Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kate Winslet fue víctima de acoso escolar: “Se rieron de mí y me encerraron en un armario”

La actriz ha relatado su experiencia para que sirva como motivación a los jóvenes

Kate Winslet durante su discurso en WE Day UK, el pasado 22 de marzo.
Kate Winslet durante su discurso en WE Day UK, el pasado 22 de marzo. Redferns

"Siempre me estaba comparando con los demás. Me acosaron en el colegio", ha revelado Kate Winslet, de 41 años, en el inspirador discurso que ofreció el pasado miércoles en Londres en el marco de WE Day UK, un ciclo de conciertos intercalados por conferencias de personajes que promueven cambios sociales. La ganadora de un Oscar ha querido que su historia real sirva de ejemplo a los jóvenes que atraviesan una situación parecida. 

"Me llamaban Blubber. Se reían de mí porque quería ser actriz. Me encerraron en un armario", ha contado Winslet, madre de tres niños —Mia Honey Threapleton (16 años), Joe Alfie Winslet Mendes (13) y Bear Blaze Winslet (3)—. 

En la actualidad, la intérprete es uno de los mayores talentos de Hollywood, pero la británica ha explicado que no siempre fue así. Ha afirmado que pronto se dio cuenta de que su físico no encajaba con los cánones de la industria, provocando que tuviera que enfrentarse a muchos rechazos. "No era la más guapa y me dijeron que sería afortunada si conseguía papeles de gordas. Me decían que no era lo que estaban buscado. Esta falta de amabilidad me hizo sentir horrenda", dijo a los oyentes de su discurso. 

"Nunca tuve un cuerpo perfecto y muy raramente escuché algo positivo así que empecé a sentirme incómoda en mi propia piel. Fue duro, quería renunciar. 'Tal vez debería replantearme esto de la actuación', me dije a mí misma, pero era mi pasión y me hacía feliz", continuó la protagonista de Titanic

Sin embargo, creer en sí misma fue lo que le dio las fuerzas necesarias a Winslet para perseverar con la actuación. "Pero nadie podía robarme la felicidad así que tuve que cavar profundamente y ser fuerte. Ya había recibido suficientes comentarios sobre lo mal que me veía, ya tenía suficiente con eso de que no encajaba en un molde. Quería ser actriz, y nada iba a detenerme", ha dicho la actriz. 

Y su truco fue no renunciar nunca a su sueño: "Tuve que ignorar los comentarios negativos. Tuve que creer en mí misma. Tuve que elegir ponerme de pie y trabajar duro. Vosotros debéis ser indestructibles con aquello que amáis y creer que os lo merecéis", ha expresado Winslet, quien habló de uno de sus papeles más gloriosos, Rose en Titanic. "Un buen día me seleccionaron para ser Rose en Titanic; la candidata más improbable. Kate de la tienda de sándwiches en Reading [el pueblo de Inglaterra donde nació Winslet] actuando en una de las mayores películas que nunca se hayan rodado. Puedes ser de cualquier sitio y puedes hacer cualquier cosa, creételo. Es posible que superes tus miedos. '¿Qué pasa si caigo?' ¡A quién le importa! Se tu mismo", contó. 

Y, para terminar, Winslet aseguró que aprendió a aceptar todas sus imperfecciones y a no pedir perdón por ser como es: "Esto es lo que soy, mi yo verdadero, Kate, de Reading".