Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esto es lo que aprendí después de jugar 24 horas a Pokémon Go

¿Estaremos todos en el mismo mundo Pokémon? ¿Se liga con la app? Estas son las conclusiones después de pasar el día recorriendo Madrid cazando Pokémon

Dicen que cuando algo es gratis, tú eres la mercancía y de lo primero que te avisa Pokémon Go tras descargartelo es que, va acceder a la cámara, la ubicación y el correo. Pero eso no nos importa porque ya se nos ha ido la cabeza con esta aplicación que te hace recorrer las calles mirando la pantalla del móvil, (aunque de todos modos si no miramos Pokémon Go, miraremos Instagram). Eso sí, no voy a negar que la aplicación me tiene envuelto en un aura desde primeras horas de la mañana.

Emoción. Aparece mi primer Pokémon: un Rattata cerca de mí. Pulso sobre el icono del bicho y salta desde los arbustos de la calle en la que paseo a mi perro. La cámara se activa y ahí está, invadiendo mi realidad. Me siento como dentro de una escena eliminada de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? con ese muñeco de dibujos animados. Comienzo a agitar el dedo sobre la pantalla. Lanzo la Poké Ball y fallo. Vuelvo a lanzar y ¡oh, no!, fallo. El Rattata debe de estar partiéndose de risa. Muevo el teléfono y el bicho se queda más o menos en el mismo sitio, dando saltitos y provocándome para que lo haga de nuevo mal.

Yo capturando al Rattata.

En el lado superior derecho de la pantalla hay una pestaña que responde ante las siglas de RA. Se trata de la famosa realidad aumentada, ya saben, el Santo Grial de nuestra era. Ahora imáginense en el medievo enfocando con un supuesto teléfono a una condenada para saber si es o no una bruja. Estoy seguro de que habría habido una aplicación para ello.

Tras lanzar un par de Poké Balls, atrapo al dichoso Rattata y lo añado a mi Pokédex. La aplicación se bloquea tras un rato paseando bajo el sol de medio día, y a mi alrededor solo están los ojos atónitos de los transeúntes que me contemplan con cara de póker(mon). Arranco de nuevo y me dirijo al centro comercial que hay cerca de mi casa, resulta que el la app es ¡un gimnasio!.

Lamentablemente cuando llego, pulso sobre el icono y aparece el simpático profesor Oak, bien cachas, y me anuncia que tengo que alcanzar el nivel 5 para entrar a pelear, de modo que hasta dentro de un tiempo (dependiendo de mi enganche) no habrá opción de combatir, por lo que el ambiente se torna de nuevo pacífico. (Esto hace que me pique todavía más el gusanillo). Continúo caminando por la calle y recorriendo las fuentes, estaciones de tren y monumentos. Mi único cometido es no perder el ansia de cazarlos a todos y seguir el instinto Pokémon.

Ya es por la tarde, voy por el metro cazando Zubats y Ekans (murciélagos y serpientes Pokémon), veo como en los lugares oscuros aparecen Pokémon de cueva. A las afueras, solo de campo y algún que otro Meowth (el Pokémon que parece un gato) y que el centro de la capital está invadido por Pokémon pájaro y Mankeys. Algo que me llama la atención. Puede que la compañía nipona piense que en España somos algo chimpancés y ante los problemas (escuchad nuestro lema), ahuecamos el ala.

El día va llegando a su fin cuando llego a la plaza de Sol, punto de encuentro por antonomasia, y veo tanta gente con las miradas fijas en sus teléfonos que no puedo evitar pensar que todos estamos en el mismo mundo Pokémon. Parece buena idea subir hasta el Templo de Debod y con la excusa de que es una Poképarada, contemplar el atardecer (por supuesto, a través de la pantalla) y ver qué capturo por allí. Justo después, me pongo delante de una chica para tratar de cazar a otro. Ha sido divertido. Ella también lo estaba haciendo. ¿Se ligará con esto, verdad?.

Con este nuevo tipo de aplicación me he llevado un par de cosas, (además de lo de filtrear gracias a las Poké Balls), que tengo nostalgia de mi Game Boy Color; que mucha gente juega a Pokémon Go, muchísima, y que además, no son frikis ni Amos del Calabozo, sino chicas y chicos con aspecto de no ser devotos de engancharse a ningún juego. Nintendo ya sabía esto. Sabía que su realidad aumentada nos iba a tener a todos comiendo de la mano.

Nintendo ya sabía que su realidad aumentada nos iba a tener a todos comiendo de la mano

Todos estamos jugando a Pokémon Go porque su formato es novedoso. Aunque quizás, los que nos criamos con la primera generación de Pokémon perdamos el interés al cabo de un par de semanas por la cantidad desorbitada de bichos absurdos que hay ahora. Y probablemente, en un futuro inmediato, salvo los grupos que se organicen en equipos y se sientan el ‘Team Rocket’, Pokémon Go quedará simplemente para hacernos fotos con los Pokémon mientras tomamos unas cañas.

Después de todo el día con el móvil pegado a la mano, también me he dado cuenta de que la dichosa aplicación chupa una cantidad indecente de datos. Casi me echo a llorar cuando el Pokémon Gyarados me muestra el estado de la barra de carga. Ahora mismo me pregunto si compensa tanta nostalgia. Aunque bueno, ya se empieza a bromear con que Carmena, la alcaldesa de la Comunidad de Madrid, quiere poner un autobús exclusivo para recorrer las Pokeparadas. Asombroso. Porque queridos aficionados a Pokemon Go, ahora surgirá la moda en la que reunirte con los amigos ya no será quedar, sino Pokedadas. No será echarse unas risas, sino echar un torneo, y las zonas emblemáticas de tu ciudad no tendrá fama de ser culturales, sino de ser Gimnasios Pokémon.

Conclusión: si algo he aprendido capturando Pokémon durante mis horas diurnas y nocturnas es que, a todos nos mueve sentirnos niños otra vez. Por eso, quizás, los entrenadores Pokémon siempre eran niños. Por eso los adultos (El Team Rocket), nunca vencían. Por eso Nintendo puede convertir al mundo entero en un patio de recreo. Porque en el fondo, seguimos queriendo hacernos con todo.

Ya he agotado todas mis baterías externas e internas. El pokemon me avisa que es hora de dormir.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información