Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

#TodosSomosChenoa o la ‘cobra’ de la vida

Análisis punto por punto de uno de los momentos televisivos del año

Bisbal y Chenoa en el momento previo a LA cobra
Bisbal y Chenoa en el momento previo a LA cobra

Día 1 D.C. O mejor dicho: día 1 después de LA cobra. Los rumores sitúan ahora mismo a Chenoa pagando fantas en un bar de Barcelona. Ubiquémonos. Así empezó todo:

El concierto de este lunes en la ciudad condal de OT: El Reencuentro pasará a la historia por la canción de Escondidos de Bisbal y Chenoa. Ella. Él. Juntos. Otra vez. Ese minuto y medio final y sus consecuencias piden una abstención técnica general en España. Todas las parejas deberán rendir cada día un minuto de silencio en su honor. Es más, las que vayan a ir al altar deberán someterse a una nueva pregunta por el sacerdote: ¿Prometes serle fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad y hacerle la cobra cada 31 de octubre?

El sigiloso, sutil, bello e incómodo movimiento de cuello de Chenoa recordaba a una jirafa en peligro de extinción en la sabana. Sola, desierta, observando un manjar en lo alto de un árbol... al que no llega. “Siempre te he tenido mucho cariño y te tengo y te tendré”, decía el hombre de los rizos a su expareja, “para mí ha sido un privilegio cantar esta canción, que lo sepa la gente, por favor”. La cosa se ponía tan tensa que la mallorquina jugó su baza, como la jugamos todos cuando estamos en Malasaña a las 7 de la mañana. Pero no. No pudo ser. Y se comió LA cobra. Para colmo, Bisbal añade después: “Pero no te vayas, di algo chiquilla que no has dicho nada”. Te hace la cobra y encima te pide explicaciones. La gestora del PSOE debería multar a Bisbal por ser un díscolo ante España.

Cuando sufres LA cobra tienes dos opciones: abrazar y guiñar el ojo al amigo/a que tienes delante o hacer el movimiento Pelopantene. Chenoa ha optado por el segundo. Lo peor es cómo el realizador se ceba y mete un zoom por si no nos ha quedado claro que ha sido una cobra. La gestora del PSOE también debería multar al realizador. Ahí vemos como Bisbal da hasta nueve palmaditas en la espalda a Chenoa, en plan “Te quiero, pero LA cobra la tenía que hacer, entiéndeme”. "Mereces a alguien mejor que yo". "No eres tú, soy yo". Un sí, pero no. Lo que viene siendo un Susana Díaz a Pedro Sánchez.

No es lo mismo una cobra con Twitter que sin Twitter. Muchos tuiteros piden ya que esta bella escena vuelva a repetirse en chándal y, por supuesto, en horario de máxima audiencia. En Estados Unidos hay una ciudad que se llama Chenoa, deberían nombrar persona non grata a David Bisbal.

Estamos contigo, Chenoa.

Todos hemos sufrido este fail mundial a la hora de ligar. No te lo perdonaré jamás, Bisbal. #TodosSomosChenoa

Más información