Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España contra el Brexit

La secesión perjudicaría a la economía española, más vulnerable

David Cameron, premier británico
David Cameron, premier británico REUTERS

La salida de Reino Unido de la UE supondría un impacto negativo considerable para la economía española. En términos de intercambio, la balanza comercial hispano-británica y de servicios exhibe un superávit a favor de España de más de 11.000 millones, un 1,1% del PIB. Reino Unido es además el primer destino de la inversión directa española en el extranjero (supone el 14% del total), superando los 48.000 millones de euros. Y en contrapartida, la británica supone el 10% del total de la inversión exterior en España.

Pero lo más sensible para las relaciones entre España y Reino Unido sería sin duda el movimiento de personas. El turismo británico supone el 25% del total que recala en España. Y sobre todo, Reino Unido es el primer destino exterior, y en continuo crecimiento, de la emigración española. Unos 800.000 ciudadanos británicos residen en España: 300.000 de forma permanente y el resto en periodos más o menos prolongados. Si los beneficios sociales otorgados a la inmigración fueron el gran caballo de batalla del Gobierno de Cameron —en buena parte asumido por el resto de la UE— y las modificaciones ya acordadas con Londres perjudicarán a los trabajadores españoles que pretendan acudir allí, es inevitable deducir que sus condiciones de trabajo empeorarían considerablemente en el caso de una salida británica de la UE. Inevitablemente, España buscaría la reciprocidad, lo que llevaría a un trato también perjudicial para los británicos instalados (o por instalar) entre nosotros.

Esta aventura en la que se ha embarcado David Cameron resulta frívola y peligrosa, pues no solo puede tener ingentes costes económicos sino que está abriendo de par en par las puertas al populismo xenófobo y al peor nacionalismo. Cualquier convulsión económico-financiera mundial (y el Brexit lo sería) perjudicará más a los más vulnerables. Con una deuda superior al tamaño del PIB, España es uno de ellos. Cuidado.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.