Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadie quiere vestir a Leslie Jones

La actriz denuncia en su Twitter que ningún diseñador la está ayudando para el estreno de 'Cazafantasmas', y Christian Siriano acude a su rescate

La actriz Leslie Jones, a principios de junio en Los Ángeles. Ampliar foto
La actriz Leslie Jones, a principios de junio en Los Ángeles.

Puede que las modelos llamadas curvy vayan ganando terreno. Ashley Graham está decidida a montar su propio imperio de tallas grandes, Robin Lawley y su talla 40 han aparecido en las páginas de la revista Sports Illustrated, que siempre prima los cuerpos inalcanzables. Tess Holliday ha firmado para la gran agencia de modelos internacional Milk Management. ¿Pero llega a eso a las alfombras rojas? La actriz Leslie Jones denunció hace unos días en su cuenta de Twitter que no había ningún diseñador que quisiera vestirla para el estreno el 9 de julio de su próxima película, Cazafantasmas. Y eso que el filme promete ser uno de los de más éxito de taquilla de los próximos meses.

“Es muy divertido que no haya diseñadores que quieran ayudarme con un vestido para el estreno de una película. Hmmmm… eso va a cambiar y me acordaré de todo”, decía su mensaje en su Twitter, en el que tiene 100.000 seguidores. Y eso que la intérprete no parece superar la talla 44. Su denuncia pública tuvo tal resonancia que ella misma se sorprendió: “Ok, tuiteé sobre los diseñadores y fue una gran cosa. Así que ahora voy a tuitear sobre todos los hombres a los que les gusta grande, negra y sexy...LMAO!! (me parto de risa)”, dice una de las nuevas protagonistas de la versión con mujeres de Cazafantasmas, de 48 años. Un revuelo que le ha servido para obtener la respuesta del diseñador Christian Siriano, que ha vestido a actrices como Sarah Jessica Parker y que el pasado abril lanzó una línea de tallas grandes. Jones ya ha publicado imágenes en su tienda.

“Nada está confirmado hasta que ella haga su elección. Nos estamos reuniendo y me encantaría vestirla”, dijo por su parte el diseñador también en su Twitter. “No debería ser excepcional trabajar con gente brillante solo porque no tienen una talla de muestra. Las felicitaciones no son de recibo, un cambio sí”, dijo en otro mensaje el modisto. No faltan tampoco las explicaciones de miembros de la industria de la moda que aseguran que los showrooms tienen tallas muy limitadas, y que Jones debería de haber gestionado su estilismo con meses de antelación para dar tiempo para su confección.

Su queja se parece a la que hace unas semanas reflejó Khloé Kardashian. En una entrevista, la mayor de uno de los clanes más televisivos del mundo aseguraba que hace unos años nadie quería hacerse responsable de sus estilismos porque era demasiado grande. Eso sí, en su caso ahora las cosas han cambiado. Dieta de por medio y con kilos de menos, hoy la industria de la moda se fija más en ella. Sofía Vergara también contó que sangrar tras las alfombras rojas es el precio que tiene que pagar por vestir vestidos ceñidos con su voluptuosa figura. Y la también actriz Melissa McCarthy –hoy parte del reparto de Cazafantasmas- denunció en 2012 que hasta seis diseñadores se habían negado a vestirla para la ceremonia de los Oscar. ¿Será una falacia y una estrategia publicitaria que la moda sea más inclusiva?

Más información