Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reflexión sobre la nacionalidad y la identidad

Reflexión sobre la nacionalidad y la identidad

El domingo pasado se publicó en El País este artículo sobre los hijos de inmigrantes nacidos en España, segundas generaciones de distinta ascendencia que hoy en día “son y se sienten españoles”. Este artículo ha generado una polémica importante entre sus lectores. Sobre todo el caso de Laila, que por propia voluntad decidió llevar velo.

Leyendo dichos comentarios (más de 2000 entre el artículo y redes), uno puede llegar las siguientes conclusiones:

  1. “La españolidad” tiene distintos niveles.
  2. Requisito básico es haber nacido en España con padres españoles, si no los tienes, eres solo hijo de inmigrantes. (Parece que tenemos un vacío legal con los niños adoptados de otros países)
  3. Tienes que tener raza española (Porque cómo va a ser igual de español que yo una amarilla de ojos rasgados o un negro, ¡en España! ¡que nunca ha habido mestizaje, todos mis ancestros son españoles de pura cepa!) La prueba de la pureza de raza la podéis ver en el siguiente video:
  4. A pesar de la libertad religiosa que hay en España, puedes ser de cualquier religión, pastafarismo incluido, menos musulmán. (¿Y qué pasa con los españoles que se han convertido al islam? Que no cunda el pánico, se les resta un minipunto de españolidad)
  5. Si has nacido en el seno de una familia inmigrante, aunque compartas valores, ideas, te sepas la geografía española de pe a pa, te guste la forma de vivir de España, tengas DNI y hasta cantes coplas rocieras, no te esfuerces, porque NO vas a ser español, te pongas como te pongas. (En cambio si eres catalán, y quieres no ser español... ay, ay, ay... LO ERES)

En el mundo en el que vivimos, si quieres viajar, en 12 horas en avión estás en la otra punta del planeta, estamos permanentemente estamos conectados e informados de las noticias de todo el globo terráqueo, saber o al menos intentar aprender otro idioma es indispensable… Yo me pregunto ¿es correcto juzgar a las personas sólo por su procedencia, nacionalidad o pasaporte? Ya lo dijo el escritor Josep Pla, “hay que viajar para descubrir con los propios ojos que el mundo es muy pequeño”.

Muchosde los que hemos nacido aquí como segunda generación, hemos sufrido ataques racistas durante la infancia y adolescencia, esto nos aleja de la integración, porque ¿cómo nos vamos a sentir españoles si nos rechazan? y teniendo una mentalidad tan distinta a la de nuestrafamilia, te sientesa la deriva en un océano inmenso, estando siempre entre dos aguas, a no ser suficiente ni para un lado, ni para el otro. Y no sabéis lo mal que se pasa al crecer sintiendo que no perteneces a ninguna parte, y remando hacia no se sabe dónde.

Hoy en día, definir la identidad de una persona con un simple “española, americana, siria o kurdistaní” se queda bastante pequeño. La forma de ser y de sentir de alguien, no está limitado a las fronteras del país en el que nace, ni siquiera en el del que crece. Las personas tenemos valores, creencias, ideologías, cada uno tiene una forma de pensar, influenciada más o menos por el país en el que residimos, y sobre todo tenemos experiencias, que van conformando nuestro carácter. Y eso sí forma nuestra identidad, nuestra esencia.

Mi identidad no está definida ni por mi nacionalidad ni por mi pasaporte, no soy sólo española, soy española de nacimiento, andaluza de corazón, de ascendencia china, me encanta la comida japonesa, tailandesa, mexicana y todo lo que esté bueno, adoro hablar más de 3 idiomas en una noche, aunque sea malamente, tengo amigos de más de 19 países del mundo (entre ellos Siria y Kurdistán), en resumen, soy ciudadana del mundo.

La integración y el avance es un trabajo de las dos partes, nosotros estamos haciendo la nuestra.

