Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aclaración

Sobre la noticia titulada El cazador se hace viejo, publicada el 15 de noviembre, el director de la Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural, Óscar Beltrán, querría hacer una matización. En dicho artículo se entrecomilla una declaración suya: “por eso ahora se ven tantos conejos y perdices en Madrid y Barcelona”. Eso no se corresponde exactamente con lo declarado por el señor Beltrán. Él explica que la disminución de cazadores, que son los que en la práctica conservan el campo día a día, ha provocado la disminución de especies de caza menor, como la perdiz en el ámbito rural, y el aumento de especies de caza mayor como el jabalí en perímetros urbanos. En el primer caso por las medidas que los cazadores tomaban para su supervivencia, en el segundo por el control de estas especies que llevaban a cabo.— Javier Álvarez Amaro. Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.