Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las hijas de Bush explican a las de Obama cómo salir de la Casa Blanca

Las mellizas aconsejan en una emotiva carta en 'Time' a Malia y Sasha como ser "exprimeras niñas"

Foto de Jenna y Barbara, en mayo de 2012.
Foto de Jenna y Barbara, en mayo de 2012. AP

Las hijas mellizas de George W. Bush, antecesor en la Casa Blanca de Barack Obama, han escrito una carta a Malia y Sasha, las hijas del aún presidente de Estados Unidos, en la que les dan consejos y aliento para afrontar su nuevo papel como "ex primeras hijas", un rol para el que "no hay manuales". Por eso Jenna y Barbara Bush, ambas de 35 años, dan un consejo a sus sucesoras en la misiva publicada en la revista Time: "Tomad todo lo que habéis visto, a las personas que habéis conocido y las lecciones que aprendisteis y dejad que todo eso os ayude y os guíe para lograr cambios positivos: estamos seguras de que así lo haréis".

La larga misiva comienza con el recuerdo de cuando Bárbara, cofundadora y consejera delegada de Global Health Corporation, y Jenna, que trabaja en el programa Today, recibieron a Malia (ahora de 17 años), y Sasha (14), para mostrarles la Casa Blanca. "Malia y Sasha, hace ocho años, un frío día de noviembre, os saludamos en los escalones de la Casa Blanca. Vimos brillar vuestros ojos al ver vuestro el nuevo hogar [...] [os enseñamos] el dormitorio Lincoln y las habitaciones que una vez fueron las nuestras; os presentamos a toda la gente que se dedica a convertir esta histórica casa en un hogar -la florista, el jardinero y los mayordomos [...] Cuando os deslizasteis por la barandilla del solarium, vuestra diversión y risas nos contagiaron". Y les cuentan cómo las han visto pasar estos ocho años: "Os hemos visto crecer de niñas a jóvenes impresionantes con gracia y ligereza".

Las mellizas les recuerdan el bagaje que han adquirido las hijas de Michelle y Barack con los viajes que han hecho por el mundo, los lugares que han visitado (desde la celda de Nelson Mandela a Liberia o Marruecos), las personas que han conocido en las cenas de Estadio y también lo que han aprendido de quienes les han servido fielmente durante su estancia en la Casa Blanca.

La familia Obama al completo, en agosto pasado en la base aérea de cabo Cod en Massashusetts.
La familia Obama al completo, en agosto pasado en la base aérea de cabo Cod en Massashusetts. AFP

En especial les piden que no se olviden del Servicio Secreto (la sombra de los presidentes y sus familias), que para las hermanas Bush sido fundamentales en sus vidas: "Estuvieron en nuestras primeras citas, en nuestras primeras veces, en nuestros compromisos e incluso en nuestra luna de miel. Sabemos que no siempre fue fácil -nosotras cuatro éramos adolescentes seguidas por hombres con mochilas- , pero ellos siempre antepusieron sus vidas para protegernos".

Pero, después de tanto recuerdo y experiencias compartidas, las hijas y nietas de presidente avisan a Malia y Sasha: "Ahora estáis a punto de uniros a un raro club: el de las ex primeras niñas, una posición que no habéis buscado y para la que no hay manuales. Pero tenéis mucho que esperar del futuro. Vosotras vais a escribir la historia de vuestras propias vidas, más allá de la sombra de vuestros padres pero con la experiencia de estos ocho años".

"Disfrutad de la universidad. Como la mayoría de la gente sabe, nosotras lo hicimos. Y ya no tenéis que llevar más el peso del mundo sobre vuestros hombros. Explorad vuestras pasiones. Aprended quiénes sois. Equivocaos, tenéis permiso", les aconsejan.

Más información