Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llegan las zapatillas que se atan solas

El uso de la tecnología, una vocación sostenible y el diseño puntero pone a competir a las firmas de calzado deportivo

Zapatillas New Balance y, a la derecha, Nike.

Será este 28 de noviembre cuando Nike ponga a la venta las zapatillas que pretenden marcar un antes y un después en la historia del calzado. Inspiradas en esas archifamosas deportivas autoajustables Nike Mac que lucía Michael J. Fox en Regreso al futuro II (1989) y de las que ya se ha hecho alguna reedición especial y muy limitada, son muchos los que esperan la llegada en otoño de las HyperAdapt 1.0.

Un sofisticado modelo que presume de apretarse de forma autónoma gracias a un complejo sistema que combina ingeniería digital, electrónica y mecánica, fruto de años de trabajo e investigación. “Al ponértelas el talón activará un sensor y automáticamente el sistema ajustará la zapatilla”, explica Tiffany Beers, trabajadora del departamento de innovación en Nike. Si el ajuste no es el deseado, dos botones en los laterales del calzado permiten ajustar y desajustar hasta lograr la “lazada virtual” deseada. Una primera versión hacia una zapatilla ideal que no necesita de ningún tipo de reajuste manual, sino que es capaz de anticipar en cada momento el que el pie requiera.

Beers ha estado trabajando en este proyecto desde hace más de tres años junto al diseñador estrella de la marca, Tinker Hatfield, y Mark Parker, presidente y director ejecutivo. El objetivo inicial: hacer la vida de los atletas más fácil: “Resulta increíble imaginar un zapato que pueda sentir lo que el cuerpo necesita a tiempo real. Esto elimina muchas distracciones y mejora las ejecuciones”, comenta Hatfield. Una pirueta tecnológica que pretende acabar de una vez por todas con la incomodidad e imprecisión de los cordones: “Reliquias del pasado” en palabras de Nike, y que apuesta por el atado ajustable virtual.

Plantillas de las nuevas New Balance.
Plantillas de las nuevas New Balance.

Pero la conocida marca de zapatillas no es la única que trabaja a contra el reloj en esta carrera para imaginar las deportivas del futuro.

El uso de tecnologías de última generación, una vocación sostenible y el diseño puntero se repiten en los proyectos de innovación en los que se esmera en estos momentos la industria del calzado deportivo. New Balance lanzó en abril del año pasado la primera versión de Zanate Generate, un calzado que usa una intrincada media suela personalizada impresa en tres dimensiones que ha sido concebida para ajustarse a las necesidades de la pisada y ritmo de cada corredor. El prototipo, que se diseñó juntó al estudio Nervous System, recopiló datos de diferentes corredores para crear una suela que ofrece áreas diferenciadas de soporte en función de las necesidades específicas de cada parte del pie. Actualmente la compañía trabaja para poder ofrecer versiones a medida para el próximo 2017.

Plantilla de las nuevas zapatillas de Nike.
Plantilla de las nuevas zapatillas de Nike.

Por su parte, Adidas cuida con mimo el lanzamiento de las zapatillas con tecnología Futurecraft, un modelo con la media suela impresa en tres dimensiones y con unas características muy similares a las de New Balance, ya que también ofrece la posibilidad de crear un diseño que se adapte al contorno de cada pie. Este agosto, y con motivo de los Juegos de Río, la firma premió a sus atletas olímpicos con los primeros modelos de 3D Printed Winners Shoe, una deportiva que se espera, según publicaciones especializadas, que llegue muy pronto a las tiendas.

La marca del momento muestra en su catálogo de grandes éxitos la interesante tensión que se está viviendo en la calle entre los diseños de corte futurista y las reediciones. Mientras las buscadas Yeezy Boost 350 V2, en colaboración con el mediático rapero —y también diseñador— Kanye West, ofrecen un modelo tipo guante que apela a la innovación y que generan largas colas en las tiendas, los recurrentes lanzamientos y ediciones especiales de los icónicos modelos Stan Smith y Gazelle funcionan activando la emoción de la nostalgia.

Desde los márgenes y lejos de las multinacionales también encontramos proyectos estimulantes. Shift Wear sorprendió a la Red con una tecnología y un tejido electrónico, flexible —y lavable— que actúa como una especie de pantalla y que permite aplicar a sus zapatillas múltiples diseños desde una aplicación móvil. La marca prometía que los primeros modelos verían la luz este otoño. La expectación ante las novedades es alta.

Más información