Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huéspedes, además de refugiados

En el Hotel City Plaza de Atenas, un grupo de activistas apoya a quienes han huido de la guerra y la violencia en sus países y se encuentran con una Europa cerrada

  • El Hotel City Plaza, en Atenas, se ha convertido en digno refugio de 400 personas que han huido de la violencia y la guerra en sus países. Voluntarios y activistas gestionan el lugar junto con los huéspedes. El establecimiento tiene luz y agua corriente, pero no agua caliente.
    1El Hotel City Plaza, en Atenas, se ha convertido en digno refugio de 400 personas que han huido de la violencia y la guerra en sus países. Voluntarios y activistas gestionan el lugar junto con los huéspedes. El establecimiento tiene luz y agua corriente, pero no agua caliente.
  • Voluntarios en la entrada principal del hotel. Su lema: 'Vivimos juntos, la solidaridad ganará'.
    2Voluntarios en la entrada principal del hotel. Su lema: 'Vivimos juntos, la solidaridad ganará'.
  • Rabi, un voluntario y huésped sirio, apunta una de las actividades para el jueves en la puerta del comedor principal.
    3Rabi, un voluntario y huésped sirio, apunta una de las actividades para el jueves en la puerta del comedor principal.
  • Hoy en la cocina es el turno de Wahid, afgano de 28 años. Se hospeda en el hotel con su esposa Bahare, iraní de 24. Es escritora y ha venido a Europa para escribir y publicar su obra de manera libre.
    4Hoy en la cocina es el turno de Wahid, afgano de 28 años. Se hospeda en el hotel con su esposa Bahare, iraní de 24. Es escritora y ha venido a Europa para escribir y publicar su obra de manera libre.
  • Salah, de 24 años, recoge los platos de la habitación que comparte con su hermano y su madre. Fue criado en Alepo con sus cinco hermanos. Desde que nació, Salah tiene una discapacidad física.
    5Salah, de 24 años, recoge los platos de la habitación que comparte con su hermano y su madre. Fue criado en Alepo con sus cinco hermanos. Desde que nació, Salah tiene una discapacidad física.
  • Fatima nació y se crió en Shalkyh Al Hadid, un pequeño pueblo al norte de Siria. Se mudó con su familia a Alepo, donde tubo seis hijos. A dos de ellos se les ha concedido asilo en Estados Unidos y en Alemania. Los otros dos siguen en campos militarizados para refugiados en Grecia. Salah, de 24 años, y Mustafa, de 34 años, viven con ella en el Hotel.
    6Fatima nació y se crió en Shalkyh Al Hadid, un pequeño pueblo al norte de Siria. Se mudó con su familia a Alepo, donde tubo seis hijos. A dos de ellos se les ha concedido asilo en Estados Unidos y en Alemania. Los otros dos siguen en campos militarizados para refugiados en Grecia. Salah, de 24 años, y Mustafa, de 34 años, viven con ella en el Hotel.
  • Fatima padece hepatitis C y diabetes, enfermedades que serían difíciles de llevar en un campo para refugiados al aire libre. En el hote, guarda la insulina en el minibar, y además, gracias al sistema de salud público griego puede tener sus medicamentos de manera gratuita.
    7Fatima padece hepatitis C y diabetes, enfermedades que serían difíciles de llevar en un campo para refugiados al aire libre. En el hote, guarda la insulina en el minibar, y además, gracias al sistema de salud público griego puede tener sus medicamentos de manera gratuita.
  • Es la hora de la comida y Fatima (izquierda) tiene visita, mientras Mustafa (derecha) descansa en la cama de la habitación. “Tuvimos que irnos de Alepo en 2013 para ir a Afrin, dónde vivimos en un campo para refugiados sirios durante un año. Después fuimos a Turquía y allí trabajamos bajo muy malas condiciones”, recuerda el hijo de Fatima.
    8Es la hora de la comida y Fatima (izquierda) tiene visita, mientras Mustafa (derecha) descansa en la cama de la habitación. “Tuvimos que irnos de Alepo en 2013 para ir a Afrin, dónde vivimos en un campo para refugiados sirios durante un año. Después fuimos a Turquía y allí trabajamos bajo muy malas condiciones”, recuerda el hijo de Fatima.
  • Salah repasa sus deberes de inglés en su habitación.
    9Salah repasa sus deberes de inglés en su habitación.
  • Salah, junto con otros huéspedes, asiste a una de las clases de inglés impartidas por los voluntarios del hotel. Antes de que llegara al City Plaza, apenas hablaba este idioma. Ahora se comunica con facilidad en la lengua de Shakespeare gracias a este tipo de actividades.
    10Salah, junto con otros huéspedes, asiste a una de las clases de inglés impartidas por los voluntarios del hotel. Antes de que llegara al City Plaza, apenas hablaba este idioma. Ahora se comunica con facilidad en la lengua de Shakespeare gracias a este tipo de actividades.
  • Después de afrontar condiciones extremas en campos de refugiados griegos --como calor, falta de agua corriente o verse obligados a compartir con más personas un pequeño espacio--, los refugiados encuentran seguridad, privacidad y tranquilidad en el Hotel City Plaza.
    11Después de afrontar condiciones extremas en campos de refugiados griegos --como calor, falta de agua corriente o verse obligados a compartir con más personas un pequeño espacio--, los refugiados encuentran seguridad, privacidad y tranquilidad en el Hotel City Plaza.
  • “Después de rezar me siento renovada, más en paz, con más fuerza que antes”, comenta Fatima. Mientras tanto, su marido está en Siria ayudando al ejército kurdo.
    12“Después de rezar me siento renovada, más en paz, con más fuerza que antes”, comenta Fatima. Mientras tanto, su marido está en Siria ayudando al ejército kurdo.
  • Un niño juega en el salón principal del City Plaza. En el hotel, 185 de los 400 huéspedes son menores.
    13Un niño juega en el salón principal del City Plaza. En el hotel, 185 de los 400 huéspedes son menores.
  • Los niños ven una película en farsi en el salón principal. Esta iniciativa, liderada por una activista y voluntaria española, ha logrado crear un programa que mantiene a los niños ocupados todo el día con cine, clases de gramática o educación física.
    14Los niños ven una película en farsi en el salón principal. Esta iniciativa, liderada por una activista y voluntaria española, ha logrado crear un programa que mantiene a los niños ocupados todo el día con cine, clases de gramática o educación física.
  • En el último piso del Hotel City Plaza, dos niños han construido una cabaña y se divierten en ella.
    15En el último piso del Hotel City Plaza, dos niños han construido una cabaña y se divierten en ella.