Comentarios

Totalmente de acuerdo contigo. Mis padres emigraron a Cataluña desde Córdoba, allí éramos los andaluces. Después volvieron a Andalucía, concretamente a Málaga y aquí siempre he sido el niño que nació en Cataluña. Muchas veces he tenido que correr por eso mismo. Uno es de dónde quiere, independientemente de cual sea su lugar de nacimiento o crianza. Cualquier día me hago australiano aunque ellos no quiera. :)Me ha gustado mucho el artículo.Saludos Viajeros
¡hola Quan! he vivido un tiempo en Australia y tu artículo está muy relacionado con la forma de vivir que tienen alli y lo que yo sentí en su día. Partiendo de que han avanzado mucho más términos migratorios, desde varias décadas antes que nosotros, las mezclas culturales allí son mucho más notables que en España. Conviví con 4-5 australianos y, en mi ignorancia, decidí preguntar a un chico de marcado aspecto indio por su origen. Él me contestó a medio camino entre la indignación y el estupor, que no sabía cómo responder a esa pregunta...Aparecieron dos compañeros más y se generó un debate que ni en las mejores jornadas de trabajo de la comisión europea, sobre inmigración, racismo, integración y un gran etcétera. El caso es que en Australia, por lo general, está muy mal visto preguntar a quemarropa por el origen de las personas, porque llevan muchas generaciones con miles de personas de diversas nacionalidades poblando y repoblando el país. Se pregunta por las raíces, el background familiar, el origen de los padres...pero nunca se duda de la posible nacionalidad australiana, tengan aspecto indio, thai, chino o indonesio. Aprendí la lección, por supuesto, y desde entonces anduve con pies de plomo. Pero eso ocurre allí que están bastante más avanzados en términos migratorios. Como bien comentas, aquí todavía tenemos mucho que madurar el fenómeno migratorio de los últimos 20 años (ni te cuento en países como Rusia), porque implica muchísimos aspectos, desde la integración cultural a los racismos, pero sin duda el elemento principal que se debe madurar es el aspecto físico. Desde luego, es algo imparable y que como ya se ven en las películas de ciencia ficción, ocurrirá. Una mezcolanza de rasgos y culturas (con predominancia asiática) a nivel mundial, pero como siempre, todavía falta mucho por madurar socialmente. saludos
Vaya frase: Requisito básico es haber nacido en España con padres españoles¿Y los que tienen padres españoles, criados en España, pero nacieron por circunstancias en otro país?El lugar de nacimiento es pura casualidad
Completamente de acuerdo. Vivo en China desde hace unos años. Tengo un hijo nacido en China de madre China, la gente en la escuela le llaman Laowai (extranjero en chino) y no importa que sepa chino mandarin con acento local y se conozca todas las dinastías que ha habido en China... Es una situación un tanto especial, estamos intentando no darle importancia. Nuestro hijo se está adaptando bien, tiene amigos y hace una vida completa. Pero yo como padre siempre pienso en cómo hacer de este mundo un lugar sin tantas barreras, prejuicios y más amor. La identidad es importante, pero pienso que no se mide por el nombre de tu país, sino por tus raíces y cultura, las cuales son únicas para cada persona.Un saludo para todos.
Los chinos, en concreto, sois una plaga ostias.
HABLO DESDE LA IRONÍASi Asturias es España y lo demás tierra conquistada, sino eres asturiano (con ocho apellidos asturianos) no eres españolPUXA ASTURIES
Existe una corriente peligrosa que consiste en abrazar el multiculturalismo como si todo extranjero fuera portador de savia nueva que refrescase la charca estanca en el que los locales nadasen, pobrecitos ellos dejados a su suerte en su ignorancia. Ni tanto ni tampoco. Tengo harto oído eso de "soy ciudadano del mundo", y con esa mentalidad se impone a los locales una suerte de xenofobia inversa que consiste en deleznar todo lo que no sea extranjero. Yo también he vivido en el extranjero, en poblaciones muy homogéneas, y os puedo confirmar que seguiría siendo extranjero (y mis hijos, y los hijos de mis hijos) al cabo de 20 veranos más. Y uno entiende que, de la misma manera que existen rasgos culturales que son bienvenidos, existen otros códigos culturales que no son bien recibidos y que vienen asociados con la nacionalidad. Si bien, los códigos culturales extranjeros son asimilados a lo largo de mucho tiempo. Pero si vienen en forma de ola migratoria se tornan en amenaza al sentir popular (véase la civilizada y acogedora Suecia). Otro apunte: no es lo mismo recibir 4 extranjeros de una cultura antagónica, que recibir 4 millones. Dónde ponemos la línea que separa la integración de la invasión cultural?
Hola Quan!! Sigo hace tiempo tu talento y quiero decir que me encanta la nota de humor que le pones a todo, porque como a veces no te lo tomes a risa, hay que reconocer que se hace difícil. Yo soy española y catalana (este es otro tema,lo sé), mis padres también eran españoles. Actualmente resido en Taiwán y aquí siempre seré Waiguoren por más que me empeñe en aprender la cultura y el idioma. El estar aquí me ha hecho reflexionar muchas veces (porque aquí me he sentido un poco discriminada en alguna ocasión ) sobre cómo hacemos sentir a los inmigrantes en España. Reconozco que nos falta mucho por avanzar en temas de migración....porque parece que aún hoy en día lo más importante sea el pasaporte, y nos olvidamos que las personas son personas, qué más dará donde hayan nacido y de donde sean sus padres....... Parece ser que hay muchos comentarios negativos, pero no me gustaría que te quedases solo con esa parte. Piensa que también hay mucha gente que aprecia a todo el mundo,sin importar color, raza, ascendencia. Yo soy española, catalana y gallega de corazón, amante de los idiomas, actualmente estudiante de chino, fan de la comida japonesa y coreana y seguidora activa de doramas....ciudadana del mundo, ni más ni menos. Así que te animo a seguir adelante, ole tú, ole tu talento.... Y viva Málaga!!! Como nota de humor te diré, que cada vez que salgo de España nadie cree que soy española...parece ser que piel y ojos claros, y castaña clara no concuerdan con la definición de española ;)
bueno, no es que chinase caracterice por ser poco racista, allí parecer chino te hace chino y parecer otra cosa te hace extranjero. Así que como no aparentes ser un han u alguna de las minorías étnicas siempre serás un extranjero al que señalaran con el dedo diciendo "waiquoren". Es más con los casos clásicos de estar con un japones que no habla nada de chino y todo el personal le hablará en chino y a ti, que puedes hablar un perfecto y fluido chino te mirarán como "¿por que intentas hablar chino, occidental?, deja que ya hablo con tu amigo chino, que no me voy a molestar en averiguar si es de otro país"O simplemente pregunta por weixin a algún conocido de mainland que opina sobre si es chino un hijo de occidentales nacido y crecido en china. O mejor, ¿donde quedaron los occidentales cuyas familias llevaban siglos en china tras la revolución?
El artículo es pueril y eso de "la prueba de la pureza de la raza la podéis ver en este vídeo" y enchufarnos un vídeo de propaganda comercial tiene muy poquito de serio. Ah, por cierto, los musulmanes sobran. Cuantos menos mejor.
Balance de los comentarios al post hasta el momento: cinco personas con sentido común VS cinco racistas ignorantes con problemas de comprensión lectora.
Hola Quan, vaya situación!!! soy mexicana y viví en España por cinco años, entre el 2003 al 2008, en mi experiencia pues sí, también me enfrente, con mi hijo que cuando llegamos tenia 1 añito y medio, a gritos por la calle diciéndonos que nos fuéramos a nuestro país, a mi hijo lo trataron mal un grupo de niños de preescolar, la maestra de igual forma lo aisló del resto de niños, nuestra situación era diferente ya que teníamos visa de estudiantes y nuestro tiempo allí era limitado, pero llego el caso en que esperamos hasta una hora por una consulta médica en lo que el médico fue en persona a exigir que le explicaran porque tenia que atender a un niño migrante, que no era de urgencia, menos mal y quedo como una mala experiencia, sin embargo también conocimos gente maravillosa que nos abrió la puerta de su casa y de su corazón, que acepto nuestra amistad y que nos enriquecimos mutuamente, yo aprendí a hacer paella y a ellos les fascinaron las piñatas en Navidad, amaron comer aguacate, mole, pambazos, agua de Jamaica. Aprendí que un pueblo que a vivido aislado por tanto tiempo y con reglas tan rígidas como ha sido el español no acepta los cambios tan fácilmente, conocí gente de Asturias viviendo en Valencia toda su vida que se sentía extranjero, o lo más increíble para mi, ser de Paterna y sentirte ajeno en Alicante, cuando lo que te separa son 2 o 3 horas de viaje! aprendí que los españoles nacen crecen y mueren en la misma calle con la gente que conocieron desde siempre, algo inaudito para la mayoría de las sociedades en donde lo común es dejar tu casa a los 18 para estudiar la universidad en otra ciudad, trabajar en otro estado y volver a casa cada 6 meses o establecerte definitivamente al otro lado del país, arraigandote y encontrando una familia adoptiva, si nunca lo has experimentado en carne propia, lo que es siquiera salir de tu ciudad natal para vivir en otra, difícilmente dejaras de ver a la migración como amenaza, no reconocerás la riqueza cultural que aportan y te sentirás amenazado y te perderás la oportunidad de conocer a gente maravillosa que enriquecerá tu léxico, tu dieta, tu panorama, tus vivencias, tu vida entera, es decisión de cada uno el tener amigos o sentirse cercado en tu propia casa, pues los españoles de nueva generación están ahí y no irán a ninguna parte y vaya que Ole! por ellos y seguramente veremos una nueva cara de este País que a mi parecer es hermoso, saludos y ánimo!!
Yo he vivido en el extranjero en Europa y fui con una mentalidad muy abierta. Me encantaba conectar con culturas diferentes y sobre todo hallar diferencias con gente de sudamérica, a las que me aproximé con la confianza de conocer gentes de países hermanos. Mis padres, por su parte, ayudaron a una pareja de inmigrantes colombianos a conseguir la visa y darle trabajo a ella, forjando de esa manera una amista. A lo largo de mi camino en el extranjero no han sido pocas las decepciones, numerosos los expatriados sudamericanos que, si no recelaban de mí, abiertamente repetían machaconamente lo que ellos y el resto de sudamericanos disfrutaban la situación de crisis en la que estaba España. Una tarde en Madrid, oia charlar a una pareja de dos jóvenes de algún país sudaméricano sobre España en tono bien despectivo. La mujer a la que mi madré dio trabajo tuvo que ser despedida porque no daba palo al agua, y no, no estaba siendo explotada, tenía su trabajo con su seguridad social y un trato espléndido como miembro de la familia. Todas estas decepciones han hecho replantearme el fenómeno del inmigrante, en particular el sudamericano. Lo siento pero decidí en un momento de mi vida dibujar una línea y escoger un bando. Ahora se que hay mucho listo que, si les das la mano y eres demasiado bueno, te cogen el codo. Y encima te mean encima.
Hola Quan! Me siento muy identificada contigo. Siempre que me preguntan de dónde soy, yo les pregunto: qué quieres decir, dónde nací, mi origen o dónde vivo? Yo Soy de origen chino, pero nací en India y vine a España a los 4 años. La gente me dice, ah bueno, si viniste tan pequeña ya eres de aquí! Yo les digo que no sé... Realmente no me siento de aquí porque la gente de aquí nunca me ha tratado como una más, solamente cuando te conocen mucho... Y como tú dices, tampoco me siento identificada con mi familia ya que tenían sus ideas orientales y yo no compartía sus mismos pensamientos...La verdad es que yo también digo que soy ciutadana del mundo!! Por qué poner tu límite? por qué decir que soy barcelonesa, catalana, española o europea...?
me ha encantado tu artículo, directo al grano, claro, serio...yo nací y crecí en españa, aunque viví un corto periodo de tiempo en otro país y ahora por lo bien que avanza mi país me he visto obligada a volver-me a marchar aunque esta vez por obligación y no por placer como la vez anterior. He de decir que cada uno es de donde se siente y yo como tu, me siento del mundo y me encanta tener amigos de 1000 nacionalidades distintas y aprender de todos ellos y de sus culturas y costumbres. En la diversidad se encuentra la clave!!
Tienes mucha razón en lo que explicas. Sin embargo, lamentablemente, esto no solo ocurre en España. Un blanco en China ya puede llevar 7 generaciones, que siempre va a ser un 老外. Y si es negro... ya ni te cuento.
Yo he emigrado varias veces y siempre me he sentido de fuera, y ahora en mi ciudad, León, después de 30 años, soy "la que estaba fuera". Quizás por eso soy tolerante y creo en el multiculturalismo y en el respeto. El video me parece excelente.
Totalmente de acuerdo contigo. Mis padres emigraron a Cataluña desde Córdoba, allí éramos los andaluces. Después volvieron a Andalucía, concretamente a Málaga y aquí siempre he sido el niño que nació en Cataluña. Muchas veces he tenido que correr por eso mismo. Uno es de dónde quiere, independientemente de cual sea su lugar de nacimiento o crianza. Cualquier día me hago australiano aunque ellos no quiera. :)Me ha gustado mucho el artículo.Saludos Viajeros
¡hola Quan! he vivido un tiempo en Australia y tu artículo está muy relacionado con la forma de vivir que tienen alli y lo que yo sentí en su día. Partiendo de que han avanzado mucho más términos migratorios, desde varias décadas antes que nosotros, las mezclas culturales allí son mucho más notables que en España. Conviví con 4-5 australianos y, en mi ignorancia, decidí preguntar a un chico de marcado aspecto indio por su origen. Él me contestó a medio camino entre la indignación y el estupor, que no sabía cómo responder a esa pregunta...Aparecieron dos compañeros más y se generó un debate que ni en las mejores jornadas de trabajo de la comisión europea, sobre inmigración, racismo, integración y un gran etcétera. El caso es que en Australia, por lo general, está muy mal visto preguntar a quemarropa por el origen de las personas, porque llevan muchas generaciones con miles de personas de diversas nacionalidades poblando y repoblando el país. Se pregunta por las raíces, el background familiar, el origen de los padres...pero nunca se duda de la posible nacionalidad australiana, tengan aspecto indio, thai, chino o indonesio. Aprendí la lección, por supuesto, y desde entonces anduve con pies de plomo. Pero eso ocurre allí que están bastante más avanzados en términos migratorios. Como bien comentas, aquí todavía tenemos mucho que madurar el fenómeno migratorio de los últimos 20 años (ni te cuento en países como Rusia), porque implica muchísimos aspectos, desde la integración cultural a los racismos, pero sin duda el elemento principal que se debe madurar es el aspecto físico. Desde luego, es algo imparable y que como ya se ven en las películas de ciencia ficción, ocurrirá. Una mezcolanza de rasgos y culturas (con predominancia asiática) a nivel mundial, pero como siempre, todavía falta mucho por madurar socialmente. saludos
Vaya frase: Requisito básico es haber nacido en España con padres españoles¿Y los que tienen padres españoles, criados en España, pero nacieron por circunstancias en otro país?El lugar de nacimiento es pura casualidad
Completamente de acuerdo. Vivo en China desde hace unos años. Tengo un hijo nacido en China de madre China, la gente en la escuela le llaman Laowai (extranjero en chino) y no importa que sepa chino mandarin con acento local y se conozca todas las dinastías que ha habido en China... Es una situación un tanto especial, estamos intentando no darle importancia. Nuestro hijo se está adaptando bien, tiene amigos y hace una vida completa. Pero yo como padre siempre pienso en cómo hacer de este mundo un lugar sin tantas barreras, prejuicios y más amor. La identidad es importante, pero pienso que no se mide por el nombre de tu país, sino por tus raíces y cultura, las cuales son únicas para cada persona.Un saludo para todos.
Los chinos, en concreto, sois una plaga ostias.
HABLO DESDE LA IRONÍASi Asturias es España y lo demás tierra conquistada, sino eres asturiano (con ocho apellidos asturianos) no eres españolPUXA ASTURIES
Existe una corriente peligrosa que consiste en abrazar el multiculturalismo como si todo extranjero fuera portador de savia nueva que refrescase la charca estanca en el que los locales nadasen, pobrecitos ellos dejados a su suerte en su ignorancia. Ni tanto ni tampoco. Tengo harto oído eso de "soy ciudadano del mundo", y con esa mentalidad se impone a los locales una suerte de xenofobia inversa que consiste en deleznar todo lo que no sea extranjero. Yo también he vivido en el extranjero, en poblaciones muy homogéneas, y os puedo confirmar que seguiría siendo extranjero (y mis hijos, y los hijos de mis hijos) al cabo de 20 veranos más. Y uno entiende que, de la misma manera que existen rasgos culturales que son bienvenidos, existen otros códigos culturales que no son bien recibidos y que vienen asociados con la nacionalidad. Si bien, los códigos culturales extranjeros son asimilados a lo largo de mucho tiempo. Pero si vienen en forma de ola migratoria se tornan en amenaza al sentir popular (véase la civilizada y acogedora Suecia). Otro apunte: no es lo mismo recibir 4 extranjeros de una cultura antagónica, que recibir 4 millones. Dónde ponemos la línea que separa la integración de la invasión cultural?
Hola Quan!! Sigo hace tiempo tu talento y quiero decir que me encanta la nota de humor que le pones a todo, porque como a veces no te lo tomes a risa, hay que reconocer que se hace difícil. Yo soy española y catalana (este es otro tema,lo sé), mis padres también eran españoles. Actualmente resido en Taiwán y aquí siempre seré Waiguoren por más que me empeñe en aprender la cultura y el idioma. El estar aquí me ha hecho reflexionar muchas veces (porque aquí me he sentido un poco discriminada en alguna ocasión ) sobre cómo hacemos sentir a los inmigrantes en España. Reconozco que nos falta mucho por avanzar en temas de migración....porque parece que aún hoy en día lo más importante sea el pasaporte, y nos olvidamos que las personas son personas, qué más dará donde hayan nacido y de donde sean sus padres....... Parece ser que hay muchos comentarios negativos, pero no me gustaría que te quedases solo con esa parte. Piensa que también hay mucha gente que aprecia a todo el mundo,sin importar color, raza, ascendencia. Yo soy española, catalana y gallega de corazón, amante de los idiomas, actualmente estudiante de chino, fan de la comida japonesa y coreana y seguidora activa de doramas....ciudadana del mundo, ni más ni menos. Así que te animo a seguir adelante, ole tú, ole tu talento.... Y viva Málaga!!! Como nota de humor te diré, que cada vez que salgo de España nadie cree que soy española...parece ser que piel y ojos claros, y castaña clara no concuerdan con la definición de española ;)
bueno, no es que chinase caracterice por ser poco racista, allí parecer chino te hace chino y parecer otra cosa te hace extranjero. Así que como no aparentes ser un han u alguna de las minorías étnicas siempre serás un extranjero al que señalaran con el dedo diciendo "waiquoren". Es más con los casos clásicos de estar con un japones que no habla nada de chino y todo el personal le hablará en chino y a ti, que puedes hablar un perfecto y fluido chino te mirarán como "¿por que intentas hablar chino, occidental?, deja que ya hablo con tu amigo chino, que no me voy a molestar en averiguar si es de otro país"O simplemente pregunta por weixin a algún conocido de mainland que opina sobre si es chino un hijo de occidentales nacido y crecido en china. O mejor, ¿donde quedaron los occidentales cuyas familias llevaban siglos en china tras la revolución?
El artículo es pueril y eso de "la prueba de la pureza de la raza la podéis ver en este vídeo" y enchufarnos un vídeo de propaganda comercial tiene muy poquito de serio. Ah, por cierto, los musulmanes sobran. Cuantos menos mejor.
Balance de los comentarios al post hasta el momento: cinco personas con sentido común VS cinco racistas ignorantes con problemas de comprensión lectora.
Hola Quan, vaya situación!!! soy mexicana y viví en España por cinco años, entre el 2003 al 2008, en mi experiencia pues sí, también me enfrente, con mi hijo que cuando llegamos tenia 1 añito y medio, a gritos por la calle diciéndonos que nos fuéramos a nuestro país, a mi hijo lo trataron mal un grupo de niños de preescolar, la maestra de igual forma lo aisló del resto de niños, nuestra situación era diferente ya que teníamos visa de estudiantes y nuestro tiempo allí era limitado, pero llego el caso en que esperamos hasta una hora por una consulta médica en lo que el médico fue en persona a exigir que le explicaran porque tenia que atender a un niño migrante, que no era de urgencia, menos mal y quedo como una mala experiencia, sin embargo también conocimos gente maravillosa que nos abrió la puerta de su casa y de su corazón, que acepto nuestra amistad y que nos enriquecimos mutuamente, yo aprendí a hacer paella y a ellos les fascinaron las piñatas en Navidad, amaron comer aguacate, mole, pambazos, agua de Jamaica. Aprendí que un pueblo que a vivido aislado por tanto tiempo y con reglas tan rígidas como ha sido el español no acepta los cambios tan fácilmente, conocí gente de Asturias viviendo en Valencia toda su vida que se sentía extranjero, o lo más increíble para mi, ser de Paterna y sentirte ajeno en Alicante, cuando lo que te separa son 2 o 3 horas de viaje! aprendí que los españoles nacen crecen y mueren en la misma calle con la gente que conocieron desde siempre, algo inaudito para la mayoría de las sociedades en donde lo común es dejar tu casa a los 18 para estudiar la universidad en otra ciudad, trabajar en otro estado y volver a casa cada 6 meses o establecerte definitivamente al otro lado del país, arraigandote y encontrando una familia adoptiva, si nunca lo has experimentado en carne propia, lo que es siquiera salir de tu ciudad natal para vivir en otra, difícilmente dejaras de ver a la migración como amenaza, no reconocerás la riqueza cultural que aportan y te sentirás amenazado y te perderás la oportunidad de conocer a gente maravillosa que enriquecerá tu léxico, tu dieta, tu panorama, tus vivencias, tu vida entera, es decisión de cada uno el tener amigos o sentirse cercado en tu propia casa, pues los españoles de nueva generación están ahí y no irán a ninguna parte y vaya que Ole! por ellos y seguramente veremos una nueva cara de este País que a mi parecer es hermoso, saludos y ánimo!!
Yo he vivido en el extranjero en Europa y fui con una mentalidad muy abierta. Me encantaba conectar con culturas diferentes y sobre todo hallar diferencias con gente de sudamérica, a las que me aproximé con la confianza de conocer gentes de países hermanos. Mis padres, por su parte, ayudaron a una pareja de inmigrantes colombianos a conseguir la visa y darle trabajo a ella, forjando de esa manera una amista. A lo largo de mi camino en el extranjero no han sido pocas las decepciones, numerosos los expatriados sudamericanos que, si no recelaban de mí, abiertamente repetían machaconamente lo que ellos y el resto de sudamericanos disfrutaban la situación de crisis en la que estaba España. Una tarde en Madrid, oia charlar a una pareja de dos jóvenes de algún país sudaméricano sobre España en tono bien despectivo. La mujer a la que mi madré dio trabajo tuvo que ser despedida porque no daba palo al agua, y no, no estaba siendo explotada, tenía su trabajo con su seguridad social y un trato espléndido como miembro de la familia. Todas estas decepciones han hecho replantearme el fenómeno del inmigrante, en particular el sudamericano. Lo siento pero decidí en un momento de mi vida dibujar una línea y escoger un bando. Ahora se que hay mucho listo que, si les das la mano y eres demasiado bueno, te cogen el codo. Y encima te mean encima.
Hola Quan! Me siento muy identificada contigo. Siempre que me preguntan de dónde soy, yo les pregunto: qué quieres decir, dónde nací, mi origen o dónde vivo? Yo Soy de origen chino, pero nací en India y vine a España a los 4 años. La gente me dice, ah bueno, si viniste tan pequeña ya eres de aquí! Yo les digo que no sé... Realmente no me siento de aquí porque la gente de aquí nunca me ha tratado como una más, solamente cuando te conocen mucho... Y como tú dices, tampoco me siento identificada con mi familia ya que tenían sus ideas orientales y yo no compartía sus mismos pensamientos...La verdad es que yo también digo que soy ciutadana del mundo!! Por qué poner tu límite? por qué decir que soy barcelonesa, catalana, española o europea...?
me ha encantado tu artículo, directo al grano, claro, serio...yo nací y crecí en españa, aunque viví un corto periodo de tiempo en otro país y ahora por lo bien que avanza mi país me he visto obligada a volver-me a marchar aunque esta vez por obligación y no por placer como la vez anterior. He de decir que cada uno es de donde se siente y yo como tu, me siento del mundo y me encanta tener amigos de 1000 nacionalidades distintas y aprender de todos ellos y de sus culturas y costumbres. En la diversidad se encuentra la clave!!
Tienes mucha razón en lo que explicas. Sin embargo, lamentablemente, esto no solo ocurre en España. Un blanco en China ya puede llevar 7 generaciones, que siempre va a ser un 老外. Y si es negro... ya ni te cuento.
Yo he emigrado varias veces y siempre me he sentido de fuera, y ahora en mi ciudad, León, después de 30 años, soy "la que estaba fuera". Quizás por eso soy tolerante y creo en el multiculturalismo y en el respeto. El video me parece excelente.