Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El museo de penes más grande del mundo existe y está en Islandia

La peculiar colección cuenta con más de 280 ejemplares y sí, también tienen de humano

Este museo islandés cuenta con 280 ejemplares de penes pertenecientes a 91 especies diferentes.

No es que a Islandia le hagan falta muchas más atracciones turísticas. Sus imponentes paisajes, su naturaleza volcánica o el sol de medianoche la hacen ocupar un puesto privilegiado en las recomendaciones de viajes. Por no hablar de la curiosidad que genera esta isla por haber llevado a los tribunales a su primer Ministro debido a sus responsabilidades durante la crisis económica -aunque finalmente le declararan inocente de tres de los cuatro cargos- o por la actuación histórica de su selección de fútbol en la pasada Eurocopa. Pero lejos de conformarse con estos dones, los islandeses poseen uno de los más peculiares museos que existen. Uno que empezó como una broma y que ahora se ha convertido en el museo de penes más grande del mundo. La colección, no los penes.

La tienda del museo tiene a la venta todo tipo de objetos con forma de falo. En la imagen, una lámpara de madera con forma de pene.
La tienda del museo tiene a la venta todo tipo de objetos con forma de falo. En la imagen, una lámpara de madera con forma de pene.

Aunque su pieza estrella, y la que abre la colección, tiene nada más y nada menos que 1,70 metros. O lo que es lo mismo, la altura media de las mujeres letonas, las que ocupan la primera posición mundial en lo que a altura se refiere. Este falo, debidamente conservado en formol, pertenecía a un cachalote y es solo uno de los más de 280 penes o partes de pene que componen este particular museo. Hay de 17 tipos de ballenas, de osos polares, morsas y así hasta 91 especies diferentes. Y ante la pregunta del millón, el propio museo en su página web responde: “El museo ha tenido la suerte de obtener la promesa de recibir cuatro especímenes certificados de Homo Sapiens”. Uno de ellos, perteneciente a un donante islandés de 96 años, ya llegó, según afirma el hijo del creador del museo a Independent.

Este peculiar establecimiento nació en 1997. Sigurdur Hjartarson, profesor de Historia y de español, había recibido años antes un látigo hecho del pene de un toro. Este curioso regalo fue el primero de su colección de falos, que se fue ampliando con los años cuando amigos y familiares fueron obsequiándole con otras piezas hasta llegar a las 62 con las que abrió esta faloteca en el verano del 97. En 2011 contaban ya con 13.000 visitantes de los que se encarga ahora el hijo de Hjartarson, conservador del museo que abandonó su trabajo como jefe de logística para dedicarse a esta colección a tiempo completo. Cuentan también con una tienda en la que puede adquirirse libros, tazas, imanes, condones de diseño o peculiares peluches con forma, como no, de pene.

El museo decidió honrar a la selección islandesa de balonmano, que ganó la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Pekin de 2008, con esta recreación de los penes de sus jugadores.
El museo decidió honrar a la selección islandesa de balonmano, que ganó la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Pekin de 2008, con esta recreación de los penes de sus jugadores.

Pero no solo atesoran ejemplares reales, además del valor biológico de algunos de ellos, esta singular exposición cuenta con recreaciones humorísticas de lo que serían los falos de personajes famosos como Hitler, Einstein o el maltrecho miembro de John Bobbit -mutilado por su mujer-, así como de gnomos, elfos y, atención, de la selección islandesa de balonmano que se hizo con la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008. Desconocemos si se están planteando hacer lo mismo con la de fútbol después de llegar a cuartos de final en la Eurocopa de Francia. Como dirían los aficionados: Áfram Ísland ("Vamos Islandia").

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información