Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Athina Onassis elige al abogado de las estrellas para su divorcio

La millonaria ha contratado a Robert Stephan Cohen, letrado de Ivana Trump, Tommy Mottola y Michael Bloomberg, entre otros

La millonaria Athina Onassis.
La millonaria Athina Onassis.

En el divorcio entre Athina Onassis y Doda Miranda hay mucho dinero en juego, y la nieta del fallecido Aristóteles Onassis, consciente de ello, ha elegido al abogado de las estrellas, Robert Stephan Cohen, para que lleve su caso. El letrado es conocido en Estados Unidos por haber representado a personalidades como Tommy Mottola en su divorcio con Mariah Careya Ivana Trump y Marla Maples en sus respectivas rupturas con Donald Trump o a otro multimillonario, Michael Bloomberg, en 1993.

Según el acuerdo prenupcial de Onassis, de 31 años, y Miranda, de 43, la millonaria heredera debe pagar un millón de euros a su exmarido por cada año de matrimonio, que han sido 11 años en total. Al parecer, el jinete brasileño no se conforma con esta cantidad y está dispuesto a luchar por aumentar la suma. En el contrato, además, ambos acordaron que en caso de divorcio se separaban los bienes, es decir, que cada uno se quedaba con lo que tenía antes de estar casados. 

La noticia sobre el abogado de Onassis llega días después de que se supiera que Miranda competiría en los Juegos Olímpicos Rio 2016 con un caballo purasangre propiedad de su exesposa. Aunque se siguen sin confirmar los motivos del divorcio, que se anunció el pasado marzo, muchos medios brasileños apuntan a una infidelidad por parte del jinete.

Athina heredó una gran fortuna de su abuelo, Aristóteles, y aunque no se sabe con certeza, algunos medios financieros estiman que ronda los 3.000 millones de euros. Aristóteles Onassis perdió a su hijo y heredero con tan solo 23 años de edad en un accidente aéreo, mientras su hija Christina llevó una vida llena de excesos y relaciones sentimentales fallidas. Tras la muerte del patriarca Christina fue designada heredera universal, pero Jackie Kennedy, su viuda, reclamó la tercera parte de las posesiones del que fue su marido, como estaba estipulado en el acta de matrimonio. Resuelto el conflicto y tras la muerte también prematura de Christina, a los 37 años, los dos tercios restantes de la herencia pasaron a su única nieta