Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orgullo de gente

Siempre he creído en la gente de este país. Con nuestras luces y sombras, claro. Somos el país de Belén Esteban, del cazo y del pelotazo, sí, pero también el que se movilizó para quitar escombros tras el terremoto de Lorca o Haití; el que tomó las costas de Galicia llegando desde todos los puntos de España para ayudar con aquel chapapote de la vergüenza. O el de Angrois, cuyos vecinos, sin pensarlo, vencieron al horror de aquella curva maldita bajando mantas, socorro y aliento a las víctimas del Alvia. Escuché decir a socorristas de Zarautz que acudieron a Grecia a rescatar familias sirias: “Parecía España. No había más que voluntarios españoles ayudando por todas partes”. Orgullo. Orgullo de gente. El país que más ayuda económica donó a Ruanda durante el genocidio tutsi y eso cuando apenas sabíamos ni colocarlo en el mapa. Nosotros, un país en el que los salarios no son, ni de lejos, de los más altos de esta Europa desalmada. Pero en el que podemos dar lecciones de dignidad a cualquiera de esos países modelo con los que nos comparamos constantemente.— César Fernández Rollán. Barakaldo (Bizkaia).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.