Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vecino de Hugh Hefner compra la mansión Playboy

El banquero Daren Metropoulos ha alcanzado un acuerdo para adquirir la icónica residencia por la que ha pagado más de 100 millones

Mansión Playboy, en Los Ángeles.
Mansión Playboy, en Los Ángeles. REUTERS

El vecino se salió con la suya. La mansión Playboy, durante años centro de las fiestas más sonadas de Hollywood, por fin se ha vendido y ha pasado a manos de su vecino, el millonario de origen griego Daren Metropoulos. Construida en 1927, durante las pasadas cuatro décadas la mansión fue el hogar y cuartel general del popular dueño de PlayboyHugh Hefner Y lo seguirá siendo porque además de un precio astronómico que podría superar los 100 millones de euros la venta de esta villa viene unida a una peculiar condición: Hefner, 90 años, podrá seguir viviendo allí hasta el día que se muera.

Piscina de la Mansión Playboy, en Los Ángeles. ampliar foto
Piscina de la Mansión Playboy, en Los Ángeles. AFP

Con 29 habitaciones, 12 de ellas dormitorios, una bodega, un cine, una casa de esparcimiento, gimnasio y cancha de tenis, la mansión también cuenta con una amplia piscina conectada con la famosa cueva que Hefner construyó en la década de los 70 y popularizada a lo largo de las muchas fiestas que allí tuvieron lugar. La mansión también es una de las pocas que dentro de Los Angeles cuenta con una licencia como zoológico y un cementerio para mascotas. Pero la fama de esta casa se la dieron los que por allí pasaron. Empezando por las llamadas “conejitas de Playboy”, las moradoras habituales de esta gran mansión ubicada en Holmby Hills y que salidas de las páginas de la revista Playboy eran las “amigas” de Hefner y anfitrionas de todas sus fiestas. Y luego estaban los invitados a estas bacanales bañadas en alcohol y llenas de chicas tan ligeras de ropa que en ocasiones solo la llevaban pintada en su cuerpo desnudo. Desde un Jack Nicholson o un Kirk Douglas, que llegaron a trazar mapas para construir subterráneos que conectaran sus viviendas con la mansión, pasando por John Lennon o Tony Bennett, Sonny Bono Groucho Marx o Patty Hearts hasta más recientemente Leonardo DiCaprio, Rihanna o Naomi Campbell, fueron muchos los que por allí pasaron. Metropoulos también estuvo una de estas estrambóticas fiestas antes de su compra, la que organizó junto con su hermano Evan en 2013 y donde contó con el rapero Snoop Dogg como invitado de honor.

El millonario ya le compró a Hefner en 2009 por cerca de 16 millones de euros la casa de al lado, esa en la que durante años vivieron la exesposa de Mr. Playboy y sus dos hijos. Metropoulos aseguró en un comunicado que su interés en esta compra no está en la fama de la mansión o en sus legendarias conejitas sino en su arquitectura, uno de los cientos de hogares que diseñó en la zona de Los Angeles el arquitecto Arthur Rolland Kelly. “El legado de esta mansión trasciende su fama y es todo un privilegio tener la oportunidad de formar parte de su historia”, señaló en una nota en la que no confirmó oficialmente ni el precio ni las condiciones de la venta. El dueño de Hostess, compañía que fabrica los populares pastelitos estadounidenses Twinkies, e hijo del magnate griego C Dean Metropoulos, tiene intenciones de unir sus dos propiedades en una gran villa de cerca de tres hectáreas de terreno. A pesar de su elevado precio, que si se confirma la sitúa como la venta más caras del mercado inmobiliario de Los Angeles, la mansión Playboy tendrá que someterse a intensas obras de renovación para poder recuperar su brillo de épocas pasadas.

Jardines de la mansión Playboy. ampliar foto
Jardines de la mansión Playboy. AFP

 

 


Más información