Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las favelas de Río, cantera de fútbol femenino

En las favelas de Rio de Janeiro, muchos jóvenes sueñan con ser algún día una gran estrella del fútbol. Ellas también

  • En las favelas de Rio de Janeiro, muchos jóvenes sueñan con ser algún día una gran estrella del fútbol. También chicas como Aline, de 32 años, que en la imagen juega con una pelota de fútbol, junto al campo de la favela no pacificada Vigario Geral. Ella es jugadora profesional y profesora de educación física, tras haber estudiado la carrera universitaria de deporte y educación física, aunque tiene que ganarse la vida preparando comida para vender.
    1En las favelas de Rio de Janeiro, muchos jóvenes sueñan con ser algún día una gran estrella del fútbol. También chicas como Aline, de 32 años, que en la imagen juega con una pelota de fútbol, junto al campo de la favela no pacificada Vigario Geral. Ella es jugadora profesional y profesora de educación física, tras haber estudiado la carrera universitaria de deporte y educación física, aunque tiene que ganarse la vida preparando comida para vender.
  • Algunas asociaciones y ONG se han dado cuenta del potencial de esas ilusiones y lo están utilizando como una herramienta  de integración social  en comunidades donde los más pequeños se encuentran en peligro de exclusión social. Penélope, en la habitación que comparte con su madre, que tiene problemas con el alcohol. Ella vive en Jardim América, una favela sin pacificar. Se levanta a las cuatro y media de la madrugada para ir al gimnasio, después va a trabajar a una fábrica todo el día y por la tarde camina 30 minutos para entrenar a fútbol en la favela Vista Alegre.
    2Algunas asociaciones y ONG se han dado cuenta del potencial de esas ilusiones y lo están utilizando como una herramienta de integración social en comunidades donde los más pequeños se encuentran en peligro de exclusión social. Penélope, en la habitación que comparte con su madre, que tiene problemas con el alcohol. Ella vive en Jardim América, una favela sin pacificar. Se levanta a las cuatro y media de la madrugada para ir al gimnasio, después va a trabajar a una fábrica todo el día y por la tarde camina 30 minutos para entrenar a fútbol en la favela Vista Alegre.
  • Pocas veces se habla del fútbol femenino en las favelas de Rio de Janeiro, pero existe un gran número de chicas apasionadas de este deporte que figuran como profesionales en diferentes ligas regionales. Como Adriana, que es jugadora profesional en un equipo femenino. Trabaja en la única ONG que hay en Vigario Geral. La primera imagen que se tiene al entrar en la favela es la de dos sicarios con dos ametralladoras y unos walkie talkie, en una de las vías de acceso que existen.
    3Pocas veces se habla del fútbol femenino en las favelas de Rio de Janeiro, pero existe un gran número de chicas apasionadas de este deporte que figuran como profesionales en diferentes ligas regionales. Como Adriana, que es jugadora profesional en un equipo femenino. Trabaja en la única ONG que hay en Vigario Geral. La primera imagen que se tiene al entrar en la favela es la de dos sicarios con dos ametralladoras y unos walkie talkie, en una de las vías de acceso que existen.
  • Es indiscutible que el fútbol tiene un potencial transformador que transciende más allá de cualquier clase social o género. Fernanda y Priscila, dos jugadoras de fútbol del equipo que entrena Dinho Alcantara. Dinho es como un padre para muchos muchachos por su implicación y su lucha para que los chicos y la chicas de las favelas no entren en la delincuencia y el tráfico de drogas. Favela Vista Alegre.rn
    4Es indiscutible que el fútbol tiene un potencial transformador que transciende más allá de cualquier clase social o género. Fernanda y Priscila, dos jugadoras de fútbol del equipo que entrena Dinho Alcantara. Dinho es como un padre para muchos muchachos por su implicación y su lucha para que los chicos y la chicas de las favelas no entren en la delincuencia y el tráfico de drogas. Favela Vista Alegre.
  • Retrato de Aline, de 32 años, con Dinho que es su marido y también su entrenador de fútbol.
    5Retrato de Aline, de 32 años, con Dinho que es su marido y también su entrenador de fútbol.
  • Una niña juega con la pelota en el campo de fútbol de la favela Rocinha. Los vecinos dicen que lo hace mejor que la mayoría de los chicos.
    6Una niña juega con la pelota en el campo de fútbol de la favela Rocinha. Los vecinos dicen que lo hace mejor que la mayoría de los chicos.
  • Penélope juega con la pelota en una de las calles de su favela.  Ella confiesa que sin el fútbol no podría vivir, es una parte muy importante en su vida. Favela Vista Alegre.
    7Penélope juega con la pelota en una de las calles de su favela. Ella confiesa que sin el fútbol no podría vivir, es una parte muy importante en su vida. Favela Vista Alegre.
  • Equipo de futbol femenino de la favela Vista Alegre.
    8Equipo de futbol femenino de la favela Vista Alegre.
  • Aline entrena en el campo de fútbol de la favela Vista Alegre, su marido es también su entrenador.
    9Aline entrena en el campo de fútbol de la favela Vista Alegre, su marido es también su entrenador.
  • Entrenamiento de parte del equipo femenino que entrena Dinho Alcantara en la favela Vista Alegre. rnMuchos de los muchachos y muchachas que entrena Dinho no pueden pagar la cuota simbólica mensual  y es Dinho el que asume muchos de los gastos de los entrenamientos.
    10Entrenamiento de parte del equipo femenino que entrena Dinho Alcantara en la favela Vista Alegre. Muchos de los muchachos y muchachas que entrena Dinho no pueden pagar la cuota simbólica mensual y es Dinho el que asume muchos de los gastos de los entrenamientos.
  • Luana realiza ejercicios de entrenamiento con una compañera. Las chicas hacen los mismos que los chicos. Dinho los entrena igual. rn
    11Luana realiza ejercicios de entrenamiento con una compañera. Las chicas hacen los mismos que los chicos. Dinho los entrena igual.
  • Fernanda se entrena dos veces por semana en la Favela Vista Alegre. Muchos de los chicos y chicas que aquí acuden viven en otras favelas alejadas y tienen que desplazarse hasta este campo de futbol de la de Vista Alegre. rnrn
    12Fernanda se entrena dos veces por semana en la Favela Vista Alegre. Muchos de los chicos y chicas que aquí acuden viven en otras favelas alejadas y tienen que desplazarse hasta este campo de futbol de la de Vista Alegre.
  • 14- Botas de Penélope. Lleva siete años jugando a fútbol, desde que tenía 18 años.
    1314- Botas de Penélope. Lleva siete años jugando a fútbol, desde que tenía 18 años.
  • Retrato de algunas de la chicas que entrena Dinho Alcántara en la favela Vista Alegre.
    14Retrato de algunas de la chicas que entrena Dinho Alcántara en la favela Vista Alegre.
  • Retrato de algunos de los jugadores de Dinho. Él entrena tanto a chicos como a chicas de diferentes edades. El futbol permite a estas personas tener una actividad y una motivación que los mantiene alejados de la delincuencia.
    15Retrato de algunos de los jugadores de Dinho. Él entrena tanto a chicos como a chicas de diferentes edades. El futbol permite a estas personas tener una actividad y una motivación que los mantiene alejados de la delincuencia.