo, promotor de la Casa Tomada, en su etapa  como director del Centro Cultural de España en El Salvador. Sin ellas, no hubiéramos podido trabajar allí dentro.
    8Lidy Malakalle en el barrio. “Las mujeres han sido la clave para entrar en la comunidad”, según Fernando Fajardo, promotor de la Casa Tomada, en su etapa como director del Centro Cultural de España en El Salvador. Sin ellas, no hubiéramos podido trabajar allí dentro.
  • Casi nadie lo conoce ya por su nombre real, Samuel, sino por el artístico: Snif. Un cantante de hip hop. Tiene 23 años y nació con la rima en las venas. Vive en el barrio Mariona, donde se ubica uno de los penales más terribles de El Salvador. Snif ha encontrado en el hip hop una forma de denuncia social, y de sacar a otros jóvenes de la violencia. “Un cantante de hip hop más, es un delincuente menos”, dice.
    9Casi nadie lo conoce ya por su nombre real, Samuel, sino por el artístico: Snif. Un cantante de hip hop. Tiene 23 años y nació con la rima en las venas. Vive en el barrio Mariona, donde se ubica uno de los penales más terribles de El Salvador. Snif ha encontrado en el hip hop una forma de denuncia social, y de sacar a otros jóvenes de la violencia. “Un cantante de hip hop más, es un delincuente menos”, dice.
  • No hay concierto donde no le pidan a Snif su canción de cabecera: “Barrio”, incluida en su primer EP, titulado Te lo cuento. En “Barrio” cuenta su propia historia y la de sus vecinos: “conozco campeones mundiales que han salido a la luz de las zonas marginales”.
    10No hay concierto donde no le pidan a Snif su canción de cabecera: “Barrio”, incluida en su primer EP, titulado Te lo cuento. En “Barrio” cuenta su propia historia y la de sus vecinos: “conozco campeones mundiales/ que han salido a la luz de las zonas marginales”.
  • Doña Angelita trabaja junto a Beatriz Alcaide en la cafetería de La Casa Tomada, el punto neurálgico donde confluyen todos los espíritus creativos que la habitan. Vive en el barrio de Las Palmas, célebre por ser donde se hacinan 10.000 personas en un entorno muy pobre y haber sido centro de la mara 18. Varias mujeres de la comunidad trabajan y ayudan a conectar la Casa con el barrio. rnrn
    11Doña Angelita trabaja junto a Beatriz Alcaide en la cafetería de La Casa Tomada, el punto neurálgico donde confluyen todos los espíritus creativos que la habitan. Vive en el barrio de Las Palmas, célebre por ser donde se hacinan 10.000 personas en un entorno muy pobre y haber sido centro de la mara 18. Varias mujeres de la comunidad trabajan y ayudan a conectar la Casa con el barrio.
  • Snif  se autodenomina “este bichito del Mariona”, el nombre de su barrio. Ha ayudado a reducir el estigma contra los cantantes de su género y contra el mundo de los grafiteros. El día más feliz: cuando vio a su familia entrar a un “toque” (un concierto) suyo a oírle cantar.rnrn
    12Snif se autodenomina “este bichito del Mariona”, el nombre de su barrio. Ha ayudado a reducir el estigma contra los cantantes de su género y contra el mundo de los grafiteros. El día más feliz: cuando vio a su familia entrar a un “toque” (un concierto) suyo a oírle cantar.