Subjetivamente
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Poetas y melenas

Lo que ya no se lleva son las melenas, o 'melenias'. Bibiana se cortó la suya y está di-vi-na

 Barack Obama, el día de Acción de gracias en el despacho Oval.
Barack Obama, el día de Acción de gracias en el despacho Oval.The White House

Modas y antimodas a ambos lados del charco

En un mundo cada vez más prosaico se lleva la poesía. Años, o siglos después, una nueva generación de poetas, y especialmente, de lectores de poesía, está haciendo el milagro. Nacen y crecen pequeñas editoriales que publican un género que parecía en declive, y la gente lo lee gracias a editores y poetas como Elena Medel y su editorial La Bella Varsovia, Elvira Sastre y el libro que presentará este mes La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida, o el reciente y tristemente desaparecido José Ignacio Montoto. Mientras haya poetas y poesía, hay esperanza.

Adiós a las ‘melenias’

Y de la danza al crimen, frase robada sin ninguna poesía a Bibiana Fernández, que la usa, como la mayoría de sus expresiones, magistralmente. Lo que ya no se lleva son las melenas, o melenias. Bibiana se cortó la suya y está di-vi-na, de gira con Manuel Bandera, y Mario y Alaska por los teatros españoles. Casi olvidada en las redes la polémica del #nomelaniahair de Olivia Wilde, la melena larga y ondulada es el distintivo de un tipo de mujer del que muchas prefieren desmarcarse.

Nueva York, y sus poetas

Algunos hombres también están hartos de tener que vestir cortados por el mismo patrón en plena eclosión de la mezcla de masculino y femenino. Barack Obama se atrevió con los mom jeans: esos vaqueros de madre que hacen tipo de botijo, y que Michelle Obama tiró muy acertadamente a la basura. Él y otros caballeros norteamericanos — incluido el presidente electo, fan de los trajes de 6.000 dólares— podrán inspirarse en el poeta andaluz de la moda Alejandro Gómez Palomo. A sus 24 años y con solo dos colecciones desfilará a principios de febrero en la semana de la Moda de Nueva York, invitado por la CFDA, la Asociación de Diseñadores de Moda de América. A eso se le llama llegar y besar al santo Palomo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS