Ivanka Trump, víctima de Trump

Los medios estadounidenses se preguntan si debería separarse ya de la campaña presidencial

Ivanka Trump, el pasado 19 de octubre.
Ivanka Trump, el pasado 19 de octubre.John Locher (AP)
Más información
Ivanka, la Trump más ‘cool’
Ivanka Trump, denunciada por plagio
Ivanka Trump, heredera y emprendedora novata

Como mujer emprendedora y vicepresidenta de Trump Organization, Ivanka Trump era ya una cara habitual en la conferencia Fortune Most Powerful Women. Pero cuando acudió, el pasado 19 de octubre, su presencia se convirtió en el gran evento. Apenas unos días atrás se había filtrado la grabación con comentarios misóginos de su padre, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump, y ya se habían multiplicado las acusaciones de acoso contra él. Pero Ivanka aceptó las disculpas de su progenitor y se mantiene a su lado en la campaña por la presidencia.

Profesional y personalmente, Ivanka Trump se ha hecho un hueco fuera de la sombra de su padre como defensora de la mujer trabajadora. Su empresa y su web personal están pensadas y dirigidas por y para mujeres como ella: para la mujer de éxito que es capaz de combinar todas las facetas de su vida. Por eso, en la conferencia el resto de mujeres empresarias le plantearon enseguida la pregunta obvia: ¿cómo podía dirigir una empresa que celebra las mujeres trabajadoras mientras defendía a su padre?

“Mi marca fue lanzada mucho antes de que el ciclo presidencial comenzara y continuará una vez haya acabado”, contestó la hija pequeña de Donald e Ivana Trump. “Siempre he intentado mantener separada mi empresa de la campaña. Dicho esto, uno de los grandes retos es disfrutar la vida, pero vivir con está intensidad y bajo el escrutinio del mundo es algo muy complicado”.

Según ella, no ha hecho más que estar al lado de Donald Trump como hija y solo ha expresado su opinión política y ejercido influencia en su padre sobre un tema fundamental para la mujer: las deducciones fiscales por el cuidado de los hijos.

Sin embargo, parece que esta separación entre su faceta política y empresarial no le está funcionando y podría estar dañando su imagen personal y el imperio profesional que había creado independientemente. En internet el boicot lanzado por la especialista en marketing Shannon Coulter contra su línea de ropa y accesorios, Ivanka Trump Collection, está creciendo cada vez más.

Bajo el nombre #GrabYourWallet –como referencia a la grabación de Donald Trump–, la campaña no solo llama a no comprar los productos de la marca de Ivanka, sino también a boicotear todas las tiendas en las que se vende, como Macy’s, Nordstrom, Amazon o Marshalls.

“Si Ivanka Trump se hubiera distanciado de la campaña no estaría boicoteándola. Pero algo cambió en mí cuando escuché aquella grabación”, explica Coulter a The Guardian, porque ella misma se había sentido anteriormente “como una mujer objeto”. “No importa lo lista que seas o lo duro que trabajes, ellos siempre nos pueden hacer algo así”, continúa.

Coulter asegura que la campaña ha tenido más de 50.000 respuestas positivas y al menos 2.000 personas forman parte ya del boicot. Sus posts ya han sido vistos por más de un millón de personas en 10 días y recibe cientos de retuits al día. Para ella y como opinan los medios anglosajones, Ivanka Trump aún puede salvar su imagen de defensora de las mujeres trabajadora (en primavera publicará un libro titulado Women Who Work: Rewriting the Rules for Success –Mujeres trabajadoras: reescribiendo las reglas para el éxito–) si se aparta ya de la campaña y no se deja arrastrar por su padre.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS