Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pronto no habrá nada que quemar

No salgo de mi asombro cuando veo que año tras año los bosques se incendian y nada se hace para tratar de remediarlo. España es un país en el que resulta muy barato delinquir, y en esta cuestión de los incendios es más que evidente. Ahora se acaba de encarcelar al causante del incendio en La Palma, pero ¿cuántos incendios hay provocados cuyos responsables nunca son sancionados, ni juzgados ni castigados? Recuerdo como ejemplo los incendios acaecidos en Asturias el pasado otoño-invierno; no se sabe que nadie haya pagado por ellos pese a que fueron sin duda provocados. Por otra parte, las Administraciones deberían hacer una labor de limpieza y desbroce de los montes que no están haciendo, con lo que cualquier incendio encuentra terreno abonado para hacerse incontrolable. Esta situación debería ser motivo de vergüenza para un país. Por mi parte, me siento aliviada pensando que, al paso que vamos, en unos años no va a haber nada que quemar. Así dejaré de preocuparme.— Ángeles Ezama Gil. Zaragoza.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.