Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El hortera del verano

Ahora hay una subespecie, horterus musculator danzarinus, que tiene en un tal Gianluca Vacchi a su ejemplar más destacado

Gianluca Vacchi junto a su novia, Giorgia Gabriele.
Gianluca Vacchi junto a su novia, Giorgia Gabriele.Instagram

Hace muchos, muchos años, la sabiduría popular afirmaba “no hay parto sin dolor ni hortera sin transistor”. Hoy día, cada vez hay más partidarias del “pónganme la epidural”. Y de transistores, ni hablamos. Lo único que resiste en la era de los teléfonos móviles y las redes sociales es el hortera, una especie endémica, que, como todas, ha sufrido una evolución.

En los lejanos años 70, el horterus playensis europeus se contoneaba por las playas del Mediterráneo marcando atributos en turbo, y con el otro paquete (el de Ducados), en la manga de la camiseta. Su actividad consistía en piropear a las mozas y escupir de medio lado. Chimpún.

El horterus playensis del 2016 ha mutado y evolucionado. Ahora hay una subespecie, horterus musculator danzarinus, que tiene en un tal Gianluca Vacchi a su ejemplar más destacado. Un señor de 49 años, con ese bronceado que solo se consigue saltando de las pistas de esquí a las cubiertas de los veleros. Un Gatsby sin calcetines y tatuado en cinco idiomas, entregado al alegre peregrinar de Ibiza a Cerdeña desde el mullido asiento de su jet. Le acompaña una moza neumática a la que piropea –poco–, a pesar de ser un pibonazo y de que, importante, vive permanentemente en tanga.

Este horterus danzarinus se ha convertido en el fenómeno – hortera –del verano mientras se contonea al son de Ricky Martin o nos motiva con perlas feisbukeras como Yesterday is history, tomorrow is mistery ( es de Eleanor Roosevelt, pero se le olvida la mención).

Lamentablemente, esta subespecie, por su extremado grado de narcisismo, está condenada a la extinción. El 31 de agosto, kaput.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS