Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Kanye West busca 100 millones para dominar el mundo de la moda

El artista pretende financiación de grandes grupos empresariales para convertirse en uno de los grandes nombres del diseño

Kanye West está acaparando todas las conversaciones los últimos días de acuerdo a las tendencias que muestra Twitter en Estados Unidos. Por el lanzamiento de su último álbum, con continuos cambios de título que el rapero ha ido anunciando a sus casi 19 millones de seguidores. Por el estreno del mismo en el desfile de la nueva colección de su línea de ropa. Y porque para esta nueva etapa de su carrera el artista de Chicago habría estado buscando apoyo económico en los principales inversores y firmas del mundo de la moda, entre ellos Bernard Arnault, presidente del grupo LVMH que abarca, entre otras, a Louis Vuitton.

Según informa The New York Post, West habría gastado mucha de su fortuna en su marca Yeezy, y aunque ha tenido éxito, ahora desea el respaldo de un gigante del sector para, según fuentes citadas por ese portal, “ayudarle a conseguir una posición de dominio mundial en la moda, algo que tiene como meta y para lo que está pensando a lo grande”. Nada sorprendente para alguien que se ha autoproclamado “el artista más importante, el Warhol de su generación, el primer diseñador del mundo del hip hop que será tan grande como los grandes almacenes Walmart”, y que ha definido su nuevo trabajo musical (aunque después rectificó) como “el mejor disco de todos los tiempos”.

Kim Kardashian, Jay-Z, Beyonce y Anna Wintour durante la presentación de las zapatillas de Kanye West en Nueva York en 2015.

La importancia que West quiere dar a su faceta como diseñador y su ambición han quedado patentes en la presentación de la tercera temporada de Yeezy. A la espera de firmar el codiciado contrato millonario, el rapero ha convertido el desfile de la nueva colección en el principal evento en el arranque de la semana de la moda de Nueva York. Ha elegido como escenario el Madison Square Garden, con capacidad para 18.000 personas y donde únicamente los almacenes Macy’s han organizado eventos de moda, y agotó las entradas en 10 minutos. Pretendía retransmitirlo en directo en cines de todo el mundo, pero el enlace para comprar las entradas desapareció. Finalmente podrá verse por streaming a través de Tidal, la empresa de su amigo Jay-Z de la que es socio.

Por si fuera poco, ha anunciado que mientras las modelos luzcan sus creaciones se podrá escuchar por primera vez su último disco, The Life of Pablo. El interés por su nuevo álbum, que en principio tituló Waves, después Wish y por último con las siglas T.L.O.P, ha estado alimentado por los continuos cebos que el cantante ha ido soltando en Twitter, incluyendo una hipotética colaboración con su mujer Kim Kardashian y su cuñada Kourtney. Pero parece que su prioridad es la moda. Continuará su colaboración con Adidas, después de que sus zapatillas fuesen las más deseadas el año pasado pese costar más de 700 euros. El miércoles, el mismo día que publicó el nombre de las diez canciones del disco, atacó a Puma por ofrecerle un contrato a la hermanastra de su mujer Kylie Jenner, acusando a la firma de “intentar dividir a la familia”. Por último, anticipó que la próxima temporada “Yeezy sólo ofrecerá ropa para niños”, quizás inspirado por el nacimiento de su hijo Saint hace tan solo dos meses.

Un par de las zapatillas Adidas Yeezy Boost 350 que diseña Kanye West.