Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robin Thicke, acusado de abuso, adicción e infidelidad

La actriz Paula Patton, exesposa del cantante, ha conseguido una orden de alejamiento del productor musical para ella, su madre y su hijo

Robin Thicke y Paula Patton en la fiesta Vanity Fair de los Oscar 2012.
Robin Thicke y Paula Patton en la fiesta Vanity Fair de los Oscar 2012.

Un juez de Los Ángeles (EE UU) dictó este jueves una orden de alejamiento contra el cantante Robin Thicke, después de que su exesposa Paula Patton lo acusara de violencia doméstica. Además, La actriz ha solicitado la custodia completa del hijo de ambos, de 6 años. Aunque la decisión sigue en manos del juez, de momento es la actriz de Misión Imposible la que tiene la potestad del pequeño hasta que se celebre la vista del juicio, el próximo 24 de febrero. 

Según unos papeles de la corte donde se ha celebrado el juicio y que ha obtenido la revista People, Patton, de 41 años, solicitó la orden de alejamiento el pasado miércoles en la que pedía que su exesposo no pudiera acercarse a menos de 90 metros de ella, su madre y su hijo. 

"[Patton] tiene una aprehensión razonable sobre que su exesposo pueda infligirle alguna lesión física a ella y a su hijo", escribe la abogada Larry Bakman en la solicitud. Además de esta petición, la exesposa del cantante le acusa de abuso físico y emocional, de infidelidad y de adicción a las drogas y al alcohol. 

La letrada que defiende al hijo del fallecido actor Alan Thicke ha respondido a las acusaciones en un comunicado dirigido a People: "Paula nunca reportó ninguna violencia doméstica hasta que estuvo en una posición que contemplaba la violación del acuerdo de custodia. El DCFS [Departamento de Infancia y Servicios Familiares] pidió un test de drogas a Paula y a Robin. Robin estuvo de acuerdo y se sometió a la prueba, sin embargo Paula no. Ella está tratando de acusarle de cualquier cosa para hacerle daño, pero el objetivo de Robin es su hijo", explica. 

Sin embargo, en 2014, cuando acusaron a Robin Thicke y a Pharrell Williams de plagiar el tema Blurred Lines, el propio productor musical reconoció que cuando se grabó la canción se limitó a poner la voz, que estaba drogado y que el trabajo ya estaba hecho cuando llegó su parte. “Para ser sincero, esa es la única parte en la que… Estaba colocado de Vicodin y alcohol cuando me presenté en el estudio”, dijo Thicke en su declaración.

La denuncia de Patton, de 52 páginas, alega que Thicke, de 39 años, "tiene un temperamento fuerte y puede ser volátil e veces". Además, detalla una serie de episodios de abusos. En uno de ellos, sucedido cerca del cumpleaños de su hijo en abril de 2013, la actriz explica que le observó teniendo un comportamiento inapropiado con su masajista: "Robin se enfureció tanto porque yo había interrumpido su masaje que tiró abajo la puerta cerrada con llave". Un poco más abajo de la declaración se lee que "Robin se volvió físicamente violento conmigo. Me empujó y me pateó". 

El productor musical y su exesposa terminaron con su divorcio en 2015 y, según los términos de la custodia de su hijo, Thicke pasaría todas las noches del jueves, viernes y sábado con Julian. La intérprete siempre mantuvo que la separación había sido amistosa, hasta ahora. Fue a comienzos de este mes cuando presentó la denuncia en la que decía que se estaba preocupando por el consumo de drogas y alcohol de Thicke y los castigos que utilizaba para disciplinar al pequeño Julian. Específicamente, dijo que creía que estaba siendo muy duro y haciendo que su hijo se asustara de su padre.