Isabel II deja el palacio de Buckingham por Navidad

Con un día de retraso por motivos de salud, la reina británica y su esposo han viajado en helicóptero hasta Sandringham

La reina Isabel.
La reina Isabel.BEN STANSALL (AFP)
Más información
Lucha de poder en casa de Isabel II
Felipe de Edimburgo 95 años, 69 junto a Isabel II
Los vestidos de Isabel II

Las alarmas sobre la salud de Isabel II se encendieron ayer cuando saltó la noticia de que la reina británica y su esposo, el duque de Edimburgo, habían retrasado por un fuerte resfriado su viaje de cada Navidad a Sandringham. Probablemente aún sin estar recuperados, pero con la intención de acallar los rumores, este jueves ambos han retomado sus planes y han salido del palacio Buckingham camino a su residencia al norte de Inglaterra para pasar las vacaciones navideñas.

Lo que puede ser una muestra de que no están recuperados del todo es que en esta ocasión han realizado el viaje en un helicóptero que ha sido visto abandonando su residencia oficial. En los años anteriores Isabel de Inglaterra hace este viaje siempre en tren desde la estación londinense de King’s Cross hasta King’s Lynn, cercana a su finca en el condado de Norfolk. “Puedo confirmar que la reina y el duque de Edimburgo han abandonado el palacio y están viajando hacia Sandringham”, ha confirmado un portavoz de palacio, que no ha dado más detalles sobre el estado de salud de Isabell II y Felipe de Edimburgo.

El helicóptero con la reina Isabel y el duque de Edimburgo a bordo que ha abandonado esta mañana el palacio de Buckingham camino a Sandringham
El helicóptero con la reina Isabel y el duque de Edimburgo a bordo que ha abandonado esta mañana el palacio de Buckingham camino a SandringhamPETER NICHOLLS (REUTERS)

La preocupación por la salud de la soberana más longeva de la historia de Reino Unido se acrecentó ayer porque justo el día anterior anunció su renuncia a 25 cargos honoríficos con la intención de empezar 2017, cuando cumplirá 91 años, con una agenda oficial menos cargada —lo mismo que hizo su marido el pasado mes de mayo—. Su cargo en fundaciones como la de Wimbledon recaerán a partir del año que viene en otros miembros de la familia real británica, como su hijo Carlos de Inglaterra o Kate Middleton, esposa de su nieto el príncipe Guillermo.

El lunes, la monarca y su consorte ejercieron como anfitriones en la tradicional comida navideña de la familia real en Londres, a la que asistieron, entre otros, el príncipe Guillermo y su esposa con sus dos hijos y el príncipe Enrique. Está previsto que, como todos los años, se vea a los monarcas acudir a misa el día de Navidad. Esa suele ser una ocasión especial en la que los vecinos de Sandringham ven a la reina y a otros miembros de la familia real británica de cerca, llegando incluso a hablar con ellos.

La reina Isabel y su marido, en el balcón del palacio de Buckingham el pasado junio.
La reina Isabel y su marido, en el balcón del palacio de Buckingham el pasado junio.JUSTIN TALLIS (AFP)
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